Check the new version here

Popular channels

¡Cuetazo!



En el marco de las tensas relaciones con EE.UU., Irán prueba nuevos misiles como sistema de defensa


Las autoridades iraníes dicen que los proyectiles, tierra-mar, son capaces de alcanzar a todos los buques fondeados en el Golfo Pérsico. Allí, las fuerzas estadounidenses reforzaron su presencia con dos portaaviones y 12.000 soldados. La Casa Blanca no los considera una amenaza.

En una nueva escalada del enfrentamiento entre Washington y Teherán, el régimen islámico realizó una exitosa prueba de un misil tierra-mar de más de 300 kilómetros de alcance. El rango en que se puede desplazar el cohete amenaza a los portaaviones desplazados por EE.UU. y Gran Bretaña sobre las aguas del Golfo Pérsico, una zona de alta sensibilidad cercana a la costa iraní.

Las maniobras aeronavales en la región del Golfo fueron supervisadas por los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen de Teherán. "Hemos probado con éxito un misil de crucero bautizado SSN4 o Raad que puede alcanzar objetivos a 350 kilómetros en el mar de Omán y en el norte del océano Indico", dijo Alí Fadavi, comandante adjunto del ejército de aire de los Guardianes.

El proyectil puede transportar una ojiva nuclear de 500 kilos, volar a baja altitud y evitar los radares, afirmó el comandante. Irán aseguró además haber confirmado el funcionamiento de un nuevo sistema de defensa anti-aéreo ruso TOR-M1, entregado hace menos de un mes por Rusia.

Fadavi explicó que el misil "es capaz de alcanzar navíos de guerra en el Golfo Pérsico, en el mar de Omán y en el norte del Océano Indico". Sin mencionarlo, el militar iraní confirmaba que con esta nueva tecnología, Teherán está en condiciones de atacar a los buques de guerra que EE.UU. y Gran Bretaña movilizaron para reforzar la presencia militar en el Golfo y presionar a Irán, por negarse a abandonar su controvertido plan nuclear.

Pero la Casa Blanca considera que los ensayos misilísticos no son una amenaza para las naves de guerra estadounidenses. "Nuestra posición frente a los iraníes sigue siendo la misma, pero no consideramos esto como un ataque directo contra nuestras naves", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow.

EE.UU. y las potencias europeas vienen presionando al gobierno iraní para que suspenda el enriquecimiento de uranio, pero la teocracia shiíta ha desafiado una unánime resolución de las Naciones Unidas en ese sentido, aduciendo que su programa sólo pretende producir energía con fines pacíficos.

El anuncio del lanzamiento del misil se produce en este contexto de tensión entre Teherán y la comunidad internacional por las actividades nucleares de los iraníes. Pero además llega en momentos que el gobierno iraní del consevador Mahmoud Ahmadinejad, prepara una "celebración nuclear" para el próximo 11 de febrero, cuando se cumpla el 28 aniversario de la revolución islámica.

Lo cierto es que Irán ya había realizado pruebas misilísticas de mayor complejidad. Sus ensayos con cohetes de largo alcance comenzaron a fines de los 90 con la serie Shahab-I y Shahab-2, y luego con el Shahab-3, que alcanza una distancia de hasta 2.000 km y además tiene la posibilidad de ser dotado de cargas atómicas, un proceso que Teherán aún no domina.

A principios de enero, Rusia vendió a Irán 29 sistemas de misiles tierra-aire TOR-M1, conforme a un acuerdo por un monto de 700 millones de dólares suscrito en diciembre de 2005. Estados Unidos, que ha reforzado su presencia en la región del Golfo con el envío de dos portaaviones, criticó a Rusia por la venta de misiles.

El primero en llegar fue el portaaviones Eisenhower, con capacidad para 80 cazabombarderos. Semanas después, el secretario de Defensa, Robert Gates, dio la orden para que el otro portaaviones, el Stennis, zarpe hacia el Golfo. Además, tres barcos y un submarino de ataque acompañan las operaciones militares. Se estima que entre todos, suman más de 12.500 soldados a bordo.

Así las cosas, las autoridades estadounidenses se esfuerzan por aclarar que el incremento "no debe ser visto como preparación para un ataque contra Irán". El objetivo, según explican, es "dejar en claro que, aunque estamos focalizados en Irak, EE.UU. y nuestros aliados mantenemos una mirada militar atenta sobre Irán".

Pero la Casa Blanca acusa a Irán de permitir el uso de su territorio a grupos insurgentes para perpetrar atentados en Irak, y cree además que el gobierno de Ahmadinejad busca desarrollar armas atómicas.


FUENTE: http://www.clarin.com/diario/2007/02/08/um/m-01359816.htm
0No comments yet