Check the new version here

Popular channels

Del tren bala a la aeroisla: los anuncios que quedaron en la

Del tren bala a la aeroísla, la lista de mega anuncios que quedaron en nada



Los Gobiernos de Alfonsín, Menem, Kirchner y hasta Macri lanzaron obras faraónicas que no se concretaron.






Se desconoce qué megaobra les puede haber prometido Juan de Garay a los colonos que trajo desde Asunción para fundar Buenos Aires en 1580, y no hay registros de que Cornelio Saavedra haya jurado construir alguna autopista para las carretas de 1810. Pero lo que es seguro es que los Gobiernos nacionales y municipales tuvieron siempre una particular afición por los anuncios de proyectos colosales que quedaron en la nada.

¿Esta tradición por el comercio de humo habrá comenzado en 1901, cuando se llevó adelante el primer proyecto para soterrar el ferrocarril Sarmiento?

Por lo pronto, más de un siglo después el tren sigue corriendo a nivel de la calle, con barreras peligrosas y accidentes. Sólo el Gobierno actual lo anunció seis veces, pero por ahora la tuneladora no avanzó ni un metro (ver recuadro).

Tampoco avanzó un metro el tren bala que iba a unir Buenos Aires, Rosario y Córdoba, “un salto a la modernidad y una cuestión estratégica”, según la presidenta Cristina Kirchner, quien no dudó en autodefinirse como “la reencarnación de un gran arquitecto egipcio”, justamente el día que anunció el Polo Audiovisual de la Isla Demarchi.

Otro que no avanzó fue el tren eléctrico desde Constitución a Ezeiza, anunciado por Néstor Kirchner en 2006. Aunque los que sí se movieron, poquito, fueron otros dos trenes presentados con aplausos y papelitos: el “Gran Capitán” a Misiones tuvo más problemas que viajes exitosos, y en 2012 dejó de funcionar cuando se rescindió el contrato de TBA tras la tragedia de Once. Ni hablar del “Tren de los Pueblos Libres” a Uruguay, presentado en 2011 a dúo con el presidente José Mujica, que sólo hizo un viaje inaugural y en el que un solo pasajero llegó a Paso de los Toros, la última parada, porque el resto se bajó en Concordia. Por no recordar, de paso, el tranvía de Puerto Madero, que iba unir Retiro con La Boca pero se quedó apenas en 16 cuadras, y fue tan innecesario que de hecho ya no funciona.

Menos mal que en la Ciudad es distinto, y Macri cumplió su promesa de construir 10 kilómetros de subte por año ...¿ah, tampoco?, ¿y el gran Parque Central Norte que iba a unir la Facultad de Derecho, el Centro de Exposiciones y el Museo Bellas Artes?, ¿y los túneles bajo la 9 de Julio, que ya antes había anunciado Jorge Telerman?

Por lo menos, si se concreta la construcción de la súper torre en Isla Demarchi sería posible tener desde los pisos altos una hermosa vista del Río de la Plata y el puente a Colonia... si existiera, como se viene prometiendo desde 1985 con el Gobierno de Alfonsín. Ese mismo río que hubiera necesitado un verdadero prodigio de la ingeniería para poner en el mismo lugar que el puente a la aeroísla anunciada por Carlos Menem y el ingeniero Alvaro Alsogaray, que iba a reemplazar tanto al Newbery como al Aeropuerto Ezeiza. Claro, para qué íbamos a necesitar dos pistas de aterrizaje si en definitiva Menem nos iba a traer el sistema de cohetes a la estratósfera que nos iban a permitir llegar a Japón en dos horas...

Y desde el techo de la torre... ¿alcanzará la vista para ver a las cosechadoras argentinas trabajando en el sufrido suelo de Angola? Bueno, no, pero no por falta de telescopio, sino porque sólo mandamos una y que no andaba, aunque Guillermo Moreno, en su magical mystery tour de 2012, prometió venderles 12 máquinas a nuestros hermanos africanos.

Todo esto, en un país donde el que apostó al dólar perdió, el que puso verdes en el banco los pudo sacar gracias a Duhalde, y donde pensar que estamos en default es una “pavada atómica”.








link: https://www.youtube.com/watch?v=H1DTY2XMbzE
0
0
0
0No comments yet