Check the new version here

Popular channels

EEUU le paga a periodistas argentinos que protegen intereses

DESCUBREN QUE EE.UU. TIENE UN GRUPO DE PERIODISTAS ARGENTINOS QUE TRABAJAN PARA PROTEGER SUS INTERESES EN ARGENTINA




Documentos reservados del Departamento de Estado de los Estados Unidos publicados por WikiLeaks, revelaron que la Embajada de ese país en la Argentina "manejaba un grupo cautivo de periodistas argentinos". Los cables datan de la gestión del ex representante diplomático de ese país, Earl Wayne.

En 2007, cuando estalló el affaire de Antonini Wilson, el embajador Earl Wayne admitió haber acudido a ellos para montar una operación de distensión. Qué otras cosas dicen los cables que no publican los medios tradicionales

El cable confidencial 2345, del 14 de diciembre de 2007, remitido por el entonces embajador Earl Wayne al Departamento de Justicia, al FBI y al Consejo Nacional de Seguridad, en Washington, "refleja el interés de Washington por bajarle el tono" a la disputa entre ambos países producto del affaire del venezolano Antonini Wilson", explicando que "en los EE UU la justicia es independiente del poder político. Ese era el eje a imponer".

La nota firmada por el director del diario, Roberto Caballero, consigna que el apartado enviado por Wayne sostiene que "`lo que comenzó con un día negro para la imagen de los EE UU en Argentina –con titulares llenos de ataques de CFK y otros acerca de nuestras supuestas oscuras intenciones- se termina de modo más optimista, ya que el trabajo de los departamentos de Estado, de Justicia y el FBI para revisar y aprobar nuestro proyecto de orientación sobre el tema nos permitió llevar nuestra historia a un grupo cautivo de periodistas argentinos´”.

En su nota, Caballero vincula los dichos del entonces embajadornorteamericano con la nota publicada por el matutino La Nación, que el 13 de diciembre de 2007 tituló: “Según el FBI, la valija de Antonini era para la campaña de Cristina Kirchner”, pese a que en la acusación formal presentada por el FBI ante una corte de Miami, no figuraba el nombre de la Presidenta.
Y hace constar que ante la intervención de la Embajada, "Waine logró su cometido a medias", ya que "el sábado 15, La Nación tituló: `EE UU se despega del caso Antonini´ y en su bajada reflejó: `El embajador Waine aclaró que Washington no tiene que ver con la investigación; defendió la independencia judicial´".

"Lo más llamativo es que ahora se sabe que la Embajada de los EEUU tiene `un grupo de periodistas cautivos, que actúa en sociedad con ella para resolver sus problemas diplomáticos. Sería bueno conocer sus nombres. ¿Habrá que esperar una próxima entrega de WikiLeaks?"
otra muestra de la "manipulación" de la prensa hegemónica el cable confidencial 1311, remitido desde Buenos Aires al Departamento de Comercio de los Estados Unidos –fechado el 31 de diciembre de 2009–, en el que la actual embajadora Vilma Martínez "eleva una síntesis del incidente generado entre ambos gobiernos por las declaraciones del secretario de Asuntos Latinoamericanos, Arturo Valenzuela, ante una docena de periodistas locales, el 16 de diciembre".

Según lo publicado, en esa oportunidad, Martínez escribió que “`a pesar de la amplia gama de temas abordados por Valenzuela (en esa reunión), los medios de comunicación argentinos se concentraron exclusivamente en su observación sobre la preocupación de la comunidad empresarial estadounidense por la inseguridad jurídica y la gestión económica local.´”.

Y continúa que la embajadora, "sorprendida" relató: "Como ejemplo de la naturaleza sensacionalista de gran parte del periodismo, el diario La Nación tituló el 17 de diciembre ‘Crecen los cruces con EE UU por la advertencia de inseguridad jurídica en el país’ y el 18 de diciembre ‘Protesta ante EE UU por las críticas del enviado de Obama’".

"Hay un dato que se le escapó a Martínez", señala el periodista y agrega que "el domingo 16, Joaquín Morales Solá publicó su habitual columna dominical, bajo el siguiente título: “El peor momento en décadas de la relación con Washington”.
Un capítulo aparte merece la construcción de cierto relato canalla de la embajada estadounidense sobre nuestro país. Buena parte de sus fuentes provienen del “grupo de periodistas cautivos”, al que se alude en el cable 2345, de Wayne. Es pura retroalimentación: estos periodistas transcriben los asuntos mirados desde AmCham y luego, los diplomáticos estadounidenses, con la información ya legitimada porque se publicó en los diarios tradicionales, la levantan y la envían a Washington como “asunto confidencial y secreto”. Un circuito cerrado, en general, de malas o pésimas noticias, si se tiene en cuenta la crispación de los medios, donde esos periodistas trabajan, con el gobierno K.

También hay funcionarios oficiales, ex funcionarios oficiales y opositores que le dan letra a la embajada, de modo alegre, con cierto morbo cipayo, ese que asquea a “los nacionales”, como se definía con orgullo Arturo Jauretche
.




SIGANME, ESTARE SUBIENDO NOTICIAS, MANGAS, HISTORIAS PARANORMALES Y ECT...
TAMBIEN PUEDES DEJARME ALGUNOS PUNTOS EN ESTE POST!
0
6
0
2
6Comments