Confirmado: el sexo no sustituye al gimnasio


Confirmado: el sexo no sustituye al gimnasio



Es una creencia muy extendida: una sesión de sexo vehemente exime al afortunado de asistir al gimnasio ese mismo día. Pensamos que el acto sexual supone el ejercicio suficiente como para quemar las calorías equivalentes a una clase de spinning (o, al menos, media). Al fin y al cabo, no paramos de sudar y, en muchos de los casos, acabamos agotados.

Marcos Flórez, entrenador personal y fundador y director de estarenforma.com, advierte, sin embargo, de que el gasto calórico durante el acto sexual siempre es muy bajo, sea cual sea la postura elegida. "Y no es comparable a ninguna actividad física", apunta. Según los datos que aporta Flórez, un hombre de 75 kilogramos quemaría entre 75 y 115 calorías durante una hora de sexo, según la intensidad del acto. En el caso de una mujer de 57 kilogramos (a menos peso, menor quema de calorías por hora), el gasto se reduce de 57 a 85 calorías. Entonces, si durante una hora caminando, un hombre del peso mencionado llega a quemar 254 calorías, ¿cuánto tiempo de sexo moderado debería practicar para igualar ese ejercicio? Más de dos horas y media. Y si le damos la vuelta, ¿a cuánto equivale una hora de sexo intenso? Pues a poco más de diez minutos de surf (500 calorías quemadas por hora), siete minutos y medio de running (825 calorías quemadas por horas) o ¡25 minutos de palas de playa! (262 calorías quemada por horas).