Check the new version here

Popular channels

Cristina se blinda con los “duros” Berni y Milani

Cristina se blinda con los “duros” Berni y Milani para evitarse un final estilo De la Rúa



Ayer, Horacio Verbitsky, desde su columna en Página 12, criticó sin piedad al Secretario de Seguridad Sergio Berni por el desalojo del asentamiento Papa Francisco en Villa Lugano. El argumento del ataque fue el supuesto uso desmedido de la fuerza por parte de fuerzas federales, acompañando a la Policía Metropolitana. Las críticas de Verbitsky también alcanzan a la Prefectura y la Gendarmería que, vestidos como tortugas ninjas, desalojan diariamente la ruta Panamericana de los cortes y piquetes de la izquierda revolucionaria. En el caso de la Prefectura, el jueves pasado, día del paro, mantuvieron dos carriles libres en el puente Avellaneda, cosa que no hizo el cristinismo en los más de diez años que está en el gobierno, siempre fiel a la máxima de “no criminalizar la protesta social”. Las críticas del movimiento Evita, liderado por Emilio Pérsico, y de la agrupación Hijos del legislador Horacio Pietraglia, así como también las de otro legislador kirchnerista, en este caso porteño, Pablo Ferreyra, no le movieron un solo pelo a Berni, que cuenta con el total apoyo presidencial, como bien señala Verbitsky en su nota de ayer. De paso, el semanario Noticias colocó este viernes en su tapa al Secretario de Seguridad con un título que lo destaca como el duro del gobierno, una especie de Bruce Willis K. La principal razón del entusiasmo presidencial por el perfil represor de Berni no pasaría tanto por la supuesta candidatura de éste a gobernador de Buenos Aires en el 2015, sino porque la presidente quiere demostrar que el gobierno es capaz de frenar los desbordes violentos en las calles. Y en especial los disturbios contra su gobierno, justo cuando las condiciones socioeconómicas empiezan a ser ideales para que la izquierda tome las calles. La recesión pinta para una caída del 5% del PBI en todo el año, la inflación está cercana al 40% y la desocupación se expande tanto en el sector industrial como en el de servicios. También cuenta la escapada del dólar blue, que para fin de año se calcula que estará por lo menos en 16 o 17 pesos, lo que puede originar los ya conocidos saqueos de fin de año en el próximo diciembre negro, aunque nada excluye que esos sucesos puedan ocurrir bastante antes.


Milani y la trama de la efedrina

En esta necesidad de blindar al gobierno se incluye el mantenimiento del teniente general César Milani como jefe del Ejército, pese a que acumula denuncias por corrupción y violaciones de derechos humanos de sus tiempos de teniente en Tucumán, a una velocidad sólo superada por el inalcanzable Amado Boudou. Milani ya se animó a plantear la identificación del Ejército con el modelo instalado en el 2003 y le prometería a la jefa de Estado que, en caso de desbordes sociales, los uniformes verdes se harán ver en las calles, utilizando como base legal el resquicio que deja la ley de Seguridad Interior para que los militares apoyen logísticamente las operaciones de las fuerzas de seguridad. Poco confían en la Casa Rosada en lo que, en caso de disturbios graves, puedan hacer tanto la Policía Federal como la Bonaerense, que no se salvan del clima de inseguridad total que se vive en todo el país y especialmente en la Capital, Rosario y el conurbano.

Por otra parte, la complicidad de altos niveles del cristinismo con el tráfico de efedrina con destino a la fabricación de éxtasis para enviarse a la ciudad de México, que ahora investiga la jueza María Servini de Cubría, indicaría que no sólo estarían comprometidos los hermanos Zacarías, vinculados estrechamente al matrimonio Kirchner y especialmente al ex presidente fallecido. De acuerdo a trascendidos de fuentes judiciales, también estarían de por medio empresarios muy cercanos al poder y no de segundo orden. En este sentido, hay que observar las derivaciones del triple crimen de General Rodríguez, ya que el negocio de la efedrina no es importante en millones de dólares sino en sus consecuencias estratégicas. La empresa vendedora de la efedrina es el Chemo Group del magnate cristinista y comunista Hugo Sigman, que cuenta con planta propia de elaboración en la India. La agenda de Sigman no es menor: es socio en varios negocios de los hermanos Castro y este vínculo con los dueños de Cuba tendría su relación con los carteles de Sinaloa y Juárez, que venden el éxtasis en las narcotiendas. Diversos escándalos desatados en los últimos años pusieron en evidencia el apoyo que les brindaba a estos negocios el comandante Hugo Chávez, otro socio de Néstor Kirchner en varias aventuras sudamericanas como la liberación de Ingrid Betancourt, rehén de las FARC, y el repudio al golpe institucional en Honduras. La trama entre el kirchnerismo, los Chávez, los Castro y los carteles de la droga en México empieza a salir a luz de a poco. Así es que sonó fuerte la amenaza de Servini de Cubría de allanar la Casa Rosada en busca de registros telefónicos y otras pruebas de la importación de efedrina, el precursor químico del éxtasis. Fuentes de inteligencia señalan que el agente de la SI (ex SIDE) Pedro Antonio Viale, conocido como “el Lauchón”, estaba investigando el tráfico de efedrina y que éste fue el motivo por el cual fue asesinado por integrantes del grupo Halcón de la policía bonaerense que respondían al jefe de esa institución, Gabriel Matzkin, un experto en escuchas telefónicas vinculado a la Casa Rosada y que se maneja autónomamente de Daniel Scioli y del ministro de seguridad Alejandro Granados. Siete integrantes del grupo Halcón están siendo investigados por la justicia en relación a la muerte de “el Lauchón”.
0
0
0
0
0No comments yet