Canales populares

Despues del papelon internacional, Chile tiene un satelite.

Luego del lanzamiento del FASat-Alfa el 31 de agosto de 1995, el satélite debía separarse desde el satélite ucraniano Sich-1, al cual estaba unido por medio de una par de abrazaderas. Una de ellas estaba unida al Sich-1 y la otra al FASat-Alfa. Al darse la orden por parte de los controladores rusos de separación, dos cargas explosivas tipo guillotina debían cortar los pernos que unían las abrazaderas y un resorte interno empujaba al satélite chileno separándolo del ucraniano. Pero las guillotinas no cortaron los pernos, sino que sólo los aplastaron, imposibilitando la separación. El FASat-Alfa sigue en órbita adosado al satélite ucraniano.


Satélite chileno costó US$ 72 millones

Los países progresan también a partir de sus fracasos. Este satélite (Fasat-Charlie) será el primero plenamente operacional y no experimental. Si bien se han tomado todos los resguardos, no hay que perder de vista que esta es una operación de altísima complejidad tecnológica y científica (...). Confiamos en que todo saldrá bien", así lo afirmó a La Tercera el ministro de Defensa, Andrés Allamand, previo al lanzamiento del satélite chileno SSOT (Sistema Satelital de Observación de la Tierra) Fasat-Charlie, que será enviado hoy al espacio desde Guyana Francesa, a eso de las 23.03.

Con este envío, se pretende dejar atrás definitivamente la fallida experiencia del Fasat-Alfa, que fue lanzado en 1995 al espacio y que no se desprendió de su portador.

El lanzamiento del Fasat- Charlie es el tercero que se desarrolla en el país, luego del Fasat Bravo, que fue enviado en 1998 y que dejó de orbitar la Tierra en 2001.

Beneficios en agricultura

El Fasat-Charlie tiene un telescopio que genera información multiespectral, es decir, que capta todas las señales que vienen desde la Tierra. Así, Chile dispondrá de imágenes de alta resolución y gran calidad, que captarán lo que pasa en distintos países y ciudades, según sea requerido.

Si una imagen de este tipo se tuviera que comprar, costaría cerca de dos mil dólares. Con el satélite, el Estado podrá subvencionar el conocimiento científico. Ello, por medio de la entrega de imágenes a diversos centros de estudios que desarrollen proyectos de investigación y que requieran de estas fotografías.

Gracias a las imágenes se podrá determinar en qué lugar se encuentra un elemento en particular: grandes cultivos, aguas, áreas de tierra, glaciares, minerales, entre otros. De este modo se podrá desarrollar la "agricultura de precisión", que permitirá determinar si los cultivos están en buenas o malas condiciones; o incluso, situaciones tan precisas como si les falta riego o fertilizante a los cultivos.

"Según un estudio de la Fundación Chile, sobre el impacto económico que tendría el poseer un satélite propio, el PIB del país podría crecer hasta 1 o 2 puntos, porque si la tecnología se aplica de buena manera, nacerán empresas que se dediquen a procesar la imágenes, convenios entre universidades y empresas para desarrollar proyectos, personas que creen softwares, entre otros", afirma Christian Stuardo, comandante de escuadrilla del proyecto.

El desarrollo del plan tuvo un costo de 72 millones de dólares, que incluyó la capacitación del equipo de ingenieros de la Fuerza Aérea en Francia, la construcción del centro de control satelital en "El Bosque", compras de softwares y el posterior envío del satélite.

Sistema del satélite

La estructura del Fasat-Charlie es de silicio, pesa unos 130 kilos y tiene 1,4 m de alto por casi un metro de ancho. El satélite se desplazará por la órbita de la Tierra a una velocidad de 7,5 kilómetros por segundo y será, según la Fach, capaz de fotografiar el mismo punto de Chile cada cinco días, y el mundo cada 37.

Todas las operaciones serán dirigidas desde la base aérea "El Bosque" y su vida útil es de cinco años; aunque sus paneles solares que producen 235 watts podrían abastecer por mucho más tiempo el satélite.
0No hay comentarios