Canales populares

Demandaron a sus vecinos por copiarles la casa

Demandaron a sus vecinos por copiarles la casa

Una familia en Forest Hill, Toronto, llevó a sus vecinos a los tribunales por copiar el diseño de su multimillonaria casa, disminuyendo así el valor de su propia vivienda. Están pidiendo USD 2,5 millones en daños.

Resulta que no se puede simplemente copiar los elementos de diseño de una casa que te gusta sin sufrir las consecuencias. Barbara Ann y Eric Kirshenblatt se enteraron de ello tres años atrás, cuando fueron llevados a juicio por sus vecinos, Jason y Jodi Chapnick, cuya casa supuestamente habían utilizado como inspiración para renovar su propia vivienda. Los Chapnicks afirmaron que los acusados ​​habían arreglado su casa, logrando un resultado “sorprendentemente similar” a la suya, incluyendo el uso de piedra coincidente con el mismo tono azul. El matrimonio reclamaba USD 1.5 millones en daños, USD 20.000 en daños legales por derechos de autor, USD 1 millón en daños punitivos, y que los acusados ​​cambiaran el aspecto de su casa.




Tanto los Chapnicks como los Kirshenblatts proporcionaron fotos para demostrar su caso, con los primeros insistiendo en que tanto el aspecto general y los pequeños elementos de diseño, como las ventanas, las chimeneas y las puertas arqueadas eran increíblemente similares, y los últimos alegando que su casa estaba simplemente inspirada en las casas de piedra Tudor, y que no habían hecho nada malo.

Sin embargo, Jason Chapnik, empresario y CEO de una firma de inversión con sede en Toronto, insiste en que cuando sus vecinos comenzaron a renovar su casa, sus contratistas visitaron su casa e “indicaron que estaban construyendo una casa cerca y copiando aspectos de su diseño.” Chapnik sólo notó las similitudes cuando sus vecinos instalaron las ventanas azules, e inmediatamente entregó un aviso a Barbara Ann Kirshenblatt para “dejar de violar” los derechos de autor de su casa. La mujer aparentemente se negó.




Barbara Ann y Eric Kirshenblatt nunca residieron en su casa recién renovada, y en febrero de 2015, la vendieron por USD 3.5 millones, casi USD 2 millones más de lo que habían pagado por la propiedad. Esto sólo añadió leña al fuego, y los Chapniks continuaron con su demanda.

Después de tres años de litigio, las dos familias, cuyas casas están en diferentes calles, a 850 metros de distancia, finalmente decidieron llegar a un acuerdo fuera de los tribunales, por un monto no revelado.




“Dados los costos asociados con el asunto del juicio, fue en interés de todas las partes llegar a un acuerdo amistoso”, dijo el abogado de los Kirshenblatts.

Si bien es raro, los casos de derechos de autor entre propietarios deberían ser una advertencia para todos, porque solo porque te gusta cómo se diseña una casa, ¡no se puede usar como inspiración gratis!
7Comentarios