Check the new version here

Popular channels

El auge de las cirugias vaginales

La cirugía estética llega a la vagina por el auge del tanga y el culto a la belleza
Cada vez más jóvenes deciden recortarse los labios menores para mejorar su apariencia

La cirugía estética ha llegado al rincón más íntimo de la mujer. Cada vez más chicas deciden entrar al quirófano para recortarse los labios inferiores de la vulva por motivos exclusivamente estéticos. En los dos últimos años, las clínicas privadas de ginecología, y en menor medida las de plástica, han constatado un paulatino incremento de la demanda de reparación vaginal. Las solicitudes no se han disparado, pero crecen día a día. El auge del tanga y el valor desmedido que la sociedad actual concede a la belleza explican, según los expertos, el creciente éxito de este tipo de intervenciones.

«La estética ha llegado a la entrepierna femenina. Hace sólo diez años, si el tirante del sujetador de una mujer se quedaba a la vista, siempre había alguien cuidadoso que le alertaba 'oye, que se te ve el 'suje'; y ella, como que no quiere la cosa, se lo cubría. Pero ahora no. Ahora, los tiempos han cambiado y la moda es enseñarlo todo. Las mujeres visten con trasparencias, van por la calle con el ombligo al aire y se arreglan los labios menores». El ginecólogo José Gurrea, de la clínica Euskalduna de Bilbao, corrobora así el crecimiento que estas intervenciones han experimentado desde hace un par de años.

Las solicitudes comenzaron de manera aislada, al principio como una simple demanda de información. En la actualidad, aunque no se han disparado las intervenciones de cirugía vaginal, los expertos sí han empezado a detectar una tendencia al alza. Por ejemplo, la clínica Euskalduna practica ya una media de diez labioplastias al año.

Pérdida de placer

La intervención, que se practica tanto por métodos convencionales como por tecnología láser, es muy sencilla y viene a prolongarse entre media hora y cuarenta y cinco minutos, en función de la técnica utilizada. Según la ginecóloga Jaione Zulueta, existen dos procedimientos, que son muy similares. Uno consiste simplemente en recortar los bordes de los labios inferiores. En otras ocasiones, el especialista realiza una pequeña incisión en forma triangular en cada labio, extirpa esa porción de piel y cose el reborde (zetaplastia).

De esta manera, el ginecólogo salva la parte externa del órgano y evita, al menos en teoría, uno de los mayores temores de las pacientes: la posible pérdida de sensibilidad. Los especialistas no se ponen de acuerdo en este terreno. Algunos, como Gurrea y como el presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, José Manuel Pérez Macías, sostienen que ni siquiera la parte más física del placer sexual se ve mermada por el corte. La intervención, a su juicio, sólo quita una parte del labio que «apenas es piel y mucosa».

Jaione Zulueta, que analiza este asunto con ojos de mujer, no lo tiene tan claro: «Quieras o no, la zona de los labios es supersensible. Sí se ha descrito que si practicas determinadas incisiones pueden verse afectadas todas las terminaciones nerviosas que sesgues. Pero ellas prefieren tener una mejor apariencia, aunque sea a costa de sacrificar un poco su placer sexual». La experiencia también ha demostrado que, en ocasiones, las pacientes atribuyen a la cirugía lo que se trata en realidad de un problema que sólo está en su mente.

Antes, las pacientes que acudían a la consulta del cirujano plástico para ser intervenidas en la vagina eran, fundamentalmente, mujeres que habían sido madres en repetidas ocasiones y cuyo órgano sexual había perdido flaccidez como consecuencia de partos reiterados. Ahora, la mayoría de las que acuden a su ginecólogo para ser intervenidas son chavalas jóvenes, de 18 a 25 años, que quieren lucir un mejor tipo. «Sólo he intervenido a una mujer mayor de 40 años», corrobora Zulueta.

Exhibición del cuerpo

Algunas explican al especialista que practican determinados deportes, como el ciclismo, y que les molesta el sillín. Otras veces, argumentan que se sienten acomplejadas cuando, después de hacer gimnasia, se duchan y se ven con unos labios más desarrollados que sus compañeras. En la mayoría de los casos, sin embargo, las razones estéticas sobresalen sobre las demás.

«Yo creo que existen además de éstas otras razones», apostilla el ginecólogo José Gurrea. «Por un lado, se ha puesto de moda el tanga brasileño, que parece hilo dental; y, claro, todo molesta. También han evolucionado las prácticas sexuales. En la película 'El gatopardo' se ve una escena en la que Burt Lancaster pregunta a uno de los protagonistas: '¿No has visto a tu mujer desnuda?', y él le responde: '¿A mi mujer desnuda? Mi mujer tiene un camisón con un agujero'. El sexo oral, evidentemente, no era lo que es en la actualidad. Y además -añade el especialista- la moda lleva a una exhibición cada vez mayor del cuerpo femenino».

La intervención, que viene a costar unos 500 euros, suele provocar al principio una ligera inflamación, que se baja en unas semanas. Los médicos recomiendan no mantener relaciones íntimas durante mes y medio. La ginecóloga Jaione Zulueta aporta una última reflexión sobre esta cirugía. «Las mujeres siempre nos hemos quejado de que sólo nos quieran por el físico. Resulta paradójico que hayamos reivindicado durante tanto tiempo que nos quieran por nuestra forma de ser y que ahora seamos nosotras mismas las que busquemos la perfección en todos los campos. Queremos tenerlo todo controlado para despertar el deseo del varón. No deja de chocarme».

Link: http://servicios.elcorreodigital.com/vizcaya/pg050927/prensa/noticias/Sociedad/200509/27/VIZ-SOC-046.html
+1
4
0
4Comments
Filprafa

Con lo bien que besan esos labios para qué operarlos! (me refiero a la generalidad, no a
la dama que justo posteo en este mismo espacio y a quien no conozco)

0
Gothika05

jajajajajajajajajajaajajajajajaajajajajaj

0
Adrius

gothika: si te agarra http://txc.net.au/~mapie/motumb1.jpg no vas a tener opcion,
operarse, o volcar en lugar de mear DE POR VIDA

0
Gothika05

ni en pedo me cirugeo la chochi 😯

0