Check the new version here

Popular channels

El autor porno que escribía cartas de amor


El autor porno que escribía cartas de amor



Dispuestos a elevar un par de grados el termómetro corporal en pleno verano nos lanzamos a devorar un libro que habla de bajas pasiones y de amor. ¿Acaso no todo se reduce a eso? Tenga especial cuidado porque El pudor del pornógrafo (1985) del escritor argentino Alan Pauls, reeditado por la editorial Anagrama, esconde en sus líneas otro frenesí, el de la escritura.

La ópera prima del autor argentino narra cómo el desenfreno de la escritura mantiene a su protagonista atado a su escritorio, día y noche. Allí se dedica a dar respuesta, en forma de carta, a perversiones -reales o inventadas- que hombres y mujeres le escriben. Esta excéntrica tarea no le permite salir de casa ni apenas dormir para dar salida a un enorme volumen de trabajo. El personaje se postula así como un anti Bartleby, ya que al contrario que el protagonista del famoso cuento del escritor norteamericano Herman Melville, Bartleby, el escribiente, que decide dejar de escribir, éste no puede abandonar su extenuante labor.

El personaje del que no conocemos su nombre, ni siquiera una inicial, tiene un dulce descanso, asomarse a la ventana para ver a su amada Úrsula frente al amplio parque que hay frente a su casa. Hasta que un día ella decide cambiar las reglas de juego y acercarse a él. Y no encuentra mejor forma de hacerlo que a través de carta.


El terror del pornógrafo

Uno de los terrores del pornógrafo es que las letras que le escribe a su amada se pierdan o sean interceptadas. Ese miedo a que ella no pueda leer lo que él le escribe hace que entre en acción un amigo íntimo de Úrsula que recoge y entrega las misivas, escondido tras una máscara. La aparición de este personaje dispara la intriga que no tarda en aparecer en las cartas del protagonista. A través de sus cartas seguimos el giro de los acontecimientos y descubrimos alguna que otra perversión.

0
0
0
0No comments yet