Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
BIENVENIDOS A MI VIRGOCRAP







Con la impronta de Francisco, la Iglesia argentina renovará autoridades



Será entre el 10 y el 15 de noviembre, cuando se celebre la 108º asamblea general de la Conferencia Episcopal Argentina. El sumo pontífice podría confirmar su visita para el Congreso Eucarístico Nacional de Tucumán en 2016







La 108º asamblea general de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) tendrá este año una novedad: será la primera vez que la Iglesia argentina renueve sus autoridades bajo el pontificado del papa Francisco, hecho que se da por descontado que influirá en las voluntades de los 84 obispos que participarán del encuentro entre el 10 y el 15 de noviembre en la casa de retiros El Cenáculo-La Montonera de Pilar.

La asamblea comenzará el lunes 10 por la tarde, con un tiempo dedicado al "intercambio pastoral". El martes 11 por la mañana, los prelados realizarán la primera de las votaciones para la renovación de autoridades: elegirán los miembros de la comisión ejecutiva, compuesta de un presidente, dos vices y un secretario general. La nueva cabeza de la Iglesia argentina deberá contar con dos tercios de los votos de los 84 obispos titulares (está invitados también los obispos eméritos, que tienen voz pero no voto). La votación -secreta- se realiza con un sistema de tarjetas y stickers con códigos de barra que permite un ágil escrutinio. Si luego de dos votaciones no se llega a los dos tercios, la tercera votación se hace por mayoría simple entre los dos más votados. Si bien hasta el momento los números de la elección no se daban a conocer, los nuevos aires que se respiran en la curia podrían impulsar un cambio de reglamento. En épocas de concordia entre la Iglesia y el Gobierno, no se descarta que una vez que se conozcan las nuevas autoridades, éstas sean recibidas por la presidente Cristina Kirchner.

Hoy, la comisión ejecutiva está presidida por José María Arancedo (arzobispo de Santa Fe), secundado por el vicepresidente 1° Virginio Bressanelli (obispo de Neuquén), el vicepresidente 2° Mario Antonio Cargnello (arzobispo de Salta) y el secretario general Enrique Eguía Seguí (obispo auxiliar de Buenos Aires).

Salvo Seguí, que cumple su segundo período y no puede ser reelecto, el resto podría aspirar a un nuevo período de tres años. Sin embargo, Arancedo alcanzará el año próximo la edad para jubilarse, por lo que algunos especulan con que podría dar un paso al costado. Además, algunos dan por descontado que Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y nombrado cardenal primado por Francisco a comienzos de año, se sumará a la comisión ejecutiva.

Los obispos tendrán una árdua tarea de votación: tras elegir la nueva comisión ejecutiva, les espera más de 20 votaciones más para la elección de los miembros de la comisión permanente, y las comisiones y consejos episcopales. También, luego de escuchar el reporte de quienes participaron en el sínodo sobre las familias, elegirán a quienes serán los 3 delegados en el sínodo de 2015.

En diálogo con la prensa en la sede del Episcopado, Seguí -acompañado por los presbíteros Jorge Oesterheld, vocero del episcopado, y Pedro Brassesco, subsecretario ejecutivo- explicó lo que será la agenda tentativa del encuentro, que se irá alternando con las votaciones. Siguiendo las recomendaciones de la exhortación apostólica Evangelii gaudium, discutirán sobre "los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera". También habrá espacio para revisar el desarrollo de la misión continental y el Documento de Aparecida. En definitiva, los obispos buscarán profundizar "el modelo de Iglesia de Bergoglio", un camino que -según Seguí- se inició con Estanislao Karlic y Eduardo Mirás.

En principio, a diferencia de otros años, no está previsto que de la asamblea surja un documento sobre un tema específico (el año pasado, por ejemplo, los obispos redactaron un documento alertando sobre las consecuencias del avance del consumo de drogas).

Durante el encuentro podría llegar, desde Roma, la confirmación de la participación de Francisco en el Congreso Eucarístico Nacional, que en 2016 se hará en Tucumán. Si bien el papa ha manifestado a todos quienes lo visitan que le resulta muy difícil confirmar su agenda de viajes para 2016, días atrás el arzobispo de Tucumán Alfredo Zecca afirmó que el los próximos días podría conocerse más sobre la visita, teniendo en cuenta los preparativos necesarios para una visita de esa magnitud en una provincia tan chica.


FIN DEL POST