De Niño idolatraba a Phelps, de grande le quitó el oro