Canales populares
  1. Noticias y actualidad
  2. »
  3. Otros países

Cordera: "Hay mujeres que tienen que ser violadas"

Cordera: pelado y caretón
Opinión.El músico aseguró que fue sacado de contexto. La categórica respuesta del periodista que lo entrevistó.

1) El Pelado Cordera es un personaje. Personaje en el peor sentido de la palabra. Personaje como deformación de la persona. No se puede hacer una linda nota con el Pelado Cordera, ni tratar de tener una de esas conversaciones tensas, jodidas, con preguntas y respuestas, un mano a mano bien definido, mucho gusto, buen día, el periodista acá, el otro allá buscando una antípoda al simpatiquísimo Bebe Contepomi.
2) No, el Pelado (me) caretea. Va al programa AM, de Telefe, y dice que Clarín exageró. Es probable que Clarín exagere, pero no en este caso: Cordera dice que el periodista sacó el título de contexto y las personas de ese programa asienten. O sea, ¡¿también me desautoriza Leo Montero?!
3) Con el Pelado hablamos de un solo tema: Andrés Calamaro. Calamaro es mi tango y siempre le estaré agradecido por "Honestidad brutal". La entrevista, casi toda, fue por ese lado. Un día Calamaro vuelve a los escenarios después de seis o siete años y lo hace porque el Pelado le presta su banda (la Bersuit). La actitud de Cordera siempre me pareció muy María Marta, muy punk, muy generosa. Se lo digo así y nos miramos con pasión o apasionados.
4) Ese momento de la vida de Calamaro tendrá que ocupar un lugar importante en la biografía del autor de "Mil horas", una que directamente la titularía: "Soy Calamaro, el músico rescatado por Gustavo Cordera".
5) El Pelado está en los estudios de Sony vestido con ropa de El Bolsón. Tiene un beso y una brazo como souvenir. Me dice que le gusta abrazar árboles. Y gente. Por un momento creo que nos queremos.
6) Me cuenta que cada tanto había que pegarle un coscorrón a Calamaro porque era medio fifí y porque quería ir en avión y no en tren. Y finalmente, lo más traumático de todo. Lo que podría ser una cicatriz en el almita de un salmón: el Pelado me cuenta cómo es que quiso traicionarlo. Léalo en esta nota, por favor.
7) Siempre me pareció rarísima esa fusión. Más o menos como que Kapanga se pusiera al servicio de Bob Dylan. Pero me entusiasmaba la idea del cantante de muchísima convocatoria cagándose a trompadas con su ego. Hablamos de eso y el Pelado sintoniza al toque. Dice que estuvo un tiempo largo siendo algo así como el room service de Andrés.
8) A ver los Sergio Marchi: el rock le debe un libro entero al Caso Cordera.
9) En el programa AM, el Pelado arranca como corresponde: dice que el título está fuera de contexto ("Calamaro es una niña de Barrio Norte"). Dice lo que dice porque originalmente había usado una frase comparativa tan larga que no hubiera cabido en el título de ningún diario sabana. "...Y yo era una puta bardera de Avellaneda".
10) Todo a la vista con apenas leer un poquito más. Pasa que el Pelado Cordera es un notable y sabe que a la gente le está costando pasar de las 140 caracteres. Por eso apuesta por el tópico más vulgar del artista inspirado: desacreditar al cronista con el ítem del "contexto". El contexto de un título, Gustavo querido, es la nota, así como el contexto de El señor Cobranza es la canción escrita por Las Manos de Filippi.
11) Esto que viene ahora es sorprendente. Fíjense lo que pasa cuando por arte de magia se invierte la cuestión de género en la metáfora empleada por Cordera: "la niña de Barrio Norte" pasa a transformarse en algo así como un concheto de Barrio Norte. ¿Y la puta de Avellaneda? La puta de Avellaneda no se convierte en puto. Puto es otra cosa. La puta de Avellaneda se transforma en un atorrante. Esta magistral operatoria comprueba que el título tampoco perdió el contexto, que se trata de dos ideas sueltas. El Pelado, pletórico de testosterona y aventuras, deja de ser "puta" para ser atorrante. Atorrante queda bien, queda picaflor. En cambio niña de Barrio Norte pasa a ser "concheto", y "concheto" resulta peyorativo hasta para el concheto.
12) Conclusión apresurada: a) Nunca mejor titulada una nota en la historia del periodismo reciente. b) Leo Montero hace periodismo de archivo y no de interpretación.
13) Esto que viene ahora es mucho mejor todavía. Sobre el final de la entrevista, Cordera y yo nos abrazamos sin razón. Fue un abrazo largo en el que me sentí más querido que nunca. Ese bienestar duró un segundo y medio hasta que Cordera aprovechó para hacerme un pedido que resultaba más que obvio. Delante del fotógrafo y de la chica de prensa, me preguntó:
"¿Pueden titular con algo de Calamaro?"
"Por supuesto que sí", le respondí casi sin opción.
Palabras más, palabras menos (gracias Andrés), el Pelado que más sabe de medios argumento: "Ah, bueno, porque el anda por las redes sociales, me va a putear y a mí la promoción me viene bien".
Todavía faltaban unos cuantos días para su recital en el Luna Park.
0No hay comentarios