Corea del norte experimenta con discapacitados

Corea del Norte llevaría a cabo experimentos en personas con capacidades diferentes antes de dejarlos morir
Un desertor del régimen afirma que la "limpieza" incluye castraciones y pruebas con armas químicas y biológicas en enfermos mentales y recién nacidos con problemas físicos, entre otros.



El régimen lleno de misterios de Kim Jong-un en Corea del Norte estaría agregando un nuevo mito, esta vez en voz de un desertor que asegura, se estarían llevando experimentos en personas con capacidades diferentes y niños hasta dejarlos morir.

Ji Seong-ho (32), quien antes de escapar perdió parte de su pierna y mano izquierdas, asegura que en Corea del Norte las personas con estos problemas son considerados "una humillación para el gobierno y una mancha en la imagen del país", y que poco a poco ha comenzado una "limpieza" que busca hacerlos desaparecer.

El norcoreano, que actualmente escribe un libro sobre la difícil situación de personas con su condición, afirma que los recién nacidos con algún problema físico son llevados a los hospitales, de los que nunca vuelven a salir. Lo mismo ocurre con niños con dificultades en su desarrollo, abandonados a su suerte hasta que mueren, y personas con enanismo, enviados a una remora aldea en las montañas de la provincia de Ryanggang donde son castrados para impedir que se reproduzcan.

En su relato, el desertor cuenta de la existencia de un hospital donde se realizan pruebas médicas, como la disección de partes del cuerpo, pruebas de armas químicas y biológicas.

No es la primera vez que se rumorea de estas prácticas. En la década de los '90, un un ex oficial de las fuerzas especiales de Corea del Norte también se rebeló contra el sistema al ver los ensayos con ántrax en niños y personas con problemas físicos o mentales, afirmando que desde 1984 el régimen ofrece dinero a los padres para comprar a sus hijos de forma legal asegurando que los cuidarán. Si no da resultado, de todas maneras los amenazan.

Sin anestesia

A los 14 años, Ji Seong-ho perdió parte de sus extremidades al ser atropellado por un tren mientras hurgaba por comida en unas minas de carbón abandonadas. Minutos después del accidente, lo subieron a una carretilla y lo llevaron a un hospital cercano, donde la cirugía fue sin anestesia: "tuvieron que sujetarme mientras operaban. Podía escuchar la sierra pasando por mis huesos", cuenta.

Luégo, como único calmante le ofrecieron unos cigarros. Sin embargo, su herida se infectó y tuvieron que intervenirlo nuevamente sin ningún tipo de anestesia. Dos semanas después, fue enviado a su casa porque simplemente no podían cuidar de él.

Fue entonces cuando decidió pedir permiso para ir a China y a su regreso, fue arrestado e interrogado por más de dos semanas. Las autoridades sólo se preocupaban de la dignidad de Corea del Norte, ya que había cruzado la frontera para ir a mendigar: "humillaste a Kim Jong-un", "la gente como tú debe morir", fueron las frases de sus interrogadores.

En 2006, Ji Seong-ho desertó y no sin dificultades pudo viajar a Corea del Sur, ayudando a sus hermanos menores y madre a llegar a Seúl. Su padre en tanto, fue capturado, encarcelado y murió durante la tortura.

"La realidad es horrible", agrega. "En los años de hambruna en la década de 1990, las personas con capacidades diferentes no reciben alimento, ya que no pueden trabajar y no son productivos para la sociedad".

"Un bebé nació cerca de mi casa con las piernas deformes. Murió cuando tenía sólo un año". señala.

Según su relato, un 80% de las personas en esta situación, muere.

En el exterior

En febrero, una comisión de la ONU indicó que había escuchado las acusaciones de experimentos médicos realizados en los herméticos hospitales norcoreanos en personas con problemas físicos y mentales. Sin embargo, no logró confirmar los rumores.

De acuerdo a un estudio independiente realizado en 2013 por la Alianza Ciudadana de Derechos Humanos en Corea del Norte, un 40% de los desertores afirmaron creer que los niños son asesinados o abandonados, mientras que un 43% indicó la existencia de "una isla" donde las personas en esta situación son obligadas a vivir.

En tanto, Ji Seong-ho se dirigirá hoy al Parlamento en el Reino Unido, luego de protestar una semana entera en las afueras de la embajada de Corea del Norte en Londres.

Fuente: The Telegraph, Daily Mail