Check the new version here

Popular channels

Cristina está enojada y el pueblo sufre

Cristina está enojada y espera que Amado Boudou se tome una licencia






Cristina Kirchner está furiosa con Amado Boudou y espera que se decida a tomarse una licencia, antes que empiece de lleno la campaña electoral.

A Boudou no le esperan buenas noticias. Al procesamiento que tiene por su supuesta participación en la quiebra de la ex Ciccone, podrían sumarse otros por la presunta falsificación de papeles de un auto y el asesoramiento para renegociar la deuda de Formosa que hizo The Old Fund, la firma que compró la polémica papelera.

En la Casa Rosada Cristina mostró su furia por el derrotero judicial de Boudou. Sabe que su desprolijidad la llevó a un callejón sin salida, porque fue ella quien lo puso de vicepresidente y quien ahora más se perjudica con su permanencia en el cargo.

Es por eso que desde el procesamiento por la ex Ciccone no hizo tantos esfuerzos para defenderlo. Sólo ordenó archivar los proyectos de juicio político en Diputados pero no intervino cuando Miguel Pichetto le pidió no presidir la sesión del Senado con la excusa de conservar el quórum, que nunca había estado en duda.

El jefe del bloque oficialista es el más interesado en la salida del vice, con quien nunca tuvo una buena relación.

“Ni siquiera supo protegerse”, se lamenta ente los opositores que le piden una opinión en los pasillos de la Cámara alta. Cuando se trató el tema de su procesamiento en el recinto, con Gerardo Zamora en el estrado, Pichetto ensayó una tibia defensa.

El miércoles está previsto un nuevo informe de gestión de Jorge Capitanich en el Senado y hasta ahora Boudou no organizó un evento para no estar.

En la oposición nada cambió: en el FAP hablan de levantarse de la sesión si él la preside pero en la UCR prefieren quedarse y recriminarle su mal momento judicial. “Si es necesario, leeremos las 333 fojas del expediente”, reafirman.

De este modo, como en la última sesión, el quórum depende de Pichetto, quien tiene tantas ganas de no tener que defenderlo que ya envió a sus aliados a pedir a título personal que Boudou dé un paso al costado.

Lo planteó Roxana Latorre, uno de los votos que le permiten al Frente para la Victoria garantizar el quórum. “Todos los bloques del arco opositor no estarían dispuestos a prestar su presencia en las futuras reuniones de Labor Parlamentaria si preside Boudou, que en la práctica significa acordar la estructura de cada sesión", señaló.

El argumento es absurdo: el miércoles no es necesaria una reunión de labor parlamentaria y cuando la hay nunca se vota, ya que el orden del día bien puede definirse en la misma sesión, con la mayoría del oficialismo.

Una hipótesis para el miércoles es que Cristina retrase su retorno de Venezuela, donde tiene que estar lunes y martes para asumir la presidencia pro tempore de Unasur.

El miércoles la sesión no tiene hora fijada. Si es temprano y Cristina pasa la noche en Caracas y retorna recién esa mañana, Zamora deberá volver a comandar la sesión y Boudou, una vez más, no se verá por el recinto.



Si no tienen pan, que coman pasteles
0
0
0
0No comments yet