Check the new version here

Popular channels

Cristina y Alfonsín también quieren trasladar la capital

El ex presidente había propuesto llevarla a Viedma. La actual mandataria, a Santiago del Estero.



Al igual que su padre, Ricardo Alfonsín, también quiere trasladar la capital.

Ricardo Alfonsín (UCR) está de acuerdo con el traslado de la Capital Federal y pidió una “campaña de concientización”.

De esta manera, el diputado cierra una parábola caprichosa de la política criolla. Fue Leandro Alem, fundador del radicalismo -en el famoso debate en la Legislatura de Buenos Aires en momentos de la federalización-, el primero en plantear una visión alternativa al porteñismo dominante. Y un siglo después, el presidente Raúl Alfonsín retomó la idea del traslado del poder político y administrativo al sur (Viedma).

¿Dónde reside el capricho histórico? En la energía opositora que en 1986 puso el peronismo para frustrar la mudanza de la Capital. La misma voluntad enérgica que exhibe tres décadas después para proponer un nuevo proyecto de traslado.

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez –presidenciable por el FPV- hasta adelantó la sede: Santiago del Estero. Y hace apenas 48 horas, la presidenta Cristina Fernández explicó que podría ser en Santiago o “tal vez más al centro del país”.

Ayer, el legislador radical advirtió que para no “malograr” la propuesta “tiene que ser discutido nuevamente, pero primero hay que generar conciencia de lo que representa el traslado”.

La cuestión demográfica es un aspecto: en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires viven 3 millones de personas. Con el Conurbano bonaerense que la rodea completa casi 15 millones de habitantes. Representa el 33% de población total de la Argentina, en menos del 1% del territorio nacional. Es un debate en ciernes que también incorpora aspectos subsidiarios como la inmigración. El secretario de Seguridad, Sergio Berni, recortó el abordaje sólo a estrategias vinculadas con el delito.

Pero, por ahora, la cuestión es la Capital al Interior. Domínguez vincula esa posibilidad a “un cambio en el modelo de organización estratégica del Estado”. Santiago del Estero como puerta de salida al Pacífico, al comercio con Oriente, el nuevo paradigma del comercio internacional. También a la posibilidad de estimular otros núcleos poblacionales con la creación de corredores productivos.

Cristina Fernández acompaña: “Es una idea, tenemos que pensarla y estudiarla porque hay una necesidad de rediseñar al país estratégicamente”. No resulta siquiera un ensayo. Es un gobierno en retirada, con el agobio de una economía en crisis. No obstante, entorna una puerta.

“En la década del '80 lo propusimos, y precisamente, porque no habíamos desarrollado una tarea de orientación no hubo acompañamiento, entre otros el Justicialismo que se opuso terminantemente”, recordó Ricardo Alfonsín en La Plata. Precísamente, en esta misma ciudad, su padre, el 16 de abril 1986 entregó el proyecto al Consejo para la Consolidación de la Democracia para transferir la Capital Federal. Entre otras cuestiones, quería un corrimiento poblacional a la Patagonia. Fracasó.

A resguardo de la factura histórica, Cristina mencionó: “Néstor y yo apoyamos firmemente”. Algo que, en aquel entonces, pasó demasiado inadvertido.

0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New