Check the new version here

Popular channels

El Contra Recargado (Diario Olé)



Festeja sus 10 años con un libro y le pega no ya al deporte sino a todos: del Papa a la Negra Sosa. Ni Dios se salva.

Desde el lunes estará en todas las librerías, diez años después de su primera aparición en Olé, y con muchas novedades. El Contra que publica Editorial Planeta es distinto del que se vio hasta ahora. No en las salvajadas que dice, que siguen intactas, sino en los blancos de esas críticas. Por supuesto, no falta el deporte, pero se agregan a la lista los próceres de la patria, los políticos actuales, el espectáculo, las mujeres, el Papa... Y ataca todos los mitos: ¿el mate es argentino? ¿Y el dulce de leche?

Advierte Juan Becerra -escritor y columnista de Olé- desde el prólogo: “El Contra, personaje verbal de Antonio Serpa llevado al extremo de la incorrección ideológica, reproduce con toda la gracia y la violencia del pensamiento salvaje esa pésima costumbre argentina de ser indulgentes con nosotros e implacables con los demás”.

Olé te brinda un pequeño anticipo del libro tocando apenas un puñado de los muchísimos personajes y temas que se desarrollan. A ver...

El Papa Francisco. Muchos se sorprendieron con la elección de un Papa argentino, pero todo tiene su razón de ser. Por empezar, la Iglesia está en franca decadencia, así que la designación de Bergoglio es lógica. Los curas argentinos están acostumbrados a los quilombos mejor que cualquiera y, después de todo, si éste llegaba a tomar decisiones inconvenientes y por eso lo liquidaban, ¿cuánto perdía la humanidad? Después de todo, era un argentino... Pronto empezaron las exageraciones hasta convertirlo en mito. El mismo obispo que condenaba el aborto, el divorcio y la homosexualidad, pasó a ser el Papa bueno, el Papa sencillo, el comprensivo, casi, casi pro puto.

Manuel Belgrano. La historia está llena de mentirosos con buena prensa... Belgrano, peinado de prócer medio afrancesado, es tal vez el mejor ejemplo. Su historia puede resumirse así: tan loser fue como militar que tuvo que dedicarse al diseño y a la moda para obtener algún reconocimiento. Entonces el tipo “creó” la bandera a orillas del Paraná. En realidad fue un autoplagio, porque copió los colores de la escarapela, que él mismo había creado, les dio otra disposición (una redonda, la otra rectangular) y le clavó el sol en el medio. Ahí tenemos entonces nuestra enseña patria: celeste cielo, blanco nube, sol. Al tipo le bastó mirar para arriba para quedar como el creador. Y la verdad, después de todo no es como para hacer tanto quilombo: los mismos colores de bandera tienen Honduras, El Salvador, Uruguay… No se trató precisamente de una originalidad,

Susana Giménez. La mina hizo de su ciclo un éxito (ay, Argentina), dejó de exhibir su cuerpo cuando agotó todas las instancias de dietas y cirugías y hasta llegó a editar su propia revista, Susana, un reflejo de su mundo feliz donde los dinosaurios, por ejemplo, no se extinguieron... O donde Palermo convirtió no ya 222 goles, sino 222.000... Por suerte, la revista no tiene pretensiones de engañar a nadie. Ya desde el slogan avisa que no es precisamente una entrada a un universo de reflexiones y que no se requiere de la menor preparación: “Para que te guste, sólo tenés que ser mujer”. ¿Queda claro?... Te podés haber llevado la mitad de las materias de salita de 4 que igual te sobra para entenderla.

Vilas, el número 1. Uno de los grandes mitos argentinos de exportación es Willy Vilas, adorado y señalado casi como el padre del tenis en la Argentina. Y la verdad, el tipo ganó unos cuantos títulos, algunos incluso de Grand Slam (tampoco hay que exagerar: hasta Gastón Gaudio ganó uno). Pero en la historia, entre los grandes de verdad, no figura... Hasta el Chino Ríos fue N°1 (un chileno, sí, que ni lugar para canchas tienen, deben jugar al frontón contra la cordillera). Vilas no, muchachos. Vilas fue 2...

Es sólo un anticipo: hay 250 páginas más esperando...
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New