Check the new version here

Popular channels

El conflicto social viene marchando



El conflicto social viene marchando... a paso redoblado: en septiembre, a Plaza de Mayo

Demasiado tiempo la Administración Cristina ha subestimado la existencia de la inflación y sus consecuencias. En el imaginario de los K, la inflación es parte del crecimiento, el costo que hay que pagar por mantener elevada la demanda interna. Y, por lo tanto, puede ser neutralizada o minimizada con algunas medidas vinculadas al control de precios. Falso. Sus consecuencias son el conflicto social porque más golpea a los asalariados, quienes inician sus reclamos contra los patrones y contra los gobernantes. Para colmo de males, hace tiempo hay inflación con recesión. El conflicto social está lanzado porque la Administración Cristina se niega a quitar el Impuesto a las Ganancias a los salarios (un absurdo que, en verdad, es una doble imposición y que extraña que los sindicalistas no hayan iniciado múltiples demandas judiciales, intimiando a los patrones, tal como lo sugiere el contador Guillermo LoCane) y se niega a reabrir paritarias. La Administración Cristina afirma que es un conflicto político y nada hace para bajar la inflación, intentando medidas inútiles para reanimar la demanda interna. Serán meses terribles.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, minimizó la adhesión y acatamiento del paro general opositor convocado por las CGT y CTA opositoras y rechazó otra vez la posibilidad de subir el piso del mínimo no imponible del Impuestos a las Ganancias y la reapertura de las paritarias.

"No se puede decir que lo que hoy ocurrió fue un paro general o nacional ¿cómo va a ser un paro general si los metalúrgicos, los trabajadores de la construcción, la administración pública, el transporte y el comercio funcionaron?", se preguntó el funcionario.

"Más de 50 organizaciones sindicales de todo el país no participaron de la medida. La medida fue decida sobre un conjunto de organizaciones sindical que se expresaron y que intentaron producir un daño económico, pero no lo han logrado", manifestó en conferencia de prensa en la sede de la cartera laboral.

Según datos oficiales, la concurrencia a lugares de trabajo fue entre 55% y 65% en el conurbano, del 80% en la zona centro; del 65% en la zona pampeana; el 80% en Cuyo; el 85% en el NEA; del 75% en el NOA; y del 65% en la zona austral del país.

"El aparato productivo del país funcionó normalmente. Llamo a la reflexión a cualquier que haya querido producir un daño al aparato productivo y al gobierno nacional, que ha trabajado. En la industria no hubo ninguna afectación. En el sector industrial de La Matanza hubo 98% de actividad", agregó.


Tomada también aseguró que los "protagonistas del rating de hoy" fueron "los cortes de calle, bloqueos de accesos, piquetes en las fábricas". Sin embargo, el ministro consideró que esas protestas callejeras "desprestigian, distorsionan y debilitan cualquier protesta y la convierte en un hecho de minorías".

Además, Tomada repudió "la violencia ejercida" sobre los conductores de los medios de transportes. "Nunca son los trabajadores lo que comente estos hechos en contra de los trabajadores", dijo, y añadió: "Espero que sean hacho minoritarios y no sean la expresión real de esta manifestación".

En la ronda de preguntas, el abogado fue consultado sobre la reacción que tendrá el Gobierno ante la huelga. "Me preguntarán ¿después del paro qué? Hoy estuvimos con el jefe de Gabinete (Jorge Capitanich), organizaciones sociales y sindicales, poniendo en marcha una nueva ampliación de derechos para más de 100.000 trabajadores lamineros, invisibilizados permanentemente, explotados por una cadena de valor que hacia arriba tiene beneficios", señaló. "Esto es lo que hicimos hoy y vamos a hacer mañana, por más inclusión más derechos", subrayó.

En ese marco, descartó por ahora cambios en Ganancias. "Hoy el jefe de Gabinete lo ha expresado claramente. Está vinculada con un sector de trabajadores, que tienen los mejores ingresaos y representan un 10%, tan respetable como el resto. Los que trabajamos por el mejoramiento del ingreso, tenemos otras preocupaciones como prioridad", aseguró, aunque remarcó: "No es un tema que en algún momento no se pueda abordar, pero tenemos otras prioridades".

"La mayoría de los trabajados no tienen nada que ver con Ganancias. (Luis) Barrionuevo plantea este problema cuando sus trabajadores no tienen nada que ver con Ganancias y el año pasado dimos una respuesta contundente, con un piso altísimo", enfatizó.


También rechazó una reapertura de las paritarias. "No tengo que poner un excesivo énfasis en un tema que está resuelto en las propias partes de los convenios colectivos de trabajo. Son las reglas y desde ya serán acatadas. No hay razones ni clima para reabrir las paritarias. De tanto reiterar estas preguntas parece que fuera un tema importante, o demando, pero la inmensa mayoría todavía no se han terminado de cobrar el segundo aumento, quedan uno o dos tramos más para cobrar", subrayó.

"Un paro siempre es un hecho político. No tengo duda que el trasfondo de este accionar tiene que ver con el posicionamiento frente a un futuro escenario, y de quienes detentan estos grupos sindicales ante los opositores", concluyó.

Hacia la movilización a Plaza de Mayo

"Cuando llegan al poder se olvidan de los gremios", lanzó el gastronómico Luis Barrionuevo, en explícita queja ante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

En una conferencia de prensa conjunta con Hugo Moyano y Gerónimo Venegas, de Uatre, en la sede de la CGT, los referentes del sindicalismo opositor insistieron en que "El Gobierno niega la realidad", dijeron, y enseguida advirtieron que "el próximo acto no lo vamos a hacer en el Patio de las Palmeras (de la Casa Rosada, donde suele hablar Cristina), lo vamos a hacer en la Plaza de Mayo".

En cuanto al acatamiento, Moyano destacó: "Hemos interpretado la voluntad de la gente", y manifestó que se sienten "satisfechos por la adhesión a pesar de las presiones del Gobierno". Según Moyano, "los colectivos anduvieron y la gente no fue a trabajar. No necesitamos de la UTA. El paro tuvo contundencia y eso demuestra la voluntad de la gente de protestar".

Moyano destacó: "Ha tenido un acatamiento muy importante, que ha superado, el 80%, 85% y 90%. Hubo acatamiento de los gremios que organizan el paro, pero hubo una adhesión muy importante de los gremios que no convocaron".

Barrionuevo insistió que ellos no tienen "nada que ver con los piquetes", y que "los hacen los compañeros de izquierda por despidos y suspensiones. Nosotros hicimos dos paros, no nos adjudiquen los piquetes".

"No queremos dar porcentajes ni nada que se parezca, pero sí hacer un profundo agradecimiento a los trabajadores por haber decidido acompañar esta jornada de protesta", dijo Moyano y agradeció a la Federación Agraria, la FUA, y la CTA de Pablo Micheli.

"No vale la pena" contestar sobre porcentajes de acatamiento al paro porque "se vio a través de la televisión", insistió Moyano cuando los periodistas le pidieron si tenía una respuesta a la aseveración del Gobierno nacional de que la medida de fuerza no fue cumplida por el 75% de los gremios y que la gran mayoría de los argentinos fue a trabajar.

Barrionuevo sostuvo que "esta medida fue contundente", y remarcó que "si no hay respuesta del Gobierno a los reclamos, vamos a profundizarlas".

"En Capital ha habido muchos vehículos, remises o taxis, pero con poca gente. Los colectivos estaban vacíos. La gente, a pesar, de tener los vehículos de transporte iban a vacíos", enfatizó el camionero. "Si bien ha habido colectivos en Capital, iban vacíos o con cuatro, cinco personas. Los medios de transporte no son los que garantizan el paro, sino la voluntad de la gente que adhirió al paro", agregó Moyano, quien rechazó la declaración del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien aseguró que el 75% de los trabajadores no adhirió al paro. "¿Quién lo dijo? ¿Quico?", se preguntó irónico. "Es un chiste más, él vive de eso, tiene la obligación de decir esas cosas", completó.

El petrolero Guillermo Pereyra, Nº 2 del camionero en la CGT, también celebró la efectividad de la huelga. "No fue nadie a trabajar, la gente acata las órdenes de los cuerpos orgánicos", sostuvo y aclaró que su central obrera "no hizo ningún corte en el país".

El senador neuquino no descartó una nueva protesta para el próximo mes. "Al final del día evaluaremos cómo seguimos. Un nuevo paro lo tiene que decidir la comisión directiva, como en el caso de los Camioneros que conduce el compañero Pablo Moyano", señaló.
0No comments yet