Check the new version here

Popular channels

Conoce la isla donde se usan rocas como moneda

Estados Unidos usa dólares, los países de la Unión Europea usan euros y muchos en Latinoamérica usamos pesos. Sin importar qué nombre les demos, la realidad es que hace ya un buen tiempo que como sociedad hemos decidido que necesitamos algo que haga la vez de «moneda», lo que la Real Academia Española define como «Instrumento aceptado como unidad de cuenta, medida de valor y medio de pago».



Probablemente tengas un poco de dinero contigo, ya sea en forma de monedas propiamente dichas o de billetes. Después de todo, esa fue la forma en que decidimos materializar este concepto, ¿verdad? No todos, en la isla de Yap, en Micronesia, usan un sistema un poco diferente.

¡Cuánto pesa esa billetera!




¿Alguna vez acumulaste tantas monedas que los bolsillos o el bolso te empezaron a pesar? Los habitantes de Yap seguro te ganaron: sus monedas son tan pesadas que ya no las transportan, simplemente las dejan en su lugar y llevan cuenta de a quién pertenecen.

Así como en nuestras culturas supimos elegir al oro como dinero, en esta isla de Micronesia eligieron la caliza. Más específicamente: eligieron grandes discos hechos de esta roca. El material fue traído de otras islas varios siglos atrás y no existía en Yap, lo que probablemente llevó a que se las considerara tan valiosas.

Al ser tan pesadas, estas piedras, llamadas «rai», no son usadas para transacciones cotidianas. No irías a comprar unos caramelos con un disco gigante de roca. Las piedras rai son reservadas para pagos realmente importantes, como el traspaso de una propiedad o la dote en una boda.




Las piedras rai pueden llegar a pesar más que un auto, por lo que la gente de Yap tomó la sabia decisión de no moverlas. Eso quiere decir que por toda la isla hay piedras que valen mucho dinero y pertenecen a alguien, aunque no necesariamente estén en su casa.

Hay incluso, una piedra perdida en el mar que también pertenece a alguien. Según la leyenda, la estaban transportando en una canoa cuando se cayó y se hundió al fondo del mar. Cuando la gente de la isla escuchó lo que había sucedido, todos llegaron a la conclusión de que, aunque hundida, la piedra debía existir, así que conservaría su valor.

Parece raro, pero si lo piensas, no es muy diferente de ver un número en tu cuenta bancaria y confiar en que ese dinero te pertenece, aunque no lo veas físicamente ni sepas muy bien dónde está. Sabes que ese monto existe en algún lado y es tuyo, por lo que puedes gastarlo como dispongas y quienes reciban el pago lo aceptarán.
0
0
0
0
0No comments yet