Check the new version here

Popular channels

Desastre ecologico en Chubut




El fuego avanza rápido y consume todo a su paso. Los brigadistas no dan abasto y suplican que el lunes llueva para combatir mejor las llamas. Las imágenes traen el fantasma de María Julia Alsogaray y el desastre ecológico de 1996, en Bariloche



Sigue la emergencia climática en Chubut y aumenta la desesperación de las autoridades provinciales y equipos de brigadistas que desde hace varios días luchan las 24 horas por apagar el incendio que ya arrasó con 20 mil hectáreas de bosque y mató al vacuno de Cholila, el paraje El Turbio y el Cerro Radal. Como esperanza -además de continuar con los aviones hidrantes y bomberos con autobombas- solo les queda que el lunes llueva y el agua les permita controlar las llamas por completo.

Este incendio, provocado por un rayo, alcanza los 40 kilómetros en Cholila, equivalente a la Ciudad de Buenos Aires. Las llamas ya arrasaron con 20 mil hectáreas de bosque nativo y se cree que es el incendio más grande en 70 años. Las imágenes traen el fantasma de María Julia Alsogaray y los feroces incendios forestales de 1996, en Bariloche.

En aquel momento las llamas arrasaron con más de 15.000 hectáreas y la funcionaria menemista a cargo de la secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano fue llevada a juicio y recibió penas de prisión por su falta de reacción para evitar que las llamas consumieran todo.

Hoy, en Chubut mucha gente fue evacuada, pero la preocupación de las autoridades continúa porque el pronóstico no los beneficia. Para esta semana se esperan altas temperaturas y humedad, por lo que se deberá evitar que el fuego se extienda a más zonas. Ellos mismos habían anticipado que "solo la lluvia podía salvarlos" y declararon la "emergencia climática", pero el panorama está complejo.



El incendio se generó el 15 de febrero por una supuesta caída de rayo y afecta Cholila, el paraje El Turbio y el Cerro Radal, donde se sumaron varios grupos de brigadistas de otras provincias así como también aviones hidrantes. Pero las dimensiones del fenómeno hacen del combate una misión imposible.

El ministro coordinador de Gabinete de la provincia, Juan Garitano, dijo ayer a la prensa que se analiza evacuar en forma preventiva a pobladores de la villa El Blanco hacia la localidad de Epuyén, que se sumarán a las 20 familias de San Esteban que ya debieron abandonar sus viviendas a raíz del fuego. "Seguimos sumando refuerzos", dijo en diálogo con Diario El Chubut, donde aclaró que continúan trabajando los aviones hidrantes y helicópteros gestionados por el gobernador Buzzi ante el Servicio Nacional de Manejo del Fuego y el gobierno del Neuquén.



Garitano afirmó que el gobierno provincial asignará un aporte de 15 millones de pesos para "paliar los gastos que están generando los siniestros" y anunció que se realizará "un análisis individualizado de cada uno de los productores para dar el acompañamiento necesario". Las personas afectadas por el siniestro "tendrán el respaldo y la cobertura para recomponer la situación", sostuvo el funcionario y resaltó el esfuerzo en el combate contra el fuego.

Por su parte, el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, dijo que la "emergencia climática" afecta a "la zona comprendida por el Departamento de Cushamen" y alertó sobre la complejidad de la situación: "Estamos en condiciones extremas con 25 ºC de temperatura mínima, una humedad del 22%, y fuertes vientos en la zona del incendio, a 70 kilómetros por hora". "Se está haciendo un enorme trabajo internamente en el bosque para que no pase el fuego. A veces con el viento, por más que hagamos los cortafuegos de 40 metros de ancho, pasa al otro lado y hay que repetir las maniobras para detener el avance", advirtió el mandatario en un comunicado.

Uno de los pilotos de los aviones hidrantes relató en su cuenta de Facebook. Se trata de Daniel Roy Wegrzyn, un piloto de la zona de Cholila que desde hace días está sobrevolando la zona del siniestro que ya consumió cerca de 20 mil hectáreas de bosque en la cordillera. En la red social, describió: "Los aviones, los voluntarios no paran de trabajar, pero deben atender muchos frentes. Lo largo de la jornada, la noche que no sirve para el descanso por los nervios y el stress de pensar que mientras uno duerme el fuego sigue avanzando, la comida a las apuradas, el agua para tomar que siempre se hace poca, y lo prolongado que esto está siendo, llevan a un nivel de agotamiento que supera la adrenalina del principio".



Y relató: "A esto se suman las pérdidas materiales, mangueras que se queman, herramientas y ropa que se pierden o abandonan, vehículos que se rompen en el fragor de subir, bajar, atravesar zonas de pozos, lugares con ramas, meterlos en el agua para cargar bombas. Anoche se nos rompió la lancha y debimos ser rescatados por otra del medio del lago en una oscuridad menguada por las llamas de las márgenes. Por suerte los celulares y las radios están a full. Pero ya tenemos un elemento menos para traslado, inspecciones o escapes".



link: https://www.youtube.com/watch?v=rcASvWoXLQQ




link: https://www.youtube.com/watch?v=ugzy0k6F7iA
0
0
0
0
0No comments yet