Check the new version here

Popular channels

Cristina y La Cámpora apuestan al plan Reloj de arena


Cristina y La Cámpora apuestan al plan "Reloj de arena" para conservar el poder

En que consiste la última invención del laboratorio político kirchnerista.


“Esto va a ser como un reloj de arena”, repiten en La Cámpora, para describir el escenario electoral que esperan para 2015. La idea, según la imagen que divulgan desde la agrupación de Máximo Kirchner, es entonces habilitar la competencia de candidatos presidenciales y locales, pero monopolizar las listas legislativas de todo el país.

De esta manera, en todas las provincias el Frente para la Victoria se ensancha arriba y abajo y por el medio pasa una línea delgada con los nombres que Máximo y Cristina digiten para las listas de legisladores de cada rincón de Argentina.

La jugada nacería en las primarias, con candidatos locales y nacionales dirimiéndose el poder con camporistas en el medio sumando votos de los dos lados. Sería el reloj de arena perfecto.

“Hay que esperar nombres que ni siquiera conocemos. Las listas van a ser peor que en 2011”, confiesan los pocos que cruzan alguna charla con Andrés “Cuervo” Larroque y Eduardo “Wado” De Pedro, los elegidos de Máximo Kirchner para delinear su estrategia, basada siempre en imponer nombres a gusto con la venia de su mamá.

Aquel año Cristina ubicó a último momento a los amigos de su hijo y, sólo en algunos casos, Larroque tuvo la deferencia de viajar a las provincias para avisar a goberadores y demás dirigentes locales lo que se venía. Fue el comienzo de la nueva era.

Aunque no puede ser candidata en el 2015, Cristina se aseguró meses atrás los apoderados en el PJ nacional y el de la provincia de Buenos Aires, un resorte clave que le permitirá pasar el filtro a las candidaturas.

Daniel Scioli, hasta ahora el candidato presidencial que más votos le ofrece, advirtió esta jugada hace meses y avisó que sólo aceptará no presentar lista propia de legisladores nacionales en las primarias, si no le ponen rivales. Sin embargo, sin el control de los apoderados sólo podría plantarse con una rebelión conjunta de intendentes y gobernadores, que ponga en crisis todo el diseño camporista.

En las provincias, cada gobernador o candidato a serlo que se mantenga en el oficialismo deberá diseñar su defensa si pretende colar algún legislador propio, un capital valioso en el Congreso durante el próximo Gobierno, que difícilmente asuma con mayoría propia.

Con Zannini en el PJ nacional, Cristina puede presionarlos y tensar la cuerda hasta el final. De eso se trata, la estrategia del reloj de arena, que se combina con la certeza que la Presidente y sus camporistas juegan a una derrota a nivel presidencial del peronismo a manos de Mauricio Macri.

La idea es entonces formar un núcleo duro de oposición parlamentaria y desde ahí comenzar la larga marcha para regresar al poder en el 2019.
0
0
0
0No comments yet