Canales populares

Crecen las entraderas violentas en Chile.



Un aumento de los hogares que han sufrido robos en el Gran Santiago, así como una mayor percepción del alto temor en las personas a sufrir un delito -indicador que había bajado en las dos últimas mediciones- reveló el Índice Paz Ciudadana-Adimark, que mide semestralmente la victimización por robo o intento de robo, correspondiente al primer semestre de 2013.

La encuesta, que se aplicó telefónicamente entre el seis de mayo y el diez de julio a 7.003 personas de 41 comunas (25 de ellas del Gran Santiago y 16 de regiones), fue presentada ayer por la directora ejecutiva de la Fundación Paz Ciudadana, Catalina Mertz, y Roberto Méndez, presidente de Adimark-Gfk. Su margen de error estimado es de un 1,17%, con un nivel de confianza del 95%.

Aunque el índice de victimización general creció entre diciembre de 2012 y julio de 2013 de 36,6 a 37,6%, tal variación no fue considerada como estadísticamente significativa por Méndez y Mertz, quienes sí llamaron la atención en el desglose de esta cifra entre Santiago y regiones. Allí se aprecia que en el Gran Santiago, los hogares víctimas de robos crecieron en 2,2 puntos porcentuales alcanzando un 39,8 por ciento, mientras que en regiones bajaron del 35,1 al 34,6%.

Al colocar un foco más específico en la situación del Gran Santiago, el estudio revela que la zona surponiente no sólo se mantiene con el mayor nivel de victimización, sino que lo incrementa significativamente. También aumentan, en un porcentaje algo menor, los robos en el sector nororiente. (Ver infografía).

A nivel socioeconómico, son los hogares más pobres donde más se eleva la victimización. Sube de un 32,8% a un 37,3%. En sectores medios y altos, la variación es sólo de décimas porcentuales.

En términos de la llamada “revictimización”, esto es hogares que han sido robados más de una vez, la encuesta entrega un dato que para Catalina Mertz es particularmente importante: en los últimos seis meses, el 26,1% de los hogares en Chile concentra el 89,8 de los robos o intentos de robos.

La directora ejecutiva de FPC dijo que al mostrar consecutivamente al área surponiente de Santiago como la más victimizadas por robo y al comprobar la concentración de los robos, el índice sugiere algunos patrones de la conducta delictiva que entregan luces para los principales desafíos a afrontar en materia penal. Estos comportamientos más o menos constantes demuestran, según Mertz, que “la delincuencia no es algo azaroso”.

Alto temor

Desde diciembre de 2011, cuando marcó un 16%, el índice de alto temor a sufrir un delito venía cayendo sostenidamente, hasta el 11,7% de diciembre del año pasado. Sin embargo, se elevó en la última medición a 13,3%.

Quienes más sienten esta percepción son los sectores medios y, particularmente, quienes han sido víctimas de delitos.

En esta esfera, otro dato preocupante para los especialistas que entregó la encuesta es el incremento que siente la gente de la violencia en su barrio. La percepción de que la violencia en el barrio es media o alta sube de un 63,5% a un 74,7%. Acompaña este dato, el hecho que un 27,5% (casi cuatro puntos más que en el semestre pasado) estimó que el nivel de violencia en su comuna es alto.

Así también, sube el número de personas que confiesa haber dejado de salir a ciertas horas o de ir a ciertos lugares, por temor a ser víctimas de un delito. Para Roberto Méndez, este deterioro del clima de convivencia en los barrios o las comunas, está impactando en la calidad de vida de las personas.

Insatisfacción

Si bien Catalina Mertz valoró que en el último semestre cinco de las nueve instituciones que se vinculan al combate a la delincuencia hayan subido su nota promedio en la evaluación de la gente (ver infografía en C 13), anota como preocupante el mayor nivel de insatisfacción (de 42,9% a 46,2%) que muestran con la actuación de las policías las víctimas que denuncian un delito. Con la actuación de la fiscalía, aun cuando cae la insatisfacción, esta se mantiene en niveles superiores al 66%.

Para Catalina Mertz aquí hay uno de los importantes desafíos de nuestro sistema de persecución penal.

Explicó que la reforma procesal penal fue pensada para focalizar el combate a los delitos en los casos más graves, pero hoy se debe equilibrar aquello con avanzar en los delitos menos complejos, pero que los que la gente está sintiendo más.

En tal sentido, estima como clave mejorar la capacidad de análisis criminal para llegar a los autores de esos hechos, a través de detección de bandas o grupos de reducidores de especies.

58,4% es el porcentaje de robos denunciados en los últimos seis meses, 0,4% más que el semestre pasado.

Desde el Gobierno toman las cifras con cautela e indican que contribuyen a focalizar las acciones operativas de las policías

Fue el ministro del Interior, Andrés Chadwick, uno de los encargados de entregar una voz oficial de La Moneda sobre las cifras de Paz Ciudadana.

“Se refleja un aumento de la victimización en la Región Metropolitana, disminuye en regiones, y dentro de la Región Metropolitana nos preocupa especialmente la zona sur, donde se ha producido un aumento mayor y también un pequeño aumento en la zona oriente”, explicó.

Y en ese escenario, recalcó que el Gobierno está elaborando “planes de acción que nos permitan ir focalizando algunas acciones operativas”. Eso, añadió, se debe materializar “sin dejar de tener muy claro que cuando uno va a buscar una acción operativa en un lugar determinado no puede descuidar el resto del país”.

“Lo importante para nosotros como Gobierno -indicó el jefe del gabinete- es que tanto la Encuesta Paz Ciudadana como la Encuesta Nacional ENUSC nos ayudan a poder desarrollar nuestras estrategias para poder mejorar e ir permanentemente mejorando la preocupación por la seguridad ciudadana de todas las personas”.

El subsecretario de Prevención del Delito, Cristóbal Lira, también se refirió a las cifras de Paz Ciudadana respecto de las cuales dijo que había que tener “cautela, no hay que tener exitismos”.

“El año pasado -comentó Lira- fue un muy buen año para el tema delictivo en términos de cifras y el primer semestre muestra una mejor tendencia que la que había el primer semestre del año pasado. La delincuencia es estacional, hay algunos fenómenos, como el verano, que influyen”.

“Yo lo veo como un buen resultado. Sin duda que nos da señales en algunas áreas de trabajo, como la surponiente de la Región Metropolitana…(estamos pendientes de) la movilidad del delito, eso se enfrenta con el Stad (Sistema Táctico de Análisis Delictual) que está para eso. Mes a mes, uno puede ir viendo qué está ocurriendo, dónde se está moviendo el delito. Las políticas públicas en seguridad están mostrando resultados, están madurando”.

Sobre la variación con el semestre anterior en la percepción “media” y “alta” de violencia en barrios Lira también explicó que permanentemente se está focalizando y reorientando la labor policial.
0
0
0
0No hay comentarios