Check the new version here

Popular channels

Crece movilización prodemocracia en Hong Kong



Con un despliegue masivo y creciente, los manifestantes prodemocracia de Hong Kong mantenían este lunes su desafío al gobierno chino, al que reclaman mayores libertades políticas.

La campaña de desobediencia civil en curso desde hace semanas en la ex colonia británica se intensificó de forma espectacular este fin de semana, y se ha convertido en el episodio de violencia urbana más grave desde que el territorio fue devuelto a China en 1997.

La noche del domingo, la policía lanzó numerosas salvas de gases lacrimógenos (87 en nueve puntos diferentes, según precisó) y gas pimienta para dispersar a los manifestantes, dando lugar a escenas de caos en las calles muy inusuales en HongKong.

En un aparente gesto de apaciguamiento, el gobierno local anunció la retirada de la policía antidisturbios, y pidió a cambio a los manifestantes "que liberen las calles ocupadas lo antes posible, para dejar paso a los vehículos de emergencia y restablecer los servicios de transporte público".

Sin embargo, con el paso de las horas, el número de manifestantes aumentaba en las calles, y la tarde de este lunes miles de ellos estaban concentrados en el barrio de Admiralty, cerca de la sede del gobierno.

Los activistas prodemocracia también siguen controlando tres cruces neurálgicos de la ciudad, donde viven más de siete millones de personas.

"Hoy somos más optimistas. No hay bastantes policías como para bloquear los lugares donde se encuentran los manifestantes", dijo a la AFP Ivan Yeung, un manifestante de 27 años que pasó toda la noche acampando en el bullicioso barrio de Causeway Bay.

Más de 200 líneas de autobús han sido suspendidas o desviadas, el tráfico de tranvías seguía perturbado y varias estaciones de metro estaban cerradas.

Igualmente cerraron numerosas escuelas y empresas, lo que estaba perturbando la actividad en esta importante plaza financiera y económica.

Este lunes, la bolsa hongkonesa perdió 1,9% al cierre, y según la asesoría norteamericana JL Warren Capital, es de esperar que haya "volatilidad en los próximos días".



China censura información

Los manifestantes exigen que Pekín levante sus restricciones al sufragio universal en Hong Kong, un territorio que goza de más libertades políticas que el resto del país, como la libertad de expresión y de manifestación.

En agosto, el gobierno central anunció que la elección del líder del ejecutivo hongkonés en 2017 será por sufragio universal, pero sólo podrán presentarse dos o tres candidatos designados por un comité leal a Pekín. Para los activistas prodemocracia, esta condición es inaceptable.

Además de los estudiantes, vanguardia de la campaña de protestas iniciada hace una semana, la amplificación de la movilización se debe también a Occupy Central, la organización prodemocrática más señalada de Hong Kong.

Esta organización preveía inicialmente ocupar a partir del 1 de octubre el barrio financiero Central, pero ante la aceleración de los acontecimientos decidió llamar a sus simpatizantes a salir a las calles este domingo.

Según la radio RTHK, 41 personas heridas durante los enfrentamientos han sido hospitalizadas.

En total, 78 fueron detenidas por motivos diversos: alteración del orden público, entrada ilegal en edificios del gobierno, o violencia contra representantes de la fuerza pública.

La prensa oficial china escribía este lunes que las manifestaciones prodemocracia de Hong Kong, animadas por "extremistas políticos", están "abocadas al fracaso".

Las autoridades chinas han censurado además en las redes sociales toda información relativa a la agitación en la ex colonia británica, incluyendo los intercambios de fotos en la aplicación Instagram.

El presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, manifestó por su lado su pleno apoyo a los manifestantes de Hong Kong, e instó a las autoridades de Pekín a "escuchar la voz del pueblo hongkonés y adoptar medidas pacíficas y cautelosas para tratar este asunto".

El Gobierno chino bloquea Instagram



Las imágenes y vídeos publicados en esta red social en los que se muestra a la Policía lanzando botes de gas lacrimógeno contra los manifestantes a favor de la democracia ha sido el detonante definitivo


El Gobierno de China ha bloqueado Instagram en Hong Kong como consecuencia de las protestas que se han desatado en los últimos días en favor de la democracia. Según la información aparecida Twitter, recogida por Reuters, las imágenes y vídeos publicados en esta red social en los que se muestra a la Policía lanzando botes de gas lacrimógeno contra los manifestantes, ha sido el detonante definitivo que ha llevado a los gobernantes chinos a bloquear el acceso.

Crece la "Revolución de los Paraguas"



En general, los paraguas se utilizan en Hong Kong para protegerse del sol, y a veces de la lluvia. Ahora se han convertido en el símbolo de las manifestaciones prodemocracia, pues sirven también para protegerse de los gases lacrimógenos.
Los habitantes de la excolonia británica devuelta a China en 1997 están acostumbrados a un clima muy cambiante, y suelen salir de casa con un paraguas.
Este accesorio típico de los hongkoneses le está dando su nombre a la campaña de desobediencia civil iniciada el lunes pasado, en pos de un sufragio universal sin cortapisas por parte del gobierno central de Pekín.
Este lunes, la fórmula “revolución de los paraguas”, “umbrella revolution” en inglés, causaba furor en las redes sociales.
En una barricada erigida delante de una parada de metro pudo verse además un cartel con la mencionada fórmula.



Las manifestaciones, con decenas de miles de personas en las calles pidiendo a Pekín más libertades políticas, cobraron un cariz violento el domingo, cuando la policía utilizó gas pimienta y gases lacrimógenos para dispersar a la muchedumbre.
Ante esta situación, los manifestantes, muchos de ellos universitarios y estudiantes de instituto, se han encontrado con su paraguas como único medio de defensa, junto con algunos accesorios improvisados como máscaras de uso médico, gafas de esquí o film alimentario.
“El paraguas es probablemente el símbolo más sorprendente de estas manifestaciones”, dice Claudia Mo, una diputada prodemocracia del consejo legislativo hongkonés.
“Antes, nuestras manifestaciones eran muy pacíficas. Ahora, el gas pimienta se ha vuelto tan habitual que tenemos que protegernos con paraguas”, explica.
“Nosotros no tenemos armas, sólo tenemos paraguas”, abunda Kaley Lau, una enfermera de 25 años que acaba de pasar la noche cerca de la sede del gobierno local, en el centro de la ciudad, con un paraguas rosa.
La campaña de desobediencia civil, iniciada hace una semana y que se intensificó estos dos últimos días, se ha traducido en los mayores altercados desde que la ciudad pasó bajo control chino.








0
0
0
0
0No comments yet