Cristina y el default: “Nos quieren tumbar porque somos un p

Cristina y el default: “Nos quieren tumbar porque somos un país viable”


La Presidenta fustigó a los fondos buitre, defendió a Kicillof, criticó a la oposición y comparó al país con la Franja de Gaza. Galería de imágenes




 
 
Luego de un acto que se inició con la inauguración de un paseo en el partido de Lanús por videoconferencia y una ampliación de un hospital municipal de Marcos Paz, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner inició una cadena nacional con la excusa de presentar la reestructuración de la deuda para 13 provincias del país.


De más está decir que se trató de una excusa para hablar para dar su opinión por cadena sobre la caída en default del país.


“Estamos haciendo cosas muy importantes, como el paseo peatonal de Lanús, o la inauguración de la segunda etapa de un hospital en Marcos Paz”. También, celebró “la firma de la reestructuración de las deudas provinciales, o sea, la Nación ayudando financieramente a las provincias”.


“Cumpliendo una promesa que hicimos en la Asamblea Legislativa de principios de año, daremos cumplimiento al artículo 42 de la Constitución Reformada, sobre los derechos al consumidor”. agregó Cristina, para luego, anunciar un nuevo aumento para los jubilados dentro de la ley de movilidad jubilatoria: a partir de septiembre, la jubilacion minima pasa a $ 3.231,63 y la media a $ 6.746,15.


A continuación, leyó un discurso de Néstor Kirchner del año 2004, que hacía referencia a los que “mirán hacia fuera en vez de mirar hacia adentro” y afirmaba: “yo no endeudé a la Argentina, los que endeudaron son los que se la robaron”.


La presidenta continuó leyendo: “Hay que ponerle un freno a los fondos buitres y a los bancos insaciables. No sobreactúo ni hago verborragia, ni estoy haciendo campaña. Que no nos vuelvan a meter miedo. No voy a decir una cosa y firmar otra”.


Luego de finalizar la lectura del discurso del difunto expresidente, Cristina afirmó que “esto lo quise leer porque parece que fue escrito ayer u hoy” y refirió que “es para los que afirman que cambiamos de rumbo“.


Cristina, al igual que Axel Kicillof, también cargó contra los banqueros privados argentinos y “la solución Brito” al referirse -sin nombrarlos- a “algunos que aparecieron en los últimos días, como si fueran San Martín, cuando les falta el birrete, el caballo blanco y el sable”. “Si vamos a ser generosos con los recursos de los ahorristas, yo también soy generosa voy y pago”, ironizó Cristina, para luego pedir que “defendamos los derechos del país dialogando y haciéndonos cargo del 100% de la deuda”.


La Presidenta también hizo referencia al arreglo con de deuda con el Club de París y recordó que el segundo gran vencimiento de 2017 será más bajo de lo estipulado, porque “no pensamos en el Gobierno y que reviente el que viene, pensamos en el país”.


“Es importante pensar el país en términos estratégicos y no en términos de partido”, señaló Cristina para mostrarse sorprendida porque “algunos partidos de la oposición nos acusaron de entregar la Patria, y ahora quieren que firmemos con los fondos buitre y nos acusan de todo lo contrario”.


La Presidenta también elogió al titular de la cartera de economía: “El único ministro de Economía que se junto personalmente con los Fondos Buitre para discutir cara a cara por qué no podíamos pagar, fue Axel Kicillof, y todos los demás ministros de economía que tuvo Néstor y yo, nunca se sentaron con los Fondos buitre“.


“Pude ver en las redes la presentación de más de 100 académicos ante el Congreso Norteamericano pidiendo por favor que intervenga el parlamento estadounidense para ver la sentencia que estableció el Juez Griesa”, aseguró Cristina.


La primera mandataria pidió “a todos los argentinos que se queden muy tranquilos porque argentina utilizará todos los instrumentos legales para cumplir con los bonistas”, y aseguró que “default es no pagar, impedir que alguien cobre no es default, van a tener que inventar una palabra“.


Visiblemente enojada, Cristina expresó que “no vivimos en una choza, vivimos en un país que tiene un Congreso, con la facultad originaria para legislar en deuda externa, que delegó esas facultades al Poder Ejectuvio y este Poder Ejecutivo lo giró al Congreso para que lo apruebe”. En ese sentidó, pidió a los legisladores que “se queden tranquilos” dado que no se hará “nada por fuera de la ley” y todo lo que se haga, será “con la participación del Congreso, como corresponde a la Constitución Nacional”.


Una comparación poco feliz. “Hemos hecho mucho esfuerzo y me siento muy bien como Argentina dado que hemos recogido el apoyo de muchos países”, puntualizó Cristina para luego afirmar que el mundo es un lugar “profundamente injusto y muy violento”. En ese momento, utilizó al conflicto que divide al Estado de Israel y al Palestino para comparar la violencia armada de una guerra con la situación financiera Argentina, y a los misiles del conflicto de la Franja de Gaza con “los misiles financieros”.


Por último, Cristina dio su versión de por qué al país le sucedió lo acaecido en los últimos días: “Saben que si hay un país viable, es la Argentina, porque tenemos la energía, los alimentos, tenemos recursos humanos muy calificados”.


Finalmente, la Presidenta sentenció: “Como volvemos a ser un país viable, nos quieren tumbar“.