Check the new version here

Popular channels

Detienen al paraguayo asesino y desalojan la villa

Carlos Cañete fue detenido por el crimen de la joven que el martes pasado resistió el robo de su cartera. Se declaró inocente.



El joven, de 22 años, que fue detenido ayer por el crimen de Melina López, asesinada el martes en Villa Lugano por delincuentes que le robaron la cartera, se declaró inocente. Se trata de Carlos Eusebio Cañete, que fue apresado en un comedor comunitario de la Villa 20, tras cinco allanamientos ordenados por el juez Javier Ríos, quien investiga la participación de un cómplice.
El imputado fue reconocido por Matías Núñez, novio de la víctima –quien también sufrió lesiones–, la madre y otros vecinos del barrio Papa Francisco, ubicado a metros de la V20.
El secretario de Seguridad Nacional, Sergio Berni, se quejó de que “le pedimos a la fiscal que nos diera la orden de detención de aquel que entendíamos que había sido el responsable: nos dijeron que estaban muy ocupados y que no podían”. “Estas son las cosas que no podemos seguir tolerando en la Argentina. Es patético”, indicó.
El funcionario agregó: “Anteanoche, tuve que estar en los alrededores de la zona del conflicto porque este señor se paseaba libremente, generando malestar en todos los vecinos. Pudo haber terminado en otra tragedia”.
“Esto comienza en una situación de robo común, en un lugar que es el asentamiento. Es una toma, es una cuestión ilegal en Villa Lugano”, advirtió.
Por su parte, Franco Punturo, sacerdote del barrio, afirmó que “la zona es tierra de nadie, del más fuerte, del más violento, del que tiene armas”, y denunció que los delincuentes se instalan allí porque “saben que la policía no entra y están tranquilos”.
El cura criticó al gobierno porteño por el crecimiento del asentamiento y manifestó que “las primeras abandonadas son las familias que viven adentro del barrio”. Punturo señaló, en declaraciones a radio Nacional Rock, que los delincuentes se instalan en el barrio porque “saben que ahí la policía no entra y están tranquilos”, por lo que se convierte “en el mejor lugar para establecerse, para instalarse y para obrar porque están totalmente seguros”.
El crimen de Melina, de 18 años, se produjo la tarde del martes pasado, en la avenida Fernández de la Cruz, entre Escalada y Pola, cuando caminaba con su novio hacia el supermercado Jumbo.

El barrio. El asentamiento Papa Francisco se levantó sobre un predio de 12 hectáreas donde funcionó, hasta hace dos años, el cementerio de autos de la Policía Federal. Lindero a la Villa 20, cumplirá el sexto mes desde su conformación. Según el último censo, se estima que allí viven unas 1.800 personas. Sobre el terreno, existe una causa por desalojo y otra relacionada al saneamiento de las tierras y la urbanización del predio.


Melina fue asesinada de un tiro en la cabeza por un inmigrante ilegal para robarle la cartera.





Megaoperativo para desalojar la villa "Papa Francisco" tras el crimen de Melina López




Personal de la Policía Federal, Policía Metropolitana y Gendarmería Nacional, se apostaron esta mañana en las inmediaciones de la Villa Papa Francisco, en el barrio porteño de Lugano, donde realizaban un fuerte operativo de desalojo tras el crimen de Melina López, la joven de 18 años asesinada por delincuentes para robarle la cartera.

Por una orden de la jueza Gabriela López Iñíguez, emitida ayer por la noche, alrededor de mil efectivos ingresaron al asentamiento, donde en las últimas horas fue detenido un sospechoso por el homicidio.

"Están rompiendo todo, ahí adentro se están matando", dijo una joven habitante que abandonó el lugar de manera pacífica. "Hay gente trabajadora en serio. Yo laburo, tengo tres hijos, estoy embarazada y ahora tengo que irme a la calle", señaló en diálogo con el canal A24 . Y reclamó a la presidenta que "haga algo" para solucionar la falta de vivienda.

Desde la Corriente Villera Independiente informaron a Infobae que varios vecinos fueron detenidos por resistencia a la autoridad, entre ellos el delegado barrial Cristian Ibarra, quien coordina un merendero en el asentamiento. Además, aseguran, la Policía tiró gas pimienta y balas de goma durante el desalojo.

Según el procurador general porteño, Julio Conte Grand, en el operativo no hubo "ninguna situación de violencia". De acuerdo a lo informado por el funcionario en declaraciones a la televisión, la justicia ordenó al gobierno de la Ciudad que "disponga lo necesario para la destrucción de las casillas, además de proteger el lugar y evitar que vuelva a ser ocupado".

Albertina, otra vecina del predio, dijo que uno de los policías, a quien pudo identificar como "el subcomisario Correa", ingresó violentamente al lugar y tiró al suelo a su hija, quien se moviliza en silla de ruedas. Además, agregó que los efectivos no les permitieron sacar ninguna de sus pertenencias, solamente los documentos. "Te echan como a un perro. Esto estaba pensado. Liberaron la zona para sacarnos, porque nosotros habíamos pedido seguridad y no hicieron nada", dijo la mujer.

El asesinato de Melina ocurrió el martes a las 18 en la avenida Fernández de la Cruz, entre Escalada y Pola, cuando la víctima iba caminando con su novio en dirección al supermercado Jumbo para pagar una boleta de su teléfono celular. La joven, que era huérfana y vivía con su tía a siete cuadras del lugar del crimen, caminaba por la avenida Fernández de la Cruz cuando fue sorprendida junto a su pareja por dos hombres armados.

Según estableció la policía, el novio de la chica fue atacado a "culatazos" por uno de los sujetos y en ese momento, tras un breve forcejeo, el hombre que lo golpeaba disparó un balazo en la cabeza a la joven.

Luego del asesinato, los asaltantes escaparon corriendo con las pertenencias de las víctimas y se escondieron en el asentamiento "Papa Francisco", establecido desde febrero último cuando varias familias coparon terrenos para habitarlos.

Ayer, el cura Franco Punturo, que trabaja en la parroquia María Madre de la Esperanza, señaló: "Hace seis meses fue tomado el terreno y desde ese momento la zona fue totalmente abandonada, sin ningún tipo de cuidado. Las primeras abandonadas son las familias que viven adentro del barrio, porque es un terreno que es tierra de nadie, del más fuerte, del más violento, del que tiene armas".

Ricardo Olmedo, tío de la víctima, pidió esta mañana que "saquen a la gente", porque "van a morir más Melinas" señaló.

"Estaban esperando que mataran a mi sobrina para desalojar la villa. Esto lo podrían haber evitado, si sacaban a la gente la semana pasada mi sobrina estaría viva. Ahora no me la van a devolver", sostuvo. "No usen a Melina para esto -reclamó Olmedo-. Saquen a esta gente hoy, porque ayer tuve que ir a reconocer a Melina a una morgue.", se lamentó.
0
0
0
0No comments yet