Canales populares

El auto, un dolor de bolsillo: por suba en las naftas

Economía Por Patricio Eleisegui


Jueves 23 de Octubre de 2014 15:26:00


El auto, un dolor de bolsillo: por suba en las naftas se impone el "carpooling" y crecen conversiones a GNC


23-10-2014 Cada mes, mantener y usar un vehículo representa una importante erogación. Expertos anticipan que, por los incrementos que se esperan en surtidores, el presupuesto será incluso más elevado hacia fin de año. Frente a esto, más argentinos buscan la forma de achicar la "factura" y pagar menos







El debate sobre el presente y futuro del poder adquisitivo se adueñó de la agenda. Consultoras privadas estiman que, con una inflación moviéndose por encimad el 40% y ajustes en las remuneraciones del 30%, este año los salarios caerán 10 puntos en términos reales.

En tanto, algunos funcionarios, como el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, consideran que no hay una retracción en el poder de compra.

Sin embargo, para intensificar el debate, economistas kirchneristas que conforman la Gran Makro, se diferenciaron del Gobierno al admitir que hay una "pequeña pérdida" del salario real.

En este contexto, uno de los rubros que más viene incrementándose, incluso muy por encima del índice de precios que miden legisladores de la oposición, es el de las naftas: en los últimos 12 meses, los ajustes al alza en los surtidores sobrepasaron el 60 por ciento.

Así, la suba que registró este ítem en un año, superó con creces a la evolución que tuvo el dólar oficial (suba del 44%), así como también al movimiento de la divisa en el circuito paralelo (50 por ciento).

Las perspectivas incluso son más preocupantes si se toma en cuenta lo vaticinado por entidades como la Federación de Combustibles de la Provincia de Buenos Aires (FECOBA), cuyo titular, Luis Malchiodi, estimó que el litro de nafta costará $20 a principios del año próximo, producto de lo que considera como "la peor política energética desde que se conoce que existe petróleo en el país".

Es en este complejo contexto en el que el precio de los combustibles se convirtió en una gran preocupación para todos los propietarios de un vehículo.

Sucede que éste es uno de los gastos más importantes que deben enfrentarse a diario. Para ello, basta comparar cuánto sale llenar el tanque hoy en relación con los valores de un año atrás.

En la actualidad, cargar al tope con 55 litros un vehículo implica desembolsar casi $660 en caso de que se opte por súper, cuyo valor ya supera los $12 en la Ciudad de Buenos Aires. En octubre del año pasado, este gasto apenas superaba los 400 pesos.

Así las cosas, el propietario de un auto seminuevo de gama media, que le de un uso regular y guarde la unidad en un garage, deberá destinar, en promedio, más de $5.000 mensuales, tal como se desprende del siguiente detalle:

• Combustible: $1.500 (cargando nafta súper, sobre una base de 1.250 kilómetros al mes, lo que equivale a 42 kilómetros diarios promedio).
• Seguro: $1.200
• Estacionamiento: $1.700 (valor promedio para zonas como Barrio Norte o Recoleta).
• Patente: $550 por mes ($1.100 bimestrales)
• Service básico: $312 por mes (proporcional, sobre un precio de $2.500 por un service cada 10.000 kilómetros).

De esta forma, los costos se dispararon a punto tal que los casi $5.000 calculados para el mantenimiento y uso de un seminuevo ya representan más que lo que puede representar el alquiler de un departamento de tres ambientes en Belgrano.

De este modo, el de la nafta pasó a ser uno de los ítem de mayor peso a la hora de moverse con un vehículo. Incluso, si el usuario optara por cargar Premium, la erogación mensual será mayor, acercándose a los 1.700 pesos.

Paralelamente, realizar un "viajecito" durante el fin de semana, implicará destinar un presupuesto extra en combustibles. Hacerse una escapada desde Buenos Aires a alguna ciudad balnearia de la Costa Atlántica, puede representar cómodamente unos $1.000 sólo en nafta. Bajo estas condiciones, esto eleva el gasto asociado a un auto a los $6.500 mensuales, sin contar peajes.

Este último, por cierto, tampoco es un punto menor, dado que los mismos ya acumulan dos alzas en lo que va del año.

Así, una persona que viaja por la Autopista del Oeste y tiene que pagar los dos peajes en horas pico y luego sumar el de la 25 de Mayo, puede tener que llegar a destinar hasta $96 por día.

YPF marca la tendencia
El impacto de las continuas subas en el precio en los surtidores viene profundizando un fenómeno que no se venía en años: la baja en la demanda de combustibles que, según datos de la Secretaría de Energía a los que accedió este medio, en agosto fue del 4% en el caso de las naftas y del 5,5% para el gasoil.

Marcos Leonetti, director de EconomíaOnline, consideró que, poco a poco, se está dando la tendencia de que más argentinos opten por reducir el uso del vehículo, lo que a su vez está repercutiendo en una menor demanda en los surtidores.

"En épocas de holgura económica no se repara mucho en algunos gastos. Pero en momentos de estancamiento, es esperable que se observe una caída en la tasa de variación de la venta de combustibles, tal como sucede ahora", destacó a iProfesional.

Desde CECHA, la cámara que aglutina a los empresarios del expendio de naftas, su secretario, Raúl Castellano, reconoció la baja en la demanda.

No sólo eso, anticipó que este comportamiento se profundizará, dado que YPF continuará con su política de aumentos, que suele ser seguida muy de cerca por la competencia.

"Si bien en el mundo el barril se está abaratando, en la Argentina los valores de los surtidores siempre se suelen manejar de acuerdo al componente político. Por ende, hay que descartar bajas en los precios", comentó a iProfesional.

"YPF hoy fija los valores en el mercado. Y es quien lideró cada uno de los incrementos, que totalizaron casi un 40% en lo que va del año y cerca de un 70% en los últimos doce meses. Es decir que, si esta tendencia continúa, en breve estará duplicando la inflación", acotó.

Boom de conversiones a GNC
En este contexto en el que los combustibles líquidos se disparan, avanza a paso firme la conversión de vehículos a gas natural comprimido (GNC).

La razón es que, mientras que el litro de nafta puede cotizar por encima de los $13, el metro cúbico de gas promedia los 3 pesos.

De la mano de esta brecha en los precios, entre enero y julio de este año casi 130.000 nuevos vehículos pasaron a moverse con GNC. Esta cifra representa una suba de casi 50% respecto del mismo período de 2013.

De mantenerse este ritmo, la industria del GNC alcanzará un nuevo récord este año.

Para apuntalar esta demanda, la Cámara de Expendedores de GNC viene alentando la puesta en marcha de nuevos puntos de expendio. De acuerdo con datos de la entidad, un total de 27 estaciones de GNC fueron inauguradas en todo el país durante el último año.

De ese total, cinco están ubicadas en la provincia de Córdoba, cuatro en Buenos Aires, una en Entre Ríos, dos en La Pampa, cuatro en Santiago del Estero, una en Santa Fe, una en Neuquén, dos en Jujuy, dos en Salta y cinco en Tucumán.

Con relación al gasto que demanda convertir un vehículo, desde la consultora Abeceb precisaron a iProfesional que el costo de un equipo de GNC y su instalación se mueve en una franja que va de los $5.000 a los $10.000, dependiendo del tipo de tecnología y capacidad del tanque.

"A los precios actuales, un auto promedio amortiza la instalación de un equipo en alrededor de 11.000 kilómetros. Luego de haberse colocado el dispositivo, el ahorro al día de hoy es de unos $75 cada 100 kilómetros", remarcaron desde la consultora.

Un punto no menor es que, del total de equipos que se han vendido hasta estos días, se calcula que un 65% son de quinta generación, es decir, de los más modernos en plaza, que de a poco irán perdiendo terreno en manos de los de sexta generación.

La opción de compartir
Ante este cuadro de situación, comienzan a darse otras tendencias propias de momentos de crisis. Una de ellas es que cada vez más gente está dispuesta a compartir el auto (y los gastos) para ir a trabajar.

Esta modalidad, que en el mundo se conoce como "carpooling", incluso ya alienta emprendimientos como Sincropool, que se dedica a facilitar traslados corporativos.

Al respecto, Eduardo López Ortiz, uno de sus impulsores, destacó: "Nuestra empresa ya tiene como clientes a Volkswagen, MercadoLibre, Techint, Santander, y ahora vamos a incorporar a Ford. También tenemos acuerdos con compañías de México y Perú. Lo que se hace es desarrollar una plataforma para los empleados de cada firma".

"En ese espacio, una persona se registra como conductor o pasajero. Y puede, en el caso de ser conductor, ofrecer un viaje a otros de la misma empresa. Sus compañeros, logueados en la misma plataforma, se contactan para sumarse como pasajeros y así compartir los gastos", explicó.

Según López Ortiz, de esa manera, los empleados de las compañías en cuestión se vinculan a través de un ámbito seguro, interno, y pueden así dividir costos de nafta, estacionamiento o peajes.

"La suba de costos hace que las empresas le ofrezcan estos beneficios adicionales a sus empleados", destacó.

Paralelamente, existen empresas que ya ofrecen "carpooling" sin intermediarios como un beneficio para sus empleados.

Un caso concreto es el de Mercedes Benz, que creó Teneslugar.com para sus trabajadores, y ahora lo comparte con el laboratorio Bayer.

Como ya se dijo, también existen plataformas abiertas. Alejandro Van Morlegan, uno de los creadores de Vayamos Juntos, que se usa en las redes sociales, contó: "Tenemos 60.000 usuarios, y si bien algunos comparten los viajes cotidianos, muchos se conectan para los fines de semana o incluso para viajar en las vacaciones".
0No hay comentarios