Check the new version here

Popular channels

Desesperación K por los dólares: el Banco Central en rojo



Desesperación K por los dólares: el Banco Central en rojo

Las deudas del BCRA equivalen al total de las reservas que posee la institución. Advierten que el país está en absoluta vulnerabilidad ante eventuales corridas bancarias. Acorralado, el gobierno pretende frenar la fiebre por el dólar impulsando leyes penales

El discurso oficial viene sufriendo derrota tras derrota frente a los hechos de la realidad. Uno de los sostenes del relato K habla del crecimiento del nivel de reservas en el Banco Central en la mal llamada década ganada, cuando en realidad hoy día se ve que las deudas adquiridas por el organismo estatal llega a los 28.000 millones de dólares, cifra que supera la totalidad de las reservas que posee en la actualidad.

Con un nivel de reservas que ha caído en el último año un 20% llegando por debajo de la barrera de los 28.000 milolones de dólares por primera vez en cinco meses, sumado a que las letras emitidas por el Banco Central se incrementaron más de 110% y la brecha oficial entre el dólar oficial y el paralelo trepa a más del 80%, se va configurando un combo explosivo que amenaza con dañar seriamente las resistencias de la economía nacional.

Especialistas consultados por Hoy remarcaron este dato como muy preocupante para la realidad económica nacional, pudiendo representar graves problemas para el país a corto y mediano plazo.

Manuel Solanet, ex Secretario de Hacienda de la Nación, señaló a nuestro diario que “el Banco Central tiene un patrimonio negativo y se encuentra indefenso ante una corrida bancaria y está insolvente si se lo considera como una entidad financiera”. Esta posibilidad no debería ser para nada descartada, en medio de la tensión generada por el default y por el desacato decretado ayer por el juez Thomas Griesa (ver más abajo "notas relacionadas")

Las consecuencias económicas del plan encarado por el gobierno, llevan a que “el Banco Central esté en patrimonio negativo, lo que quiere decir que no tiene solvencia para pagar las obligaciones que asumió”, sentencia Solanet.

Por su parte, el economista Jorge Colina, jefe de investigaciones del Instituto para el De-sarrollo Social Argentino (IDESA), expresó a Hoy que con esta situación “el Banco Central no está consiguiendo dólares, las reservas están cayendo, y el principal riesgo que se acarrea es que la inflación se va a retroalimentar”.

Las medidas que se han tomado desde el gobierno “son medidas represivas hacia la gente que compra dólares en señal de alarma por parte de las autoridades. Cuando un problema son los precios relativos, las fuerzas de la economía lleva a que se produzca este tipo de presiones”, enfatizó Colina.

Este escenario complicado para la economía, lleva a que el gobierno apele a manotazos de ahogado en su desesperación para conseguir dólares contantges y sonantes. Es así que pudo conocerse la intención del kirchnerismo de reformar la Ley penal cambiaria para frenar la escalada del dólar blue, agilizando de esta manera los procedimientos para las cuevas financieras.

La desorganización reinante en el equipo económico lleva al gobierno a perseguir a quienes negocian en el mercado informal, creyendo que con leyes penales o correccionales se va a terminar con esa informalidad, cuando en realidad producen el efecto contrario. De hecho, la fiebre por el dólar, producto de la necesidad que tiene los ahorristas de cuidar su patrimonio ante la desvalorización del peso, no paró de crecer desde que el propio gobierno instauró el mercado paralelo al crear el cepo cambiario en 2011 de la mano del inefable Guillermo Moreno.

Si se ponen a perseguir a los que negocian en el mercado informal, lo único que va a lograr es que se aumente la distancia entre el precio de venta y el precio de compra, metiendo más presión para que la situación desencadene en una nueva devaluación.

Datos que preocupan

La asfixia financiera que viene sufriendo el país por la ineficacia mostrada por el gobierno a la hora de resolver los problemas de la economía, llevan a que los números de la Argentina sean por demás preocupantes.

Tomando datos oficiales, puede verse que hace sólo 12 meses atrás la participación de las Letras y Notas de Banco Central sobre la totalidad de los depósitos en pesos del sistema financiero trepaba al 17,6%, llegando hoy al 30,5%, mostrando la incapacidad que tiene el país para financiar la inversión privada.

Ayer las reservas internacionales tuvieron una caída de 99 millones de dólares, ubicando las mismas en 27.944 millones, y por primera vez en cinco meses las resrvas están por debajo del umbral de los 28.000 millones de dólares. En lo que va de 2014, el retroceso es de 2.655 millones de dólares (- 8,68 por ciento).

Si a es esto le sumamos la devaluación de enero y que el tipo de cambio oficial subió un 44,8% en el último año, puede verse que el desconcierto que impera en las autoridades económicas los lleva a implementar medidas al boleo en un desesperado intento por subsistir políticamente.

Persecución a los compradores

En su intento imperioso por conseguir dólares que aumenten las reservas del Banco Central, el gobierno nacional propicia una reforma de la Ley Penal cambiaria para frenar con métodos no convencionales el accionar de las cuevas financieras.

Con un nivel de inflación real cercano al 40% y con un dólar atrasado a $8,50 que no da solución a los sectores de la economía nacional, se apela a una fuerte presión por parte del Estado contra los vendedores y compradores de dólares en el mercado informal.

La experiencia histórica muestra que persiguiendo a este mercado no se ha conseguido nunca nada, sino que por el contrario, lo retroalimenta. Sería hasta contraproducente utilizar la policía para acabar con un mercado que funciona porque el propio gobierno instauró el cepo cambiario allá por 2011.

El problema es que los dólares que hay en el país no son liquidados porque a $8,50 un valor muy bajo, y el propio Banco Central no está consiguiendo dólares al precio oficial de $8,50. En definitiva entonces, quien tiene dólares en el mercado apuesta a guardarlos para un mejor futuro o a venderlos en el mercado ilegal, agigantando los delicados desequilibrios que sufre la economía nacional.
0
0
0
0
0No comments yet