Check the new version here

Popular channels

Disney busca inspiración en Japón




Cuenta la leyenda que Osamu Tezuka, el padre de la animación japonesa, inspiró sus reconocidos primeros personajes (desde Astroboy hasta Future Boy Conan) en las historias familiares de personajes con grandes ojos de Disney. La industria de la animación evolucionó al ritmo de un país ávido de consumo y se independizó rápido de las temáticas occidentales y, curiosamente, ahora Estados Unidos acude a la fuente oriental del animé para inspirarse.

Las primeras insinuaciones de esta tendencia se dieron con dibujos de estéticas similares a los shows japoneses como “Las chicas superpoderosas” o “Avatar”, entra tantos. Y ahora es la propia Disney la que cierra el círculo y toma prestados temas y diseños de la industria japonesa para su nuevo filme, “Big Hero 6”. La ciudad en que el filme tiene lugar, de hecho, es una mezcla de Tokio y San Francisco, “San Fransokyo”, en la cual se pasean sofisticados robots y jóvenes científicos metidos a superhéroes. Y para diseñar esta curiosa ciudad fue necesario un “minucioso” proceso de investigación, coincidieron el productor Roy Conli y los directores, Don Hall y Chris Williams en una reciente entrevista.

Tanto Hall como Williams opinaron que lo han logrado con San Fransokyo, una ciudad que recuerda notablemente a la capital japonesa y con cuyo resultado quedaron más que satisfechos. Aunque lo “lógico” habría sido introducir en primer lugar al héroe de la aventura, reconoció Williams, la acción de “Big Hero 6” comienza presentando el escenario, para que al espectador le resultara “fácil” situarse en un entorno “chocante”.

LA TRAMA


El filme, estrenado mundialmente en Tokio este jueves, gira en torno a la relación entre Hiro Hamada, un prodigioso inventor de 14 años, y Baymax, un robot médico producto de las investigaciones de su hermano mayor, Tadashi. Cuando éste fallece en un incendio originado en extrañas circunstancias, Hiro vuelca sus ingeniosas ocurrencias en mejorar las habilidades del autómata para localizar y detener las fechorías de un enmascarado villano que oculta su identidad bajo una máscara de “kabuki” (teatro tradicional japonés).

Para llevar a cabo su empresa, contará además con la ayuda de cuatro compañeros, todos jóvenes promesas de la tecnología y la robótica, que terminarán convirtiéndose en improvisados superhéroes. Varios viajes al país asiático, montones de fotografías para afianzar su arquitectura y un estudio minucioso de su cultura fueron necesarios para dotar a la producción del “realismo” que buscaban.

LA INFLUENCIA JAPONESA


“El ‘anime’ tiene una gran influencia en cualquier diseñador de animación”, dijo el productor, quien también reveló que, cuando diseñaron el personaje de Baymax, no pudo evitar pensar en Totoro, el enorme ser protagonista de la película del director nipón Hayao Miyazaki, director cuyos últimos filmes fueron distribuidos en Occidente por Miramax, subsidiaria de Disney, en lo que fue la primera oleada de animé que llegó a la pantalla grande, luego de que durante varios años la animación japonesa se impusiera en tevé a pesar de las restricciones que imponen los medios estadounidenses a shows extranjeros. Un “look” simple y que transmitiera calma, como Totoro, les pareció lo más adecuado para caracterizar al robótico protagonista de “Big Hero 6”, cuyo carácter afable contrasta con la energía y mente inquieta del pequeño Hiro. “Ambos influyen positivamente el uno en el otro”, explicó el productor, que añadió tener puestas “muchas esperanzas” en la película y en que “refuerce la unión entre Oriente y Occidente, así como la idea de que el mundo se está volviendo multicultural y más comunicativo”, concluyó Conli.
0
0
0
0No comments yet