About Taringa!

Popular channels

Dilma y un relato kirchnerista que le puede costar la reel

Ayer fue el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia. Cronista.com lo vio en la embajada de Brasil, junto a invitados y analistas. Con un discurso eficaz, Marina Silva criticó a Dilma por no admitir los errores de su Gobierno. Igual, las dos favoritas salieron airosas del encuentro.




Ayer los principales candidatos en la campaña electoral de Brasil volvieron a cruzarse en un debate televisivo. Por segunda vez, Dilma Rousseff (PT), Marina Silva (PSB) y Aécio Neves (PSDB) emitieron sus mensajes al electorado a un mes de la cuenta regresiva para saber quien será el nuevo presidente del gigante latinoamericano.

Del debate también participaron los otros postulantes, como Luciana Genro, de la Izqueirda, que pese a estar fuera de carrera logró incomodar en más de una oportunidad a sus pares del PT y del PSB. En este sentido, el debate tuvo sello femenino. Pese a la diplomacia característica en la política brasileña, las chicanas entre Marina y Dilma marcaron el ritmo del encuentro. Y acá, en Argentina, el duelo se vivió desde la Embajada de Brasil en Buenos Aires que preparó un evento especial con periodistas y analistas en su edificio porteño.

El primer dardo fue de Silva, quien según las últimas encuestas es favorita a ganar la segunda vuelta electoral y frustrar el proyecto de Rousseff de lograr un segundo mandato. La candidata del PSB acusó a la mandataria de no reconocer los errores y limitaciones de su gobierno.

"La presidenta debería tener en cuenta que si busca un segundo mandato no es una buena jugada culpar siempre a los factores externos". Inmediatamente, los susurros en el anfiteatro de la Embajada irrumpieron en el lugar: "Tiene el mismo discurso que Cristina (Kirchner)", manifestaron algunos de los presentes. "Siempre el problema es la crisis internacional", señaló otro de los analistas.

Luego, el silencio volvió a la sala y las palabras de Silva sonaron con más fuerza: "La establidad económica fue una conquista de la sociedad brasileña descuidada por la presidenta Dilma, y no hay responsabilidad fiscal como debería... Si vuelve la inflación no habrá cómo tratar los temas de educación, salud, movilidad urbana y seguridad pública", sostuvo.

Rousseff, a su vez, sostuvo que su rival del Partido Socialista Brasileño (PSB) hace promesas de gobierno sin aclarar cómo pretende financiarlas, y que no dispondrá de una base de apoyo en el Congreso para llevar adelante su proyecto.

"El peor riesgo es no comprometerse con nada, pronunciar frases de efecto y frases genéricas. El que quiere ser presidente tiene que decir cómo hará, de dónde viene el dinero", disparó Rousseff, quien advirtió además que, "sin apoyo en el Congreso, no es posible asegurar un gobierno sin crisis institucionales".

Pero Silva volvió a arremeter contra la presidenta e incluyó en su discurso al histórico líder del PT, Lula Da Silva: "Si llego al gobierno voy a mantener los programas positivos en materia social y económica realizados en estos 12 años. Pero gracias a la política de Dilma, varios de los logros de Lula están en peligro".

A lo largo de las dos horas de debate, el abanico de temas entre las dos candidatos tuvo diferentes matices: desde el cuestionamiento a la fe evangelica de Silva hasta los casos de corrupción que salpican al gobierno de Rousseff. Ambas salieron airosas.

En Buenos Aires, los analistas que se encontraban en la Embajada coincidieron en la necesidad de un cambio de discurso por parte de la mandataria: presentar nuevas propuestas, desanclarse un poco de la presencia omnipresente de Lula y tratar de demostrar que aún puede ser reelegida.
0No comments yet
      GIF