Década ganada: Ratifican oscuros negocios con China

Ratifican oscuros negocios con China

El gigante asiático se aseguró la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, y jugosos contratos en el Belgrano Cargas. Los riesgos que acarrea para la Argentina ser socio central de los intereses chinos en América Latina




La obsesión del gobierno kirchnerista por terminar su mandato sin problemas financieros y sociales, lo ha llevado a someterse de lleno a los dictados chinos, que en base a dólares y dinero fresco, están avasallando a naciones débiles y sumergidas en la corrupción y el subdesarrollo.

La falta de un plan estratégico impidió que Argentina se desarrollara en los últimos años, lo que ha hecho que se tuviera que salir a los mercados internacionales, llegando sólo capitales golondrina que buscan dinero fácil y rápido, o aquellos que buscan someter a sus dictados a una nación que se precia de independiente, pero que dista mucho de serlo en la vida real.

En el marco de la visita que la presidenta viene desarrollando a China, se firmaron ayer acuerdos con la empresa Gezhouba para el inicio de obra de las represas Jorge Cépernic y Néstor Kirchner en Santa Cruz. Además, se confirmó que el capital chino seguirá siendo quien tenga preponderancia en la “revolución ferroviaria” K, al asegurarles contratos para el Belgrano Cargas y sus reformas.

La Presidenta precisó que se han suscripto 15 acuerdos, que abarcan también temas culturales y en materia comunicacional. En este punto mencionó que se suscribió “un acuerdo para que se incorpore la señal de TV estatal china a nuestro sistema”.

Respecto a las represas en territorio santacruceño y que han levantado quejas de opositores porque se harán en terrenos pertenecientes a amigos del poder que recibirán suculentas indemnizaciones por su construcción, Cristina señaló que "estas represas representan los sueños de muchas pero muchas generaciones de argentinos, la ilusión de todos los santacruceños, de generar energía para la provincia y todo el país".

Entre otros compromisos están aquel para construir la IV Central Nuclear (uranio natural y agua pesada) que tendría una potencia de 70 megavatios con una inversión de 5.800 millones de dólares, y la V Central Nuclear con una potencia de 1000 megavatios y 7.000 millones de dólares de inversión.

Otro convenio fue el de cooperación espacial, que promueve cooperación para exploración y utilización del espacio ultraterrestre. Para ello se creará un Subcomité Binacional de Cooperación Espacial en la órbita del Comité Permanente del Gobierno de Argentina y Gobierno de China.

Pero saliendo de los acuerdos firmados con el país oriental, lo que realmente preocupa a muchos argentinos es la magnitud de los negocios que el capital chino tiene en nuestro país día a día, y que va en proyectos productivos diversos, como petróleo, minería, soja, ferrocarriles y hasta en la construcción de una estación espacial que aseguran muchos tendrá fines militares en la provincia de Neuquén.
El problema está en que estos capitales llegan al país acarrean un costo muy grande para la economía nacional, ya que los chinos vienen al país bajo condiciones especiales como lo es el establecimiento de técnicos propios que arreglan y ponen en funcionamiento la maquinaria que traen de su país, cuando si hubiese un plan estratégico por parte del gobierno nacional, todo se podría hacer en el país con industria y mano de obra local.

El convenio con China establece mecanismos de financiamiento sin licitaciones, no se le ha dado lugar al equipamiento y a la producción nacional, es todo importado, dejando en claro que los grandes beneficiarios serán los capitales foráneos, mientras que el país será espectador de gigantescas ganancias que se disfrutarán en otros países.

Para Kicillof el yuan es moneda de reserva


Las relaciones entre la administración K y el gobierno chino sigue viento en popa, tal como lo han demostrado los acuerdos bilaterales firmados ayer para la construcción de diversas obras en nuestro país.

A eso hay que sumarle las palabras de elogio que tuvo el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien aseguró que la moneda china, el yuan, es moneda de reserva en nuestro país.

Para el emblema de la agrupación juvenil La Cámpora, “el yuan es para Argentina una moneda de reserva. Hicimos en nuestra relación un ejemplo de lo que tiene que ser la relación mundial".

"Hoy tenemos obras de infraestructura, el swap financiero, esto abona la visión estratégica. El mundo podrá oscilar, los buitres podrán amenazar nuestras economías pero la relación está protegida por un swap de monedas", afirmó el todopoderoso miembro del gabinete de Cristina.

Kicillof sostuvo que "los movimientos del tipo de cambio, el de los commodities pero esos ataques especulativos no van a afectar la relación", afirmó.

Por otro lado, defendió los acuerdos de integración con China al afirmar que las empresas de ese país que se radiquen en el país "van a volcar su tecnología, con mano de obra argentina en una integración cooperativa".

Recordemos las palabras del profeta:

VENDRAN LOS ASIATICOS, A LA ARGENTINA, COMO PERROS EN BUSCA DE AGUA




SEGUIME LINCE Y AYUDAME A SER DIAMANTE


EN ESTE POST, TODOS PUEDEN COMENTAR

♪♫ Magneto, Magneto, Magneto corazón, Acá tenes los pibes para la destitución ♪♫