Check the new version here

Popular channels

Cristina está muy desequilibrada

Monja tucumana en Elgourmet.com: dice que Cristina está desequilibrada




En España la llaman "la monja cojonera".

Crítica del gobierno de Mariano Rajoy y del de su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero, se autodefine como una incomodidad del sistema (de paso, también le pega a la gestión la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner).

Lucía Caram (de 48 años) nació -y se formó como monja- en Tucumán, pero hace 25 años que vive en el país ibérico.

Fanática del fútbol, provocadora y tuitera activa, es la cocinera de su convento. Por eso, ahora tiene su propio programa de cocina en Elgourmet, donde desplegará recetas catalanas, argentinas (de su madre) y libaneses (de su abuela).



Estuvo una semana en Madrid grabando los 30 capítulos de Sor Lucía que se verán desde esta semana. "Fue como volver a mis raíces, ver a mi madre y a mi abuela cocinando. Y ahí está el itinerario de mi vida: las recetas de mi abuela, que era del Líbano (el kepe, el humus); las empanadas tucumanas; la paella de Valencia; y la cocina catalana: la crema catalana y las escalivadas", describe.

Sor Lucía Caram es la quinta de siete hermanos, creció en una familia tradicional del Opus Dei y se educó en un colegio religioso. Vivió la dictadura en su provincia, epicentro de la violencia militar. "Ahí me encontré con el sufrimiento de la gente y con la pregunta de por qué la violencia. Esa fue la primera semilla de mi vocación", cuenta desde el Convento de Santa Clara de Manrsea, a 60 kilómetros de Barcelona, donde vive hace 20 años.

Antes de eso, Lucía -autora del libro Mi claustro es el mundo- estuvo cinco años en Valencia como monja de clausura. Pero su esencia no era la contemplación, sino la vida religiosa activa. A partir de la crisis española del 2008, Lucía y las monjas del convento se volcaron a la atención de la gente más pobre, dándole de comer o simplemente, escuchándola. Sin darse cuenta, nació una fundación que hoy asiste a más de 4.500 personas hipotecadas y con deudas.



Como monja y argentina, es inevitable la pregunta sobre el Papa Francisco. "Yo soy fan del Papa. Creo que nos ha devuelto la esperanza. Nos obliga a implicarnos, a ser una opción por los más pobres. Cuando voy a charlas siempre digo: ’Tenía que venir un Papa argentino pa’ que sepan lo que vale un peine’ (’para que sepan lo que es bueno’). Y ahora digo: ’Dios es Argentino y en la intimidad se llama Francisco, y, a veces, Leo Messi", bromea, ex hincha de Boca y hoy tiene "el ADN del Barça".

Caram no tiene pelos en la lengua y, del otro lado de la línea telefónica, no se calla las críticas hacia CFK: "Tiene un discurso populista, pero con una doble moral. Porque funciona como un capitalismo liberal sin entrañas. En la Argentina hay un problema... la presidenta está muy desequilibrada. Y eso hace que el país vaya a la deriva. Este modelo no da para más. La gente está harta", dispara.

La monja 2.0 tiene 138 mil seguidores en Twitter. Sobre las redes sociales, dice que "se han convertido en la cloaca, la gente vomita su insatisfacción, es un espejo de lo que somos como sociedad. Siempre digo que Jesús fue el primer gran tuitero, porque él gritaba la verdad en los tejados", dice Sor Lucía, que no planea volver al país, aún se siente "insobornablemente argentina".

0No comments yet
      GIF
      New