Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Cura pedófilo confesó un abuso y se suicidó en la iglesia


En Italia, Maks Suard se ahorcó en la sacristía. El sábado había confesado que cometió "acciones graves" contra una menor de 13 años.


El sacerdote pedófilo, Maks Suard, se ahorcó en la sacristía de la iglesia de Trieste (al nordeste del país), iba a ser expulsado tras confesar el sábado el abuso a una niña de 13 años.




En una conversación el sábado pasado con su obispo, monseñor Giampaolo Crepaldi, el sacerdote de 48 años reconoció haber cometido "acciones graves" contra una menor y solicitó dos días para preparar una carta pidiendo perdón a Dios, a la Iglesia y a la víctima.

Cuando el obispo llegó para informarle oficialmente de su expulsión de la parroquia y de la apertura de un procedimiento canónico contra él, lo encontró ahorcado en la sacristía.

La diócesis pide una oración por el alma del sacerdote y lamenta que el caso no haya podido seguir "el recorrido canónico y judicial" oportuno.

El sacerdote italiano Maks Suard, quien el fin de semana había reconocido el abuso contra una nena de 13 años, terminó ahorcándose en la sacristía de la parroquia donde ejercía el sacerdocio, luego de que se anunciara su expulsión de la misma y el inicio del proceso "canónico y judicial" pertinente, según informaron desde la diócesis de Trieste.

El anuncio oficial de su expulsión de la parroquia iba a ser anunciado el martes, y cuando representantes del obispado local concurrieron a la parroquia para comunicárselo al pedófilo, hallaron a Suard ahorcado en la sacristía.

El individuo había reconocido su delito en una conversación con su obispo, monseñor Giampaolo Crepaldi, cuando dijo haber cometido "acciones graves" contra una menor de 13 años, al tiempo que le solicitó dos días para preparar una carta pidiendo perdón a Dios, a la Iglesia y a la víctima.

En el comunicado oficial difundido en la web de la Diócesis de Trieste, en el nordeste de Italia, las autoridades eclesiásticas pidieron una oración por el alma del sacerdote, lamentando que el caso no continuara "el recorrido canónico y judicial".