Cristina sugiere a Obama que intervenga frente a Griesa en l



Cristina Kirchner pidió de forma indirecta al presidente estadounidense Barack Obama que intervenga frente al juez Thomas Griesa para evitar la "violación a la soberanía" argentina en la disputa con los holdouts. La Presidenta lo hizo citando un artículo publicado hoy en el diario británico The Guardian, en el que se relata un episodio en que el ex presidente George W. Bush intervino en un litigio por la deuda de la República del Congo. Según esa nota, Bush argumentó que la demanda contra el Congo promovida por Paul Singer -el titular de uno de los fondos buitre que litiga contra Argentina- viola "la autoridad presidencial para dirigir la política exterior".

A su vez, Cristina se refirió a la demanda que esta mañana el Gobierno presentó en La Haya contra Estados Unidos. "La Haya sirve para que los países, cuando tenemos diferencias, nos agarremos a los misilazos y a los bombazos", dijo la Presidenta, en relación a la presentación ante la Corte Internacional.

Cristina llamó "juez municipal que quiere atropellar la soberanía" a Griesa, que falló contra el Estado argentino en la disputa iniciada por los tenedores de bonos que no entraron a los canjes de 2005 y 2010.

La Presidenta hizo ese discurso en un acto en la Casa Rosada transmitido por cadena nacional, convocado para presentar la ampliación de un programa de créditos para renovar la flota de colectivos de corta distancia. Las filminas de la presentación estuvieron encabezadas por el lema "El gobierno sale a la cancha".
En el evento, Cristina anunció la extensión del plan REPRO, destinado a auxiliar a las empresas en crisis para pagar los sueldos. Desde ahora, los planes REPRO podrán mantenerse por un año -y no seis meses como marca el régimen vigente- y por cada trabajador el Estado aportará 2.000 pesos. Allí presentó la ampliación del plan PROGRESAR, destinado al empleo de jóvenes con aporte estatal. Esos planes son una forma de admitir implícitamente el impacto de la recesión sobre el empleo.
Dentro del paquete de anuncios, la Presidenta relanzó el CEDIN, el bono destinado a revitalizar el alicaído mercado inmobiliario, que se derrumbó por el cepo cambiario. Desde ahora, los bancos recibirán una comisión por hacer transacciones con esos instrumentos, lanzados para blanquear capitales no declarados.
En el acto hubo una nutrida presencia de empresarios y sindicalistas del la CGT alineada con el Gobierno y la CTA oficialista. Entre los empresarios, estuvieron Alejandro Bulgheroni, de Bridas; Daniel Funes de Rioja (UIA) y Carlos De la Vega (De la Cámara Argentina de Comercio).