El backstage de la chica crónica, palpitando el superclásico