Desesperada búsqueda de "Angelito" en Pablo Podestá






















Angel Alberto Leguizamón lleva 3 días desaparecido. Fue visto por última vez cuando se escapó de su casa rumbo a un cíber. Su familia dijo a Crónica.com.ar que lo vieron deambulando por ruta 8, cerca del lugar donde apareció el cuerpo de Melina Romero.



“Es como si se lo hubiese tragado la tierra”, dice con angustia la madre de Ángel Alberto Leguizamón, el nene de 8 años que lleva tres días desaparecido.

Se extravió el domingo por la tarde, luego de escaparse de la casa de su tía, rumbo a un cíber en la localidad de Pablo Podestá. Todo el barrio está buscándolo, difundiendo carteles con su foto y preguntando en las inmediaciones si alguien lo vio. El temor de la familia es que lo habrían observado deambulando por la ruta 8 y la Ceamse, zona en la que fue hallado el cadáver de Melina Romero, y a la que consideran “muy peligrosa”.

Ángel es el menor de 4 hermanos que viven en el barrio Churruca, en Podestá, partido de Tres de Febrero. El domingo por la tarde, alrededor de las 15.30, estaba en la casa de su tía, situada en la calle Río Cuarto al 2000. De allí se escapó hacia un cíber cercano, aunque el local estaba cerrado. Horas más tarde habría sido visto pidiendo monedas a los automovilistas en la intersección de la Ruta 8 y Juan Domingo Perón.

Antecedentes

“No es la primera vez que se escapa, pero nunca estuvo tanto tiempo perdido. Ahora lo estamos buscando por el barrio donde vive la tía, ya que a él le gustar estar ahí. Me desespera saber dónde y cómo pasó estas noches”, asegura a Crónica su mamá, Mariela, preocupada y con una gran incertidumbre.

“Recorremos las calles, dejamos fotos en los negocios. Vamos a ir para el lado de San Martín, a ver si algún vecino sabe algo”, agrega mientras continúa su búsqueda con ayuda de efectivos policiales. La denuncia fue radicada el domingo por la noche en la comisaría 11 de Tres de Febrero, por los padres del menor, quienes se encuentran separados pero comparten la angustia en este momento de zozobra. Tienen previsto en las próximas horas rastrillar un zanjón ubicado en las cercanías del predio de la CEAMSE.

Al momento de la desaparición, el chico vestía una campera de color negro, un pantalón de jogging gris y zapatillas verdes. “Ese día Angel estaba al cuidado de la tía, porque estaba trabajando. Lo llamé por teléfono y le dije que iba a llegar más tarde para verlo, pero que mientras tanto se portara bien”, recuerda la mujer, que ya indagó a los amigos y compañeritos de la escuela primaria Nº 35, a la que concurre el niño sin conseguir datos de relevancia.