Canales populares

Dos chorros mataron a pibe de 13 años

Un pibe de 13 años que viajaba en la camioneta con su padre fue asesinado de un disparo por delincuentes que confundieron el vehículo con uno que acababan de robar, en Rafael Castillo. El desgarrador testimonio del papá

Gabriel Torres no encuentra consuelo para su dolor. Delincuentes a los que jamás había visto en su vida le asesinaron a su hijo de 13 años. Todo indica que se trató de una confusión. Que los criminales dispararon a una camioneta que, erróneamente, creyeron era la de un productor de seguros –identificado como Federico- al que acababan de robarle 160 mil pesos. Es decir, pensaron que la víctima del asalto los perseguía y tiraron contra un vehículo similar.

En ese vehículo viajaban Gabriel con su hijo Franco, quien en un segundo perdió la vida. En ese momento se dirigían a la casa de un amigo del chico para llevarlo a las clases de fútbol que compartían. Todo ocurrió en la noche del miércoles, alrededor de las 20, en la esquina de Granville y Albarracín, del barrio Los Pinos de Rafael Castillo, en el partido bonaerense de La Matanza.

Los delincuentes huyeron a toda velocidad en un vehículo robado horas antes, que luego abandonaron a unas 15 cuadras del lugar. Nada se sabe de ellos, y la familia de la víctima, destrozada, dice que no cree en la Policía. Denuncian que los conocen, que son del lugar, y pierden, como perdieron a Franco, las esperanzas de encontrar justicia. En el barrio donde ocurrió el hecho trascendió que uno de los asaltantes sería un policía retirado.

"Íbamos al club como todos los días, viene un auto de frente, sacó un arma y disparó. Gritaron 'ahí está, ahí está', y dispararon. Me di vuelta, le digo 'Franco', y empezó a largar sangre por todos lados. Ya estaba muerto y ahí terminó todo", relató entre lágrimas Gabriel, quien agregó que en 40 años jamás pisó una comisaría ni tuvo problemas con nadie.

Al momento de buscar explicaciones al absurdo crimen, el padre contó: "Parece que se confundieron. No pude hacer nada, no reaccioné, no pude manotear al nene. Pensé que era una joda. Me bajé y salí corriendo, no sabía qué hacer, casi me pisa un colectivo. Fuimos al hospital, ya estaba muerto, pasó en un segundo".
0No hay comentarios