Canales populares

Cuentas falsas y compra de seguidores

La otra cara de Twitter: cuentas falsas y compra de seguidores

Al menos dos redes de usuarios automatizados se alquilan con el objetivo de amplificar mensajes publicitarios o políticos o bien enviar spam. Comprar un paquete de mil seguidores cuesta hasta u$s25. Hacia dónde va Twitter





Twitter reconoció que son bots alrededor del 8,5% de sus 271 millones de cuentas activas, es decir, unas 23 millones operan en la red social de forma automatizada, sin intervención humana.

De esta forma, el crecimiento de 24% en la base de usuarios que reportó la red social el mes pasado se desdibuja detrás de estas cuentas falsas, muchas veces utilizadas para enviar spam o bien instalar una campaña, ya sea publicitaria o política.

¿Para qué sirven esas cuentas? ¿Son relevantes? Una investigación conducida por el periodista y consultor en tecnología Fabio Baccaglioni reveló la existencia de dos redes de bots que funcionan a nivel local con el objetivo de llevar determinado tema a la cima de las conversaciones en Twitter y convertirse en tendencia (o trending topic).

"Básicamente, son cuentas falsas automatizadas para generar usuarios interconectados y con eso generar tendencias o comunidad falsa alrededor de un cliente, un político o una determinada causa", detalló en diálogo con Infobae.

Según explica, existen varios usuarios potenciales para estas redes automatizadas, desde agencias de publicidad hasta políticos. "En las campañas publicitarias, estas redes se utilizan para cumplir con lo que una agencia promete a un cliente: un éxito que no se puede conseguir de forma orgánica y real", indicó.

Empujadas por la necesidad de lograr resultados inmediatos, algunas agencias recurren a este tipo de estrategias para cumplir con rapidez determinado objetivo, o bien para satisfacer las demandas de un cliente respecto de determinada acción.

En el caso de los políticos, su uso es "bastante común para mover campañas, hasthags o temáticas". Remarcó el caso de "#grifault", en referencia al fallo del juez Thomas Griesa sobre la deuda con los holdouts, una campaña que se generó a partir de redes falsas y que luego "gente real retuiteó y se generó un efecto bola de nieve" que lo llevó a ser tendencia. "Ese es el éxito de estas redes: que la gente común crea que es real", añadió.




Dos redes

Originada en Rusia y compuesta por entre 2.300 y 2.500 cuentas que se siguen entre sí (aunque no todos a todos), la primera de estas redes es "fácil" de detectar: todos los "usuarios" tienen una fecha de inicio de actividades en Twitter que se ubica entre el 14 de abril y el 10 de junio.

Estos falsos usuarios "eligen" sus nombres y descripciones de biografía con una lista base de términos de las cuales surgen diferentes combinaciones, mientras que los supuestos apellidos (Córdoba, Agüero, Martínez, Tula, entre otros) tienden a repetirse.

Hasta el momento, indicó Baccaglioni, esta red no fue utilizada en campañas comerciales, sino que se limitó a retuitear y marcar como favoritos noticias o mensajes de determinados usuarios. Además, fue la responsable del hashtag #DilmaHelicoptero, publicado durante la derrota de Brasil frente a Alemania en el Mundial de Fútbol.

A diferencia de la primera, la segunda red está compuesta por unos 2.000 bots que se utilizan con fines publicitarios, en campañas de productos comestibles, de cuidado personal y por una cadena de electrodomésticos, entre otros.

Con la automatización que permite este tipo de redes se busca aumentar el volumen de cuentas dedicadas a difundir determinado tema o hashtag para que se convierta en tendencia de forma rápida y con un bajo nivel de inversión.

"El volumen es muy importante en Twitter. Un trending topic lo lográs con mucho volumen", apunta, al explicar por qué algunas agencias de publicidad eligen este tipo de herramientas.

Estas cuentas falsas detectan determinadas palabras clave en los mensajes de los usuarios y les envían spam con contenido relacionado a la campaña publicitaria que se encuentran impulsando.

“Hace algunos meses detectamos algunos perfiles falsos y denunciamos el modo en el que actuaban, como parte de una red de robots de agencias dedicadas a vender (y estafar) a empresas de consumo masivo”, agregó Gustavo Mames, de la agencia Interactivity.


0No hay comentarios