Check the new version here

Popular channels

Drama servido: O nuevas elecciones o Pedro Sánchez

Drama servido: O nuevas elecciones (muy malo) o Pedro Sánchez (mucho peor)

Dice el dicho que si algo malo puede pasar, pasará. Y pasó. Vaya si pasó. Los resultados de las elecciones de ayer dejan a España en una dramática situación política, al borde mismo del abismo, por el que se puede despeñar si no hay un poco de coherencia en la clase política española, coherencia que hasta ahora brilla por su ausencia, y que nada hace prever que vaya a aparecer de pronto, como por ensalmo, por arte de magia.

Pero vayamos primero con el análisis de los números, que son lo más objetivo que he encontrado en toda mi vida en esto de la política en general, y muy en especial en lo relacionado con las elecciones.

El partido ganador ha sido claramente y sin discusión Podemos, que ha pasado de cero a 69 diputados; más destacable cuando las encuestas parecían relegarle a bastante menos al principio de la campaña electoral. El segundo lugar para el éxito ha sido para Ciudadanos, que de nada ha llegado a 40 escaños; un éxito sin duda agridulce, porque antes de la campaña se le aseguraba el tercer lugar con bastantes más diputados, e incluso se barajó que pudiera quedar segundo; pero bueno, éxito al fin y al cabo.

Por el lado de los perdedores, el gran perdedor sin duda ha sido el PP; de 186 diputados ha pasado a 123, o sea, 63 menos; en situaciones normales estaríamos hablando de un partido que pasa vergonzosamente a la oposición, pero éstas no lo son y aún con ese desastre sin paliativos ha quedado primero, que ya es decir. El otro perdedor ha sido el PSOE, que pasa de tener 110 diputados a 90, perdiendo 20: y eso estando en la oposición, y habiendo tenido enfrente a un gobierno francamente lamentable; nuevamente, en circunstancias normales ya el líder socialista habría presentado su renuncia, pero en las presentes ni lo ha hecho ni lo va a hacer, porque la realidad es que que puede llegar a ser incluso el nuevo Presidente de Gobierno; no sé ni que decir, la verdad.



Y ahora las coaliciones posibles. El PP solo podría gobernar con el apoyo del PSOE, con el que conseguiría sumar 213 votos. Eso sería lo normal en cualquier país civilizado, como por ejemplo Alemania, pero en España no lo es, y en la práctica eso supondría que Podemos se merendaría a los socialistas en las siguientes elecciones, así que creo que esa posibilidad es simplemente imposible.

Con el PSOE obligado por Podemos a ejercer la oposición más dura posible, tenemos un "frente del no al PP" formado por, como mínimo, PSOE, Podemos, ERC, DL, IU y EH. La suma es de 180. Sobran comentarios. Rajoy podrá, si quiere, conseguir que el rey le dé la posibilidad de intentar conseguir la investidura, pero me temo que tiene asegurado ser el primer candidato que pierde las dos votaciones.

En esas circunstancias el siguiente con posibilidades de conseguir ganar la votación es Pedro Sánchez. PSOE y Podemos suman 159, llegando a 161 con los 2 diputados de IU. Pero el problema es que, teniendo asegurado el voto negativo de PP y Ciudadanos (dando por sentado que Rivera cumplirá su palabra de votar en contra de dicha propuesta), tienen en contra 163. A los que si sumáramos los de ERC y DL, llegarían a 180. Eso quiere decir que Sánchez para ser Presidente necesita indispensablemente el apoyo de nada más y nada menos que los separatistas catalanes. Y, una vez sumados ellos, lo lógico sería sumar también por lo menos al PNV.

Resumiendo, para conseguir la cifra "mágica" de 176 diputados Sánchez necesita los votos de PSOE, Podemos, ERC y DL (176 exactamente). Un cuatripartito socialista-comunista-separatista, que podría convertirse en pentapartito, si se añade PNV o IU, o en sextapartito si se suman los dos.

Habría otra opción, y es que Sánchez fuera apoyado por Ciudadanos con la abstención del PP, como mal menor, para que no tuviera que ocurrir el desastre anterior. Pero personalmente no veo que estén por la labor ni PP ni Ciudadanos, por el alto coste electoral que dicha operación podría suponerles en las siguientes elecciones. Además de que es casi imposible que Rajoy aceptara la humillación de apoyar tácitamente la investidura de Sánchez, que quedó en las elecciones por detrás de él, después de que el susodicho le haya votado en contra dos veces.

Es lo que hay. Rajoy fracasará en su intento por revalidar la Presidencia. Y Sánchez lo intentará y podría conseguirlo con una coalición socialista-comunista-separatista que personalmente creo que sería nefasta para España. Es eso o nuevas elecciones, que creo que, como mal menor, serían preferibles. De ahí el título de este texto.

Así están las cosas. Tiempo habrá para otras valoraciones, según se vayan desarrollando los acontecimientos.
0
0
0
0No comments yet