Como usar la inflación a tu Favor