Check the new version here

Popular channels

Creia enfrentar un "complot reptiliano"



Primero atacó a un pastor a tiros y luego fue arrestado en la Casa Blanca donde lanzó un mensaje para Barack Obama, a quien alertó sobre una conspiración extraterrestre. Sus movimientos tras el presunto intento de asesinar al religioso llevaron a especular en que hubiese podido llegar más lejos. Por ejemplo, andaba con una lista de “marcianos notables”, entre ellos varios miembros del Congreso de los EE.UU. Otra curiosidad: tanto Hilary Clinton como Obama fueron involucrados por la prensa en historias conspirativas relacionadas con supuestos visitantes de otros mundos. Lo que es arriba es abajo, dicen.


Odom, el marine, creyó ver a un ET reptiliano en el pastor al que le descerrajó 12 disparos y sobrevivió de milagro.


Las primeras noticias fueron parcas. El martes 8 de marzo, un hombre de cabello rubio y ojos azules, sospechoso de haber disparado y herido a un pastor de Idaho dos días antes, fue arrestado cerca de la Casa Blanca, Washington D.C.

El velo de confusión que rodeaba el episodio comenzó a descorrerse horas después. El detenido se llamaba Kyle Andrew Odom y el pastor herido en el estacionamiento de su iglesia Tim Remington. De un documento hallado del atacante, cuando éste fue apresado iba a entregarle un manifiesto al presidente Obama donde denunciaba “una vasta conspiración extraterrestre para esclavizar a la raza humana”. La historia completa fue publicada por The Washington Post.

“Estábamos en medio de una conversación cuando de repente se me reveló. No tengo idea de cómo lo hizo, pero parecía como si su rostro humano se hubiera convertido en su verdadera cara… Sus ojos… eran enormes y saltones, los párpados eran de un verde más oscuro, y los iris eran de color amarillo/marrón con la pupila vertical”, transcribe el testimonio de Kyle Odom el redactor Michael E. Miller, a cargo de la cobertura de la noticia para The Washington Post.


Tim Remington, pastor de una iglesia evangélica en Idaho. El marine creyó que debía matarlo porque “es un reptiliano”.


Odom tiene treinta años y fue Marine de los EE.UU. En ese manifiesto admite que quiso asesinar al pastor Tim Remington en Coeur d’Alene, Idaho, porque había confirmado sus sospechas: decidió que su víctima había llegado de otro mundo y era una amenaza para él. Sí: entre el pastor y Odom parecía haber algo personal. El veterano pensó que la iglesia liderada por Remington lo iba a convertir en un “esclavo sexual”. Estos ingredientes llevaron al editor de The Washington Post a titular “El manifiesto sobre marcianos ‘hipersexuales’ escrito por el sospechoso de un tiroteo es una ventana a una mente que se desmorona”.

Los motivos por los cuales el ex integrante del Cuerpo de Marines se presentó en la Casa Blanca todavía son materia de interpretación, ya que al llegar a la zona sólo alcanzó a arrojar algunos objetos al otro lado de la verja de hierro de la casa presidencial. Miller dedujo que muy probablemente le iba a entregar a Obama una carta que incluía una lista de integrantes del Congreso que son “parte del mismo complot alienígena”.

Miller aportó otra novedad: antes de su detención, Kyle Odom publicó un manifiesto de 21 páginas donde advierte sobre la presencia de “marcianos” en el Congreso. Según las autoridades, Odom se lo envió a sus padres y a varias estaciones de televisión de Idaho.

Cómo detener a un cazador de extraterrestres


Un agente del Servicio Secreto vio cómo Odom lanzaba algo sobre la verja de hierro negra de la Casa Blanca y se acercó a él. Cuando el agente ingresó su nombre a una base de datos de seguridad, apareció una alerta roja: una orden de detención emitida sólo dos días antes al otro lado del país. El cargo no era menor: había intentado asesinar a un hombre. El episodio puso fin a una persecución de dos días.

Según las autoridades, Odom había emboscado a Tim Remington en el estacionamiento del templo, disparándole en la cabeza y la espalda antes de escapar. El pastor que sobrevivió a los disparos “por milagro” había acompañado un día antes al senador canadiense de origen cubano Ted Cruz en un acto organizado para su campaña presidencial. Por eso se pensó que el ataque tuvo motivos políticos. Pero el manifiesto de Odom sugiere que, si él fue el culpable, el intento de asesinato fue otro y que éste engarza con su historial médico: según la policía de Coeur d’Alene, Odom traza su camino hacia el ataque al pastor en una prosa clara y cada vez más paranoica.

Este manifiesto es una radiografía de sus pensamientos: Odom reconoce que disparar a Remington fue su último recurso para llamar la atención. “Espero que resulte algo bueno de esto. Espero que se den cuenta que soy una buena persona, y soy completamente inocente. También, que la ‘gente’ que maté no es lo que ustedes creían”.

Ahora bien, ¿quién es Kyle Odom? Esa misma pregunta abre el manifiesto. “Nació y fue criado en el norte de Idaho… Creció en una familia amorosa. Se unió al Cuerpo de Marines después de la secundaria. Desarrolló un interés por la ciencia. Fue a la escuela para graduarse en Bioquímica. Ganó numerosas becas y premios. Se graduó Magna Cum Laude y luego fue invitado a una prestigiosa universidad para trabajar en genética”, escribió sobre sí mismo Odom.

“Consulten mis documentos personales,” continua. “Como pueden ver, soy muy inteligente. También estoy 100% cuerdo y 0% loco”.


Odom, el marine que atacó a un pastor convencido de que era un extraterrestre negativo.


Primer encuentro cercano


El documento revelan con precisión los detalles de su obsesión por unos marcianos “hipersexuales” que controlan la mente de las personas.

“Todo comenzó cuando estaba en la Universidad de Idaho,” escribió. “Mi último semestre fue durante la primavera de 2014 y me resultaba muy pesado. Estaba muy estresado por mis horarios, así que busqué una manera de hacerle frente. Descubrí la meditación, que parecía ayudar, y se convirtió en parte de mi rutina. A medida que aprendía más sobre la meditación, me interesé en la conciencia y en nuestra capacidad de afectarla. Seguí trabajando en mis técnicas de meditación y empecé a lograr estados de conciencia extremos”.

Una noche de febrero de 2014, mientras Odom meditaba, dice haber tenido una experiencia extracorpórea: “Entré en un espacio completamente oscuro y no tenía conciencia de mis límites físicos, ni orientación… Me sentía muy tranquilo allí, hasta que una luz azul comenzó a acercarse a mí. A medida que la luz azul se acercaba me di cuenta de que se trataba de otro ser”.

“Al despertar tenía lágrimas en los ojos”, dice Odom en su manifiesto.

Cómo es vivir rodeado de extraterrestres


Al principio la presunta experiencia extraterrestre parecía una bendición. “El resto del semestre me resultó muy fácil”, dijo. “Me sentía como si hubiera accedido a algún tipo de poder. No tenía que hacer ningún esfuerzo mental, pese a que antes las clases habían sido extremadamente difíciles”.

Pero aquel encuentro cercano fue el comienzo de una pesadilla personal. Cuenta que aceptó una oferta del Baylor College of Medicine de Houston para trabajar en un doctorado en genética humana, pero que lo debió abandonar porque “el trabajo era demasiado fácil”, algo que atribuyó a “su despertar extraterrestre”.

“El día que decidí dejar mis estudios mi vida se convirtió en un infierno. No podía dormir. Al cabo de unos días, los extraterrestres se hicieron pasar por compañeros que trataban de convertirlo en “el próximo asesino de escuela”, escribió. Así, dejó Texas y regresó a su ciudad natal, Coeur d’Alene.

“Aquí es donde la historia se enrarece”, prosigue Odom. Durante un vuelo a casa tras una entrevista de trabajo comenzó a sospechar de unos desconocidos que le enviaban mensajes secretos. También vio que los titulares de los diarios cifraban significados ocultos. “Era obvio que me estaban haciendo algo, pero yo no sabía qué. Yo me había postulado para varias agencias del gobierno antes de que esto sucediera, así que pensé que podía ser su manera de ponerse en contacto conmigo”.

En Idaho, un amigable mensaje de texto pondría a un querido pastor local en su camino. El mensaje procedía de John Padula, un pastor a cargo de la comunicación de la iglesia The Altar. Le invitaba asistir al servicio. Odom acudió y sintió que ahí había algo que no andaba bien. “Sentí como si mi vida estuviera en peligro y me puse tan incómodo que tuve que salir”.

Luego Odom comenzó a recibir mensajes de texto del pastor Tim Remington. Eso para él fue temible. “Al principio eran mensajes bíblicos inocuos, pero luego me empezó a amenazar”, escribió Odom. “Enviaba mensajes que hablaban de ‘el poder de ellos’ y otras cosas. Hacía todo esto a través de versículos de la Biblia, para que no se viera sospechoso”.

Cuando Remington supuestamente le envió a Odom un texto que hablaba de ángeles, el veterano vio helicópteros alrededor de su casa. “En ese punto supe que estaba en problemas”. Acto seguido, Odom comenzó a experimentar sensaciones sexuales extrañas. “Sentía como si alguien estuviera bombeando la sangre manualmente en mi pene” y oía “canciones sugerentes” dentro de su cabeza. Pronto esos temas dieron paso a una voz que le decía que él iba a ser “sacrificado como Jesús y decapitado”. Cuando un hombre llamó a su puerta con un panfleto religioso, Odom se puso a delirar. “Estaba seguro de que iba a morir”, escribió.

Se compró un boleto de ida para visitar a su familia en Albuquerque. Durante el vuelo las cosas tampoco parecían muy normales: creyó que el hombre que estaba sentado junto a él leía su mente. Cuando fue a buscar su equipaje, Odom creyó estar “rodeado por los extraterrestres”, a quienes pudo detectar por “su constante olfateo”. “El olfateo es algo que hacen todo el tiempo”, escribió. “Creo que es algo que tiene que ver con la dominación”.

Odom creía ver extraterrestres en todas partes. Se hacían pasar por seres humanos, pero en realidad parecían ranas verdes gigantes con probóscides (una suerte de trompas de elefante) sobre la cabeza.

“Con el tiempo trataron de convencerme de que saliera solo”, escribió. “Tenía miedo a que me mataran y me negué. Entonces amenazaron con hacerle daño a mi familia y accedí. Les dije que iba a hacer lo que quisieran si dejaban a mi familia en paz. Ellos respondieron diciendo ‘ve a la iglesia’. Yo sabía que se referían a The Altar, así que acepté ir”.


En este sitio Odom atacó al pastor de Idaho, quien estuvo en coma a causa de los disparos.


En The Altar, Odom sintió un olor como “a reptil y vinagre”. “Me di cuenta de que estaba tratando con alguien de origen extraterrestre, así que me asusté mucho”. Por momentos, el manifiesto de Odom parece reconocer su delirio. “Empecé a oír voces con más frecuencia y empecé a alucinar cosas que yo sabía que no eran reales”, escribió. Sin embargo, no atribuye esas voces y visiones a jugarretas de mente sino a los extraterrestres telépatas.

Parte de su obsesión alienígena parece ser sexual. “Ellos también comenzaron a jugar sexualmente conmigo”, escribió de sus verdugos de Marte, a quienes llamó “hipersexuales”. “Tanto los machos como las hembras proyectaban sus fantasías sexuales en mi mente”.

Una vez, en una panadería, Odom creyó estar “rodeado por un grupo de señores viejos” que en realidad eran extraterrestres. “Empezaron a estimularme” y le ordenaron realizar favores sexuales, escribió. Las visiones que atormentaban a Odom lo llevaron a dos intentos de suicidio, dijo. “Llené una parrilla con carbones encendidos, la puse dentro de mi auto y cerré las ventanillas. Me recosté en mi asiento, me quedé quieto, y luego me dormí”. Pero los alienígenas no lo dejaron morir: “Me despertaron con un pánico extremo, y salí del coche”.

La historia de Odom continúa con el relato de su internación en el hospital local Veterans Affairs. Cuando salió del centro de salud, Odom dice que volvió a la Iglesia The Altar, donde se encontró con el pastor Remington.

“Mi vida estaba arruinada”, dijo. No está claro si Odom realmente se reunió con Remington, que salió del coma el lunes y todavía no habló del incidente. En el manifiesto de Odom, sin embargo, el veterano describe haberse sentado a charlar con el pastor en agosto pasado. En ese momento, explicó, vio su “verdadera cara”, con “ojos enormes, saltones, los párpados de un verde más oscuro y los iris de color amarillo/marrón con la pupila vertical”. El marine se alejó convencido de que ese reptil iba a convertirlo en un esclavo sexual y se alejó, hasta el incidente del domingo.



Humanoides anfibios de Marte


Por un tiempo pareció que su pesadilla podía estar llegando a su fin. Entonces volvió a la escuela para estudiar farmacología en el North Idaho College. “Empecé a recuperarme”, escribió. “Desafortunadamente (los alienígenas) me siguieron a la escuela”, dijo. “Había varios en cada clase. Hicieron que me fuese imposible estudiar, y me acosaban continuamente, más mientras rendía exámenes”. Odom está seguro que los ataques eran causados por sus conocimientos de genética y porque los extraterrestres tenían dificultades para controlar su mente. “Yo era demasiado listo. Por eso decidieron borrarme. Les preocupaba que yo pudiera cambiar la forma en que piensan las personas. Eso podría causarles problemas. Problemas en la forma de una revolución científica”.
Tras dos intentos fallidos por quitarse la vida, Odom sintió que la única opción que le quedaba era salir a cazar a los alienígenas. “Mi vida estaba arruinada por una especie anfibio-humanoide inteligente proveniente de Marte”, escribió.

El manifiesto no explica por qué supuestamente atacó al pastor Remington, solo afirma que ambos pastores eran extraterrestres o “marionetas” de los alienígenas. Sin embargo, el texto ayuda a explicar por qué Odom viajó a Washington tras el tiroteo y trató de comunicarse con el presidente.



Marte amenaza a Obama


El jefe de policía de Coeur d’Alene, Lee White, dijo que Odom condujo desde su ciudad natal a Boise, Idaho, donde abordó un vuelo a Washington. White dijo que no estaba claro cómo se le permitió viajar a Odom, pero que quizá abordó el avión antes de que fuera identificado. Del manifiesto se infiere que él viajó para entregarle un mensaje a Obama porque parte de su carta está dirigida al presidente.

“Quiero darle las gracias por el sacrificio que hace por este país”, comienza, antes de sugerir que el presidente está controlado por extraterrestres.

“Se jactan conmigo sobre lo que hacen con usted”, escribió Odom. “… espero que deje de permitirles que lo humillen… Es hora de que alguien se ponga firme y termine con este disparate. ¿Puede usted pensar en un mejor legado que ese?”

El manifiesto incluye una lista de “marcianos dignos de mención”, entre ellos 50 miembros del Congreso de ambos partidos y más o menos tres docenas de miembros del “liderazgo israelí”, incluyendo a “cada uno de los primeros ministros desde 1948”.


“Marcianos notables”. ¿Acaso la lista de las futuras víctimas?


“Esta no es una lista exhaustiva” escribió Odom. “Los marcianos son omnipresentes. Existen en todos los niveles de la sociedad de todas las naciones. Algunos son simples obreros, mientras que otros ocupan posiciones de poder. Ellos controlan nuestro gobierno, nuestras fuerzas armadas, y las corporaciones. Siguen a todos los seres humanos ‘salvajes’ del planeta y nos manejan como a animales de un zoológico. Nuestra ‘libertad’ es una ilusión cuidadosamente elaborada”.

No está claro qué le estaba tratando de entregar Odom a Obama cuando fue detenido, aunque podrían ser pendrives con su manifiesto. White, el jefe de la policía de Coeur d’Alene, dijo que el manifiesto “definitivamente había jugado un papel importante para ponernos al tanto y preocuparnos” cuando comprobamos la fuga de Odom. Dijo que las autoridades no tenían ni idea sobre su paradero hasta el martes, cuando apareció en las redes sociales.




“Las cosas no son lo que parecen. El mundo está gobernado por una antigua civilización de Marte. El pastor Tim era uno de ellos, y era la razón de que mi vida estuviera arruinada”, escribió Odom en su muro en Facebook, cambiando su foto de perfil por la imagen de un extraterrestre. “Me gustaría poder compartir mi historia con tantas personas como sea posible. No tengo tiempo en este momento, me persiguen”.

“Le disparé 12 veces al pastor Tim”, dijo. “No hay forma de que ningún ser humano pueda sobrevivir a eso. De todos modos, he enviado mi historia a las principales agencias de noticias. No tengo tiempo, me tengo que ir”.

Horas más tarde era detenido en las cercanías del despacho de Obama.




0
0
0
2
0No comments yet