De ciruja a Cirujano, ejemplo de vida.





De cartonero a cirujano, llegó a su operación número 5000




Fue cartonero para poder pagar sus estudios. La carrera de medicina en la Universidad Nacional de La Plata le costó mucho más que a sus compañeros porque era pobre.


Desde los 15 años trabajó en una fábrica, pero cuando logró ingresar a la facultad, en el tercer intento y a pesar de contar con un promedio de 9.70, debió abandonar el empleo porque los nuevos horarios de estudio no le permitieron continuarlo. Su padre había muerto. Su madre era una mujer de escasos recursos con otros cuatro hijos que criar en Villa Elisa, La Plata. José entendió que para recibirse debía sacrificarse.

"Me tuve que adaptar a todas las circunstancias para poder seguir adelante", explica el cirujano que, en los ratos libres de su vida de estudiante se dedicaba al cartoneo con un amigo. Cartonear era una más de todas las changas que hacía para poder continuar con su carrera. El cirujano vendía lo que juntaba en una cartonera platense, recolectaba flores en los campos de floricultura en las afueras de La Plata, cortaba el césped en su barrio los domingos, entre otros trabajos.

"Cuando entré [a la Universidad] todo fue muy dificultoso porque no tenía recursos y entonces hacía lo que podía: copiaba libros que me prestaban en la biblioteca. Me copié a mano los cuatro tomos del Tratado de Anatomía Humana de L. Testut", recuerda. Los cuatro tomos son, exactamente, 4339 páginas.

Transitando con esfuerzo el camino de estudiante, el cirujano ingresó al hospital provincial San Juan de Dios, en La Plata. "Cuando ingresé fue un alivio porque ya tenía un sueldo y principalmente el apoyo de la gente. Todavía vivía con mi mamá", dice el cirujano que se quedó para siempre en el hospital.










Visitá mis otros post!