About Taringa!

Popular channels

Disturbios estudiantiles

CLARIN: YA HAY 18 UNIVERSIDADES OCUPADAS EN REPUDIO A UN CONTRATO LABORAL
Francia: crece la revuelta estudiantil


Esta vez eran proyectiles de latas de cervezas. El sol tibio que apareció en el día invernal las hacía brillar, mientras se incrustaban en los escudos de plástico de la Policía antidisturbios atrincherada frente a la Universidad de la Sorbonne en la rue des Ecoles y la rue St Jacques, escenario del mayo francés del 68.

Los cinco mil estudiantes se habían desplazado ayer a la tarde desde la Plaza de Italia al símbolo de esta desorganizada rebelión estudiantil contra el contrato de primer empleo. Gritos de alegría cuando las latas impactaban y corridas de pánico cuando la Policía cargaba contra los manifestantes. A puro bastonazo.

Como en la crisis de la banlieue francesa en noviembre pasado, la rebelión estudiantil —que ha ocupado al menos 18 universidades y perturbado otras 50 con huelgas en todo el país— no tiene líderes.

Sus voces son fragmentadas, disidentes, llenas de bronca, pero sin grandes propuestas. Se percibe una seria división interna que los debilitaría si no fuera que el primer ministro Dominique de Villepin, propulsor del contrato, está más débil que ellos, sin aliados en el gabinete y con serias posibilidades de caer junto a su gobierno en la crisis. El controvertido contrato está destinado a menores de 26 años, que pueden ser despedidos antes de dos años sin indemnización.

Con su foulard violeta que le envuelve el cuello, un signo de coquetería y protección contra los gases lacrimógenos, Marianne está en la primera fila de la marcha. "Papá me dice: 'la única solución es Molotov'. Pero papá no entiende, es de otra época.

Era tupamaro en Uruguay y aún no entiende que la protesta del siglo XXI no es la violencia sino acciones directas creativas, espectaculares. Hay que ganarle al gobierno la batalla en los medios porque los partidos están destruidos, pero nosotros debemos unirnos. La izquierda no tiene ninguna propuesta", reflexiona Marianne, que ha cumplido 22 años y vivió siempre en París.

"Entonces, ¿hay que negociar? ¿O van a fortalecer a Sarkozy, el ministro del Interior?", pregunta Clarín.

"No negociaremos ni hablaremos con nadie hasta que retiren el contrato de primer empleo", sostiene el grupo de Marianne.

El coqueto barrio universitario mira con simpatía a los estudiantes que marchan, hasta con cierta melancolía. Gerard Boudois, un abogado y politólogo que vive sobre el aburguesado boulevard St Germain, no resiste la tentación de recordarles aquellos tiempos.

"Ustedes no entienden que el contrato no es para ustedes. Es un resultado de la crisis de la banlieue, es para dar trabajo a los excluidos. Si ustedes no incorporan a ellos en su reclamo, esto será visto como un movimiento de elite, de sorbonianos que temen la precariedad pero ignoran la solidaridad", les explica.

Muchos franceses comparten la visión del abogado. Esa es la razón por la que los estudiantes de los suburbios se han incorporado lentamente a la rebelión, mientras la mayoría de los jóvenes sin trabajo de la banlieue simplemente lo desestiman.

Hasta el primer ministro De Villepin, cuando defendió su proyecto el domingo en la televisión, recordó a los franceses que en noviembre había existido una crisis fenomenal de los suburbios, donde el 40 por ciento de los jóvenes no tienen trabajo y están excluidos de la sociedad.

El presidente Jacques Chirac despertó de su mutismo para ofrecer su apoyo completo a De Villepin ayer, ante las múltiples llamados que existen —aun dentro del gabinete— para que se reescriba el contrato.

El ministro de la Cohesión Social, Jean Louis Borloo, está pensando en renunciar y el poderoso ministro del Interior Nicolas Sarkozy, aspirante presidencial, no está demasiado convencido de sus ventajas y analiza las consecuencias que pueda traer una crisis o caída del gobierno.

De Villepin necesita una puerta de salida para la crisis. Una posibilidad es que se agreguen enmiendas parlamentarias al contrato. Pero todo dependerá de la fuerza estudiantil. Ayer fueron 100.000 estudiantes que marcharon en toda Francia. El jueves y el sábado volverán a tomar la calle, con el apoyo de los sindicatos. Las fuerzas y el futuro del gobierno se medirán allí.

--------

Mientras tanto, nuestros estudiantes secundarios, rompen todo por no poder irse a poner en pedo a Bariloche
16Comments
      GIF