Check the new version here

Popular channels

Cromañón: recopilación reportajes Rolling Stone.

Todas las notas que publicó la revista, a mi entender, un periodismo muy por encima del resto de los medios acá en Argentina. Recomendables.

Mi opinión? Simple, gente: Ni Olvido ni Perdón. A Nadie.











------------------------------------------------------------------------------


Por tratarse de un suceso de tamaña magnitud, y por estar íntimamente relacionado a la cultura rock, Rolling Stone se dedicó durante todo 2005 a seguir de cerca las causas y consecuencias de semejante catástrofe. Desde análisis y lecturas sobre los culpables hasta el estado psicológico y físico de los sobrevivientes, pasando por distintos acontecimientos de un año en el que todo estuvo teñido por las consecuencias que acarreó el hecho. Por eso mismo, esta es una selección de las notas relacionadas con Cromañón que aparecieron a lo largo de todo el año en la revista. "Nunca más" fue la frase que simbolizó a los responsables del genocidio más grande de la Argentina en el juicio donde se los condenó: también deberá ser la máxima a tener en cuenta al recordar Cromañón.



La tragedia


http://www.rollingstonela.com/674530
Pasión, Muerte y Rock&Roll | El incendio de República Cromañón abre una grieta en la historia del rock argentino y en la vida de una generación. ¿Cuál es el origen del fuego, más allá de las bengalas?


http://www.rollingstonela.com/674557
Noches frías en el barrio | Villa Celina y la historia definitiva de Callejeros, una banda del suburbio. Cómo y por qué, en los extremos Sur y Oeste de la Capital, con el Riachuelo y la General Paz como símbolos, nacieron las bandas más populares de los últimos años.



La vida después de Cromañón


http://www.rollingstonela.com/682339
El nuevo rock de las cavernas | Entre la paranoia y el pánico a la extinción, el under busca refugio y, con los controles estatales en crisis total, intenta reinventarse luego del incendio.

http://www.rollingstonela.com/682342
Ni un minuto de silencio | Callejeros suena a full en las radios. ¿Qué nos pasa cuando los sonidos se asocian al dolor?

http://www.rollingstonela.com/691761
Cenizas quedan | Insomnio, asma, miedo, fobias, tratamientos. Algunos se fueron de sus casas. Otros no pueden ir al colegio. Muchos no quieren ni hablar del tema. Lograron zafar del incendio de Cromañón, sí, pero todavía no de sus efectos.

http://www.rollingstonela.com/691764
Sobre tumbas y héroes | La campaña pública de Callejeros después del incendio y la peor pesadilla en la historia del rocanrol

http://www.rollingstonela.com/725624
Un minuto de silencio | Radiografía de “Un minuto”, el tema de León Gieco con Pato Fontanet que ya no se consigue.

http://www.rollingstonela.com/734224
¿Puede revivir Cemento? | Un peón que vive ahí desde hace veinte años encabeza un plan de rescate. Después de Cromañón, entre la mística de Omar Chabán y la expectativa del barrio que antes lo rechazaba, ¿hay margen para que reabra el templo underground?

http://www.rollingstonela.com/750675
Asambleas para abrir Cemento | Un grupo de músicos y ex peones se reúne dentro del local para planificar su reapertura bajo control de los trabajadores

http://www.rollingstonela.com/735039
El país y la muerte joven | El Estado terrorista de los años 70, el Estado negligente de Cromañón, la política como herramienta de acción y las diferentes maneras de afrontar la violencia institucional.


Un año después

http://www.rollingstonela.com/760824
El año del fuego | Una bengala en manos de un chico asfixió a 194 rockeros y encendió un vendaval político. Cómo viven Callejeros, Omar Chabán y los sobrevivientes un año después




-----------------------------------


Cenizas quedan

Insomnio, asma, miedo, fobias, tratamientos. Algunos se fueron de sus casas. Otros no pueden ir al colegio. Muchos no quieren ni hablar del tema. Lograron zafar del incendio de Cromañón, sí, pero todavía no de sus efectos.



Marina Gonzalez, 15 años. Una sobreviviente que decidió pasar las noches en el santuario. / Autor: Alejandro Lipzyc


El Polaco estaba duchándose, tratando de lavarse la piel negra que le había dejado el incendio. Eran las 5 de la madrugada del 31 de diciembre pasado y, por un ventiluz del baño, en un juego de sombras, apareció por primera vez San La Muerte.

–No, no… el chabón viene a buscarme –lloró el Polaco y tosió gránulos negros; el agua también negra no paraba de correr–. Ya viene, está cada vez más cerca. Se quiere matar porque yo salí de ahí y ahora me viene a buscar.

Eduardo Di Pasqua, el Polaco, sobrevivió al incendio, sí, pero no a Cromañón. El fuego dejó 193 muertos y cerca de mil heridos, pero se estima que por cada damnificado hay un entorno de unas 40 personas que necesitan algún tipo de asistencia. Cromañón dejó un surco casi inabarcable: además de las secuelas fisicas (falta de aire, tos, expectoración y obstrucción de bronquios), hay rastros más feroces e invisibles. Hay pibes que toman pastillas para dormir, que tienen pesadillas, que temen a la oscuridad, que sienten olor a quemado en cualquier parte, que no pueden salir de su casa, ni viajar en colectivo, ni estar en un lugar a puertas cerradas. Hay casos extremos como el de Ezequiel Denhot: un pibe de 24 años que soñó que estaba otra vez en Cromañón y, en estado de sonambulismo, se tiró por el balcón de su casa. Y hay casos como el de Nadia Santillán, que perdió a su hermana y al principio fue una portavoz del incendio ante la prensa. Ahora va al psicólogo y está medicada para poder dormir; por teléfono me dijo: “De Cromañón ya no hablo más”.

El Polaco estuvo quince minutos respirando el humo, aplastado bajo una montaña de personas también aplastadas, hasta que salió porque hay gente que –inexplicablemente– sale de lugares así. Desde entonces no puede estar a oscuras, ni trabajar, ni dormirse sin pensar que atrás, a sus espaldas, está la muerte esperando.

–Ponele que estoy en la cama, de costado, y pienso que viene alguien de atrás. No veo bien la imagen: no sé si es San La Muerte o San Chabán, pero siento que alguien viene. Y digo: “Loco, me quiere llevar, está todo mal con la muerte”. Al mes del incendio se suicidó un amigo mío, uno de los pibes de Racing: se tiró abajo del tren y fui al velorio y estaban todos los pibes con la camiseta; y me quedé así, mirando, pensando que esa escena se podría haber repetido y el que hubiera estado en el cajón era yo. Y me puso re mal eso. Y después la semana pasada falleció el papá de un amigo. Y digo: “Loco, se están muriendo todos los que están cerca mío, el Chabón me viene a buscar, está cada vez más cerca”. ¿Viste cuando dicen “volví de la muerte”? Yo no volví de la muerte: volví de estar con la muerte. Así como estoy con vos, estuve con ella. Y como que la empujé y me fui.
0
5
0
0
5Comments