Check the new version here

Popular channels

Comunismo uruguayo: W Lounge ahora es McDonald’s

El mítico centro cultural y discoteca W Lounge pasará a ser un McDonald’s




La intendencia de Montevideo, de filiación comunista, le dió la concesión a la multinacional norteamericana.


La Comisión Asesora de Compras de la Intendencia aconsejó aceptar la propuesta de McDonald´s para la concesión de uso del emblemático punto de la rambla del Parque Rodó, por un plazo de 10 años.



La inversión prevista es de $ 24.976.690 (US$ 1 millón), más impuestos. El canon ofrecido por la empresa para todo el período de la concesión asciende a las 11.125.000 Unidades Indexadas (aproximadamente US$ 1.320.000).


"Hoy nos pegaron una patada en el trasero"

Una de las principales caras visibles del proyecto W Lounge del Parque Rodó expresó su disgusto por la determinación de la Intendencia de Montevideo que adjudicó por licitación la explotación comercial del local que hoy supera los dos mil metros cuadrados a McDonald´s, quien invertirá un millón de dólares más impuestos y pagará un canon de US$ 1.320.000 por diez años

—W Lounge desaparecerá del Parque Rodó. Ganó la licitación McDonald’s. ¿Cómo se siente después de tanto tiempo al frente de este lugar?

—Había doce mil jóvenes contenidos acá por fin de semana, en cuatro discotecas de mil quinientas personas cada una, que funcionan independientemente, con distintas ofertas de música y decoración. El día que vienen menos, un jueves, hay 1.500 a 2.000 personas. Un viernes vienen 5.000 y un sábado, 7.000. Ahora ¿qué va a pasar? El 70% de la oferta de Montevideo estaba acá y el 100% de la gente va a seguir saliendo; pero ¿por dónde se van a desparramar? En muchas partes va a haber problemas de polución sonora, de inseguridad, con gente en las calles. Si no estuviéramos nosotros, este lugar se hubiera caído a pedazos.

—¿Perdió W por dinero o qué?

—W hizo una oferta muy similar a la de McDonalds. Lo que pasa es que los arquitectos de la Intendencia eligieron a McDonalds como proyecto. No sé que va a hacer acá, pero no me imagino que un sitio hipercultural o de entretenimiento. Va a vender hamburguesas como lo hace en cualquier parte. Habiendo tantas tantas esquinas tan lindas en Montevideo, ¿cómo se va a venir al corazón de la ciudad? Es inaudito, increíble. Sabemos que con McDonalds la Intendencia tuvo dos o tres reuniones. Con nosotros nunca se reunió, a no ser Prato (el secretario general de la comuna), tuvimos un diálogo con él ... muy buena gente. Pero fue el único de la Intendencia. Después de Arana, las últimas dos intendencias: cero apoyo, vienen a ver el mínimo detalle para clausurarte. El país progresista... ¡listo! La Intendencia se equivocó para mí, muy mal. Porque retrocedemos veinte años en el entretenimiento. Es como darle la Ópera de París a un McDonalds; no tengo nada contra McDonalds, es una empresa multinacional. Lo que no me gusta es que venga a sacarle trabajo a los uruguayos. No sé a dónde quieren apuntar, a dónde quieren que vaya esta ciudad.

—¿Cuántos pierden el trabajo?

—Acá hay más de trescientas familias que viven de W, gente toda de Uruguay, que creyó en el país progresista, en un país que apoye al emprendedor, a los que arriesgan para darle un nivel a la ciudad. Que este lugar tan increíble termine en un McDonalds es volver atrás, no tiene nada de progresista. Nosotros perderemos o ganaremos porque somos empresarios, de repente nos podemos mover en otro lado mañana, aunque en este momento no nos da ni ganas. Pero la que pierde es la juventud, a la que le cortan las alas, le sacan un lugar de referencia, y también pierden las familias, que se van a quedar sin trabajo. Montevideo es una ciudad de todos nosotros, no es de la Intendencia, que no puede disponer arbitrariamente sin haber hablado con los que hace quince años estamos acá, peléandola, pagando los sueldos, los tributos, cumpliendo todo, compitiendo con fiestas que no dan nada.

—¿Tuvieron respuestas de respaldo de los allegados y gente que se enteró ayer de la decisión de la Intendencia?

—Se está reflejando en las redes sociales, en todos lados; la gente no puede entender cómo va a terminar en un McDonalds, sin desmerecer a McDonalds ni a nadie. Creímos en un país moderno y hoy nos encontramos con que nos pegaron una patada en el trasero. Si me dijeras que este es un lugar fundido, o lleno de gente de mal vivir, pero acá podés venir todos los fines de semana y ver a todo tipo de gente, contenta, que tiene en W un templo de diversión, un ícono, es como si cerrara el Mercado del Puerto.

—Hace dos décadas que W Lounge está en el Parque...

—Este edificio que se conoce como El Yacht tiene ochenta años de construido. Cuando vinimos al Parque Rodó estaba todo abandonado, era una cueva de ratas. Era una zona roja, no podían venir las chicas, las violaban en el parque, te robaban. Llegamos humildemente, todos emprendedores uruguayos, empezamos de cero, con trabajo, con gestión, ideas, asociación de grupos humanos, sponsors que nos ayudaron. En muy pocas partes del mundo se dio un fenómeno como éste. Montevideo era gris, la ciudad más aburrida del mundo, no había una oferta de entretenimiento para los jóvenes, que es el rubro que más o menos conozco porque fuimos pioneros cuando comenzamos a hacer unos pubs o boliches. W mantuvo siempre coherencia y desarrolló productos, se fue nutriendo de lo que pasa en las ciudades más importantes del mundo. Y en ninguna parte hay un lugar como W. Y ahora van a hacer además un AutoMac; es increíble.

—¿Hasta cuándo funcionará W Lounge?

—Todavía no hemos recibido ninguna notificación de nada, solo apoyo de muchísima gente que quiere tratar de revertir esta situación que para mí ya está decidida. La gente no puede creer. Tenemos una base de datos de unas doscientas mil personas y está todo el mundo sorprendido, estupefacto.



Discrepancia del candidato Martínez.

El secretario general de la Intendencia de Montevideo,, Ricardo Prato, dijo ayer a El País que la obra de McDonald’s deberá “retrotraer lo construido al edificio original”. Agregó que en la selección fue determinante el proyecto arquitectónico aunque el canon a aportar por la multinacional de comida rápida no es “una cosa fantástica” en comparación con otras ofertas. “Interesaba todo pero lo importante era que la propuesta arquitectónica no desentonara, para evitar también problemas con la Comisión de Patrimonio”. Daniel Martínez, uno de los tres candidatos del Frente Amplio a las elecciones a Intendente de Montevideo que se realizarán el 10 de mayo, manifestó ayer -en la Radio Uruguay (1050 AM)- sentirse decepcionado con la decisión
comunal.
0
0
0
0
0No comments yet