'Dogging', aventura sexual que se propaga en los parques



Primero quiero ilustrarlo con un video




Al caer la noche, decenas de personas se dan cita en el parque El Ingenio, en el sur de Cali. Allí, mientras unos ejercitan su cuerpo, otros aprovechan la oscuridad y soledad de algunos puntos para ‘liberar’ sus deseos sexuales.

Empaques de condones, lubricantes y papel higiénico se ven por los alrededores del río Meléndez, que pasa por uno de los costados del parque.

“Eso ya se ha vuelto común por estos lados. En las noches se escuchan los gemidos y el movimiento de las ramas”, dice uno de los policías bachilleres que vigilan la zona.

A esta actividad se le conoce como ‘dogging’, que consiste en tener sexo con un desconocido en lugares públicos, mientras otros son testigos, en mayor o menor medida del acto. Entre la comunidad Lgbti el término utilizado es ‘cruising’.

“Esto es un tipo de fetichismo, donde prima en las personas la excitación ligada al hecho de ser descubierto. En algunos casos, los hombres sienten que si no tienen sexo al aire libre no logran una erección”, explicó el psicólogo Julián Rodas, de la universidad Santiago de Cali.