Check the new version here

Popular channels

"Desesperado" Vanoli no entiende: Es un serrucho

DOLAR TERRIBLE

"Desesperado" Vanoli no entiende: Es un serrucho, no un tobogán (¿?)


No es tan sencillo: conclusión inicial para Alejandro Vanoli. Él creyó que la cotización cambiaria es una cuestión de 'mano dura y presión', algo en lo que ya fracasó Guillermo Moreno. Y eso que Moreno sí llegó a provocar temor... La cotización cambiaria refleja problemas de la macroeconomía K que los funcionarios insisten en negar como si los agentes económicos no fuesen agentes económicos. El resto va por añadidura. 2da. conclusión para Alejandro Vanoli: el mercado cambiario libre o marginal o paralelo o 'blue' es un serrucho, nunca un tobogán. Hoy puede bajar, la semana que viene seguir subiendo, pero ese serrucho inevitablemente evolucionará con un 'piso': la inflación real, no la del INdEC. Luego, influirán otras cuestiones como las reservas del BCRA, los pagos pendientes, los ingresos previstos, etc. Es imposible inventar algo: ya todo fue creado hace tiempo en el mercado cambiario. ¿Qué hará Vanoli cuando el 'blue' llegue a igual cotización que él lo encontró?
13/11/2014|07:35

Ampliar
La economía se encuentra intercomunicada. ¿Dónde estudió Economía el tal Vanoli?



CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, prometió más represión en 'la City'. Según él, el Estado nacional "actúa con firmeza e inteligencia en el marco de la ley, para prevenir y sancionar abusos" en operatorias ilegales en el mercado de divisas y destacó: "Estamos absolutamente decididos a seguir profundizando la cantidad y calidad del proceso de supervisión poniendo mucho foco a la prevención del lavado de dinero y cumplimiento de las normas cambiarias; vamos a acelerar al máximo en regularizar un cúmulo de actuaciones de carácter disciplinario que hay abiertas en la Superintendencia de Seguros de la Nación".
 
"La actividad disciplinaria de nuestros organismos va a ser constante, desde el Banco Central vamos a tomar medidas para garantizar la transparencia de todo el sistema disciplinario", afirmó el titular de la autoridad monetaria a la agencia estatal de noticias Telam.
 
"El mercado y el público han tenido una respuesta muy positiva; en estos 40 días el mercado ha dado como respuesta la tranquilidad cambiaria, se percibe menos riesgo financiero porque el gobierno nacional ha descartado una devaluación y está generando mecanismos para que no haya especulación", agregó Vanoli.
 
Lo cierto es que el llamado 'dólar blue' sumó 53 centavos el miércoles 12/11, y cerró a $ 13,68, aún cuando fueron escasas las operaciones durante la 1ra. jornada de la huelga de 48 horas de los empleados bancarios y con enormes controles en la City porteña.
 
Casi no hubo 'cuevas' abiertas... pero el BCRA no pudo aprovechar esa situación para derribar la paridad.
 
En el marco de los allanamientos sobre bancos, sociedades de bolsa y casas de cambio, el dólar libre tomó fuerza, quizá porque quienes compraban el llamado 'dólar ahorro' y lo ofertaban en el mercado 'blue', ya no ofrecen sus billetes a las 'cuevas', tal como lo hacían antes, y así se estabilizaba la relación oferta/demanda.
 
Zanahoria
 
El equipo económico le ofrece a 'la City' la zanahoria del llamado "dollar linked": por lo menos US$ 500 millones con vencimiento en 2018, es decir que lo pagará el próximo Presidente, que genera más confianza de pago que Cristina Fernández de Kirchner.
 
El concepto: si hay muchos pesos porque el Estado emite mucho, que el propio Estado, en vez de frenar su emisión, emita un título para que esos pesos elijan el título y no el dólar verdadero, que no paga tasa de interés. Sí, es caro para todos, pero no presiona la paridad cambiaria.
 
En su ocaso, los K intentan convencer a 'la City' con la credibilidad posible del sucesor de los Kirchner.
 
Es una emisión de Bonad 2018 denominada en dólares estadounidenses pagadera en pesos vinculado a la evolución del tipo de cambio ("dollar linked"), a ser licitado en 1 o más tramos, según el Ministerio de Economía.
 
El Bonad 2018 tendrá como fecha de emisión el 18/11/2014, y de vencimiento, 18/11/2018, con amortización íntegra al vencimiento, con un cupón de 2,40% anual. Los intereses serán pagaderos semestralmente, y negociable en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y en Bolsas y mercados del país.
 
Las condiciones del nuevo bono permiten entrar con montos menores a los del título emitido dos semanas atrás para permitir el ingreso de jugadores más pequeños.
 
Axel Kicillof ambiciona igualar el resultado obtenido por el Bonad 2016, que recaudó US$ 983 millones nominales ($ 8.350 millones a un tipo de cambio de $ 8,4915) el 23/10.
 
Pero el escenario en que aparece el nuevo título público es complicado porque la Administración Cristina acaba de corroborar que no tiene códigos y le importa poco mantener mañana lo que promete hoy.
 
Verónica Dalto lo explicó en el diario El Cronista Comercial:
 
"El Banco Central (BCRA) prácticamente fijó el tipo de cambio y dejó un tendal de pérdidas entre los privados que compraron futuros previendo una depreciación más rápida de la que finalmente realiza el gobierno. Según datos del Central y estimaciones privadas, el sector corporativo y financiero perdió unos $ 2.400 millones en octubre pasado.
 
La mayor presión bajista (y las mayor pérdida) se sintió desde que asumió Alejandro Vanoli como presidente de la entidad monetaria. Los contratos a diciembre próximo pasaron de $ 9,03 (28,2%) a $ 8,66 (29,03%) desde principios de octubre hasta ayer y a enero próximo, de $ 8,66 (13,63%) a $ 8,8 (15,74%).
 
(...) Así que quienes compraron contratos para asegurarse un tipo de cambio asumiendo tasas de depreciación del 30% terminaron absorbiendo pérdidas o vendiendo sus posiciones antes de tiempo.
 
En este contexto, el vendedor más relevante de contratos es el BCRA, y por lo tanto, quien ganó con esta política (contrario a lo que pasó antes de la devaluación de enero pasado). Según los últimos datos publicados entre los "otros" factores que explican la variación de la base monetaria, en octubre la entidad ganó unos $ 2.465 millones por este concepto; en septiembre, $ 1.225 millones, y en agosto, $ 423 millones.
 
Estos valores explican, en su mayor parte, sus intervenciones en el mercado de futuros. Y coinciden con los cálculos que realizan las mesas de los bancos, que al sumar los vendedores particulares, estiman pérdidas por encima de los $ 5.000 millones desde agosto pasado. (...)".
 
Luego, un dato que Urgente24 ha subrayado y que hay que volver a destacar: el índice Merval volvió a retroceder (el miércoles 12/11 fue -1,9%) y registró 6 días consecutivos con tendencia a la baja, en medio de un mercado con pocas operaciones debido al paro bancario. Las empresas cotizantes son perjudicadas por la 'furia Vanoli'. La economía se encuentra intercomunicada. ¿Dónde estudió Economía el tal Vanoli?
 
El presidente de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella, remarcó que continuarán los operativos para evitar fuga de divisas y maniobras de lavado de dinero.
 
Sbatella, un funcionario político, no técnico, espanta a cualquiera. Mejor tenerlo con bozal, cuando habla... todo va mal. Su aparición corrobora que la Administración K no alienta los negocios sino la represión. Y el Mercal se entera de inmediato.
 
Luego, es interesante la lectura de una reflexión de Julián Guarino en el diario El Cronista Comercial:
 
"(...) ¿Se sostiene la reducción de la brecha entre una y otra cotización? ¿Puede el Gobierno lograrlo utilizando solamente miedo+bono+dólar ahorro? Probablemente no. La razón hay que buscarla en el argumento central que hizo despegar los valores: por un lado, el atraso cambiario del dólar oficial utilizado para contener marginalmente la inflación; por otro, la creciente tasa inflacionaria que se ubica en un 38% anual según economistas de buen trato con el Gobierno y por último, la expansión fiscal y monetaria, es decir, el recurso de ‘alimentar’ al Tesoro mediante dinero fresco producto del gasto por encima del ingreso. A ello habrá que sumarle un dato relevante: lo que hoy se ve, ya pasó hace algunos meses, cuando la brecha pasó del 70% al 50% y, de nuevo, se elevó. Hoy esa brecha está en el 60%, muy por encima de la que dibuja los $ 11,50 del dólar tarjeta pero por debajo de los $ 14,45 que surgen del cociente entre base monetaria y reservas.
 
Si no hay volantazo en materia fiscal y monetaria, probablemente tampoco haya demasiadas novedades con respecto a bajar la inflación. Si no baja la inflación, es probable que el Gobierno no tenga incentivos a devaluar. Sin devaluación, habrá atraso cambiario y, por ende, presiones en un sentido contrario, más allá de las restricciones que impone la falta de dólares en las reservas."
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New