Check the new version here

Popular channels

Egipto da la espalda a Gaza

Egipto da la espalda a Gaza

La población del país más poblado del mundo árabe asiste al conflicto con cierta apatía
Los tribunales egipcios denominan a Hamas "una organización terrorista"









La población de Gaza debe rebelarse contra Hamas hoy mismo. Si no lo hace, entonces merece ser bombardeada". El ultimátum no se escucha en Tel Aviv sino en El Cairo. Lleva la firma de Taufik Okasha, el controvertido presentador de televisión que festejó la persecución a sangre y fuego contra los partidarios de los Hermanos Musulmanes y brindó por la llegada a palacio del ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi. Su arenga, una de las tantas que escupen los medios egipcios, no provocó airadas quejas ni peticiones de disculpa.

La agonía de la vecina Gaza tampoco ha generado las manifestaciones multitudinarias que se registraron en anteriores ofensivas israelíes sobre la Franja. Lejos de la solidaridad que sí ha transitado las calles parisinas o madrileñas, la opinión pública del país más poblado del mundo árabe asiste al drama con -cuanto menos- grandes dosis de apatía. La situación interna ha congelado cualquier compasión hacia Palestina. "Durante el último año la maquinaria estatal ayudada por los medios de comunicación han llevado a cabo una feroz campaña contra la Hermandad y el resto de islamistas etiquetándolos de terroristas. La narrativa oficial ha responsabilizado a Hamas de desestabilizar el Sinaí", explica a EL MUNDO Dalia Ezzat, directora editorial del Tahrir Institute for Middle East Policy.

El movimiento islamista palestino, que gobierna Gaza desde 2006 y comparte ideario con la Hermandad, ha sido una de las cabezas de turco del régimen egipcio. En los meses previos al golpe de Estado de julio de 2013, su nombre protagonizó algunos de los rumores que bullían por el país. Las habladurías reprochaban al entonces presidente Mohamed Mursi haber dejado sin combustible las gasolineras locales para enviarlo a Gaza o urdir sibilinamente la cesión del Sinaí a los palestinos.

Hamas ha sido acusado de cooperar junto a los dirigentes de la Hermandad en la mayor conspiración de la Historia del país y los tribunales lo han designado "organización terrorista" y ha prohibido sus actividades en suelo egipcio. Aunque nunca se han hallado pruebas, las autoridades insisten en que la mano del grupo está detrás del ataque que en agosto de 2012 segó la vida de 16 guardafronteras en el paso de Rafah.

La cantinela y el ajuste de cuentas judicial han propagado la hostilidad hacia Palestina en la sociedad egipcia, polarizada y bombardeada desde medios públicos y privados con proclamas como las de Okasha. "Si los gazatíes se rebelan contra Hamas, Israel dejará de bombardearles y el ejército egipcio les apoyará militarmente para eliminar a este movimiento terrorista", advirtió el presentador en el programa estrella del canal Al Farein, del que es propietario. A su discurso, partidario del plomo israelí que se ha cobrado más de 1000 vidas palestinas, se han sumado otras voces como la de Azza Sami, destacado periodista del diario estatal Al Ahram. "Gracias Netanyahu (primer ministro israelí) y que dios nos de más gente como usted para destruir a Hamas, raíz de corrupción y traición", tuiteó sin un ápice de rubor.

"Es una cobertura pésima, en línea con la ruinosa situación que atraviesa la libertad de expresión en Egipto", reconoce a este diario Gamal Eid, director de la Red Árabe para la Información de Derechos Humanos. "Todos los medios están guardando lealtad al poder. Y con un poder como el que tenemos, que oprime a sus propios ciudadanos, no resulta extraño que también consienta el ataque a otros pueblos", argumenta. El Cairo, cuyo papel mediador ha perdido capacidad de influencia por su animosidad hacia Hamas, ha sido inflexible desde que arrancara la operación Margen Protector. El cruce de Rafah, el único cordón umbilical de Gaza con el mundo, ha sido abierto en contadas ocasiones. Muy pocos han sido, los heridos trasladados a hospitales egipcios. La semana pasada el ejército prohibió el paso por el Sinaí de una caravana de ayuda humanitaria organizada por activistas y opositores. "Los medios y el estado tratan de deformar la imagen de la resistencia palestina para que el pueblo olvide su simpatía histórica", denuncia a este diario Hend Nafaa, activista de derechos humanos y miembro del convoy frustrado.

En una alocución reciente, Al Sisi condicionó cualquier suavización del bloqueo que padece Gaza desde 2007 y del que Egipto es cómplice a la firma de la propuesta de alto el fuego rechazada por Hamas, que exige precisamente la reapertura permanente e inmediata del paso de Rafah. Hace dos años, la ofensiva israelí cesó en ocho días y dejó 155 muertos en el bando palestino tras la exitosa intervención del islamista Mohamed Mursi, que llamó a consultas al embajador egipcio en Tel Aviv; abrió el cruce y envió a Gaza a su primer ministro Hisham Qandil en una visita insólita.

"El Egipto de 2014 es un mundo parte al de 2012. La propuesta es similar a la de entonces pero no idéntica. Hamas entonces sí estuvo involucrado en las negociaciones. Ahora no", enumera Ezzat desgranando las diferencias que, de momento, han convertido en infructuosa la interlocución egipcia. Sin embargo, pese a la apatía popular y la demonización de la Franja, el país -árbitro por ubicación geográfica y respaldo internacional- no puede ignorar lo que sucede en Gaza. "El precio de hacerlo es demasiado alto", indica la analista.
0
0
0
0
0No comments yet