Check the new version here

Popular channels

Confió en el modelo K, lo abandoraron y quedó en la ruina






Bajó la persiana el librero kirchnerista que le peleó a la inflación y por supuesto... perdió y los K le soltaron la mano, por los elevados precios de alquileres, créditos, falta de mercadería por las trabas a la importación, la mercadería en si, los altos impuestos, etc le es imposible seguir con este emprendimiento




De igual manera hay que destacar, que el librero kirchnerista, como el mismo dijo, el aumenta también los precios, no los mantiene constantes debido a la gigantesca inflación que hay en el país, ya que si hiciera esto, no podría haberse mantenido tanto tiempo en el negocio.




Gabriel Barrios se hizo conocido cuando decidió no seguir el ritmo de alza de precios. Su decisión fue valorada por Cristina Fernández de Kirchner. Alquiler y deudas lo asfixiaron.























"Entre hoy y mañana cierro", dijo el viernes Gabriel Barrios, el librero que se hizo conocido en febrero del año pasado por resistir el aumento constante de precios. Aquella decisión fue valorada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que lo mencionó en uno de sus discursos.

Barrios decidió ponerle fin al comercio que llevaba 14 años funcionando en el mismo lugar.

"Tomamos la decisión con mi vieja -que es mi compañera en este emprendimiento-, de cerrar las puertas. Tratamos de reubicarnos en otros lugares, pero la verdad es que los alquileres están imposibles. Venimos desde hace meses, antes de las fiestas, tratando de conseguir una ayuda, golpeamos puertas () se nos ha hecho muy difícil", manifestó Barrios en diálogo con "Río Negro".

El aumento del alquiler y las asfixiantes deudas con los proveedores fueron las dos razones que empujaron poco a poco al comerciante a tomar la decisión. Y su cruzada contra el aumento de los precios se pudo prolongar hasta ayer.

El viernes todavía quedaban algunos artículos en las estanterías y, en poco más de media hora, apenas unos pocos clientes se acercaron a sacar fotocopias. "Me terminé convirtiendo en un centro de copiado, y si puedo seguir va a ser como un centro de copiados", aclaró.

Pasó un año y un mes desde la fecha en que Barrios se hizo conocido por no aumentar los precios en su negocio. A partir de ese momento tuvo un crecimiento en las ventas empujadas por los vecinos del barrio, gente de otros lugares de la ciudad y hasta por militantes de partidos políticos que compraban allí para apoyar su decisión. Pero luego esa alentadora expectativa se fue revirtiendo y en octubre comenzó a evaluar la posibilidad de cerrar el comercio.

Al realizar un análisis del último año de trabajo explicó lo siguiente: "sentimos como que nos soltaron la mano en algún punto. Me refiero tanto a los políticos que se nos acercaron en algún momento, como a cualquier político que podría haber tenido acceso a algún consejo o una orientación".

"Más que un proyecto familiar o personal pasa a ser un proyecto social. Tratar de marcar un rumbo en la forma de comercializar, no ser siempre el tirano de los precios", definió Barrios a su iniciativa y aclaró: "Yo voy a morir en la mía, si consigo otro lugar dónde seguir trabajando voy a seguir trabajando con la misma política. Sé qué errores no debo volver a cometer ".

El mes en que salió el spot publicitario del gobierno "tuve que cambiar la vidriera porque me reventaron los vidrios, las puertas", recordó.

Dijo que recibió amenazas y que los ataques fueron porque "lo relacionaban con el gobierno nacional".















0
0
0
0
0No comments yet