El arte de los chicos de la calle se muestra en el Concejo

Se inaugura este martes una muestra en la que se exponen obras realizadas por pibes que limpian parabrisas en Oroño y Pellegrini. Ellos asisten al Taller de la Rotonda, una iniciativa que les permite encontrar un canal de expresión y también les brinda posibilidades de capacitación



Este jueves, en el marco del Mes de la Infancia, se inaigurará en el Concejo Municipal una particular muestra de arte: se expondré la producción de “los chicos de la rotonda”, un grupo de pibes que limpia parabrisas en Oroño y Pellegrini. Estos chicos vienen trabajando desde hace dos años en un taller de arte y expresión, a través una iniciativa conjunta de la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad y el Museo Castagnino.

“Pensamos que los chicos gradualmente pueden ir dejando la situación de calle si uno puede conectarlos con otras actividades por medio de sutiles herramientas como pueden ser las del arte. Es así que el taller de arte y expresión de la rotonda empezó a ser un nexo entre el duro trabajo diario de limpiar vidrios de autos y la necesidad de decir y expresar en otras superficies, a través de la pintura, lo que a ellos les pasa”, explica una de las responsables del taller, Alejandra Moreno.. “Primero hubo que ganar su confianza, eso fue fundamental pues hubiera sido muy distinto el resultado si la misma no existiera; los chicos se encontraron con el taller en el momento en que sintieron que contaban con nosotros para expresar su realidad”, agregó.

Hubo toda una etapa recorrida para generar acercamientos entre los coordinadores del taller y los chicos, se implementaron paulatinamente estrategias de trabajo en la calle a distancia intermedia entre el museo y la rotonda. Por lo general pintan sobre un tablón con caballetes en el mismo parque, así los chicos no interrumpen su trabajo. Aunque algunas clases son en las escalinatas del Castagnino y otras pocas muy puntuales dentro del museo. “Es que los chicos no quieren abandonar su actividad, entonces van y vienen, lavan vidrios y pintan, trabajan y se expresan, con pinceles, con sus secadores”, relata Alejandra.

Para realizar su trabajo los chicos, que son parientes o amigos, están muy organizados, cumplen horarios y se relevan. “Nosotros, los coordinadores, interactuamos con ellos y nos ha tocado en verano dar el taller en la calle y yo realmente me descomponía del calor que hacía. Ellos conviven con esas situaciones”, dice Alejandra.

“Nuestras ideas y acciones se articulan como puentes entre su realidad de calle y otras opciones reales, y para que puedan tener capacitación hemos generado un sistema de becas. Así, reciben una suma que luego deben rendir para –por ejemplo– aprender mecánica, actividad que realizan en las cercanías del parque. Ellos piden opciones para capacitarse en un oficio que les pueda dar un empleo futuro, pero indocumentados y con el estigma de ser chicos de la calle ¿quien los tomaría en un empleo formal? Tiempo atrás recibieron una capacitación en Parques y Paseos realizando actividades de jardinería y mantenimiento, también aquí cerca en el parque. Se intenta trabajar con ellos en la cercanía de su lugar de trabajo: el parque, porque así es más gradual la transición entre las esferas de la calle, la capacitación y el trabajo”, explica Evangelina Colonese, de Promoción Social.

http://rosario3.com/noticias/noticias.aspx?idNot=40121

Clickeando a Lenny Mis Otros Posts


http://www.gheos.net/js/clock/clock.swf