Check the new version here

Popular channels

Ejecutados por ver telenovelas

Diez afiliados al Partido de los Trabajadores han sido fusilados frente a 10.000 personas

Se les imputaron delitos de cohecho, de seducción de mujeres y de consumo de televisión

Ya son 50 los miembros del Gobierno que han sido públicamente ajusticiados este año





Ver la televisión puede suponer un delito si quien lo hace pertenece al régimen de Corea del Norte, especialmente si además es cercano a los opositores de Kim Jong-un. En esta falta han incurrido miembros de su propia formación política, el Partido de los Trabajadores, por lo que han sido fusilados junto a otros, acusados de "mujeriegos" y de delitos de cohecho, en un estadio de la ciudad de Wonsan frente a 10.000 personas, según fuentes del Servicio Surcoreano de Inteligencia que cita 'The Telegraph'. Esta agencia habría denunciado las ejecuciones en un informe presentado ante el parlamento surcoreano este martes.

El ajusticiamiento público ha puesto fin a la vida de, en total, diez oficiales que mantenían vínculos con Jang Song-thaek, el tío del líder norcoreano que fue arrestado en 2013 por una supuesta serie de crímenes contra el Estado. Una purga similar tuvo lugar en noviembre del pasado año, de acuerdo con información publicada por 'The Independent', cuando alrededor de 80 personas fueron asesinadas por ver shows televisivos surcoreanos.

Estos fusilamientos elevan a 50 el número de miembros del Gobierno que han sido ejecutados en público por orden de su líder en lo que va de año. La contínua eliminación de aliados de Song-thaek -pontenciales opositores- que lleva a cabo Pyonyang tiene como objetivo fortalecer la base de poder de Jong-un. Por su parte, el líder norcoreano, que lleva tiempo desaparecido por haber sufrido fracturas en los dos tobillos ocasionadas por su sobrepeso, ha reaparecido en público tras superar una operación en la que se le han extirpado los quistes de estas articulaciones, según informaciones filtradas por espías de Corea del Sur y recogidas por 'The Independent'. Sin embargo, el mandatario podría volver a recaer por la misma causa: su sobrepeso.

Contrabando cultural

La cerrazón de Corea del Norte justifica que su Ejecutivo haya impuesto un férreo control sobre los medios de comunicación nacionales. Además, se esfuerza por mantener los productos culturales e informativos extranjeros fuera de las fronteras del país, en parte gracias a la limitación del acceso a internet, aunque esta labor se ve dificultada por la proliferación de dispositivos móviles.

"Simplemente por la manera en que se viste la gente se puede intuir el acceso a la información que tiene", explica Matthew Reichel, fundador del Proyecto Pyongyang -un grupo que organiza viajes de estudios para extranjeros a Corea del Norte-, a 'VICE News'.

Según 'The Telegraph', detractores del sistema de Pyongyang confiesan que películas y programas pirateados de canales de televisión chinos y surcoreanos se pueden conseguir con relativa facilidad en el país y que son un codiciado producto en el mercado negro; se ofrecen camuflados en DVD, tarjetas de memoria o incluso radiocasetes.

De acuerdo con 'The Independent', cualquier persona que sea sorprendida introduciendo este material o traficando con él puede ser sentenciada a muerte por un crimen contra el Estado. Es conocido que espectadores de programas extranjeros han sido anteriormente condenados a años de internamiento en campos de concentración o trabajos forzados.

Hackers norcoreanos han llegado incluso a acceder a smartphones del país vecino utilizando programas disfrazados como aplicaciones de juegos, de acuerdo con el informe de la agencia de Seúl, que advierte además de que Pyongyang ha aumentado la capacidad de los campos de concentración en los que recluye a prisioneros políticos.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New