Check the new version here

Popular channels

El día en que Chile estuvo contra los africanos





El día en que Chile alegó contra los “africanos” en Copa América/

El elenco nacional se llevó un estrepitoso 4-0 en su debut en competencias internacionales, ante Uruguay.



El fútbol aún no tenía la popularidad de estos tiempos. La pelota de cuero había sido traída por los ingleses, como la mejor importación jamás hecha y los sudamericanos comenzaban a experimentar con este nuevo juego llamado fútbol. Eran momentos de experimentación y en el que este deporte comenzaba a maravillar a la población.
Chile tenía una cantidad no despreciable de ingleses, sobre todo marinos, en la angosta y larga faja de tierra. La inversión extranjera comenzaba a explotar los recursos ajenos y por no tener la tecnología adecuada, nuestro país dejaba que se extrajeran las riquezas de sus suelos.
Con el tiempo, el chileno se acostumbraría al uso de la tecnología. Pero, no sólo a eso. En Valparaíso y Santiago, principalmente, se comenzaba a patear la pelota en los parques. Los británicos de a poco fueron siendo derrotados por escuadras formadas por gente de acá y conforme eso pasaba, el interés crecía.
Así fue como se partió a Buenos Aires, donde por primera vez se desarrollaría un campeonato en el que cuatro selecciones sudamericanas se verían las caras. Aún no se apodaba Copa América a este torneo (de hecho, recién fue llamado así en 1975), pero con el tiempo sería considerado el inicio de la competencia más importante a nivel continental.
En el centenario de la independencia argentina se reunieron Uruguay, Argentina, Brasil y Chile. El equipo nacional partía con esperanzas de sumar una alegría en medio de un mundo que se remecía con las noticias provenientes de Europa, que hablaban de una de las guerras más grandes jamás conocidas.
Pero si bien a Chile había llegado la tecnología, el fútbol y las noticias del Viejo Continente, la tolerancia y el respeto por las diferencias estaría más lejos de llegar que en la mismísima actualidad. Y eso se vio reflejado en el partido de inauguración, ante el equipo uruguayo.
Fue el 2 de julio que los charrúas y la Roja (que en ese entonces vestía de camiseta blanca y shorts azules) abrieron los fuegos en el primer encuentro del torneo. Chile se veía con ganas y activo, hasta que se encontró de frente con Isabelino Gradín.
Bisnieto de esclavos, el uruguayo de ascendencia africana tenía una potencia y una velocidad tremenda. Una vez que agarraba el balón, lo mandaba por delante suyo y sus piernas cubrían el trayecto hacia la pelota más rápido que el común de los defensores contrarios.
Gradín fue la estrella de la goleada que esa tarde, ante tres mil espectadores, Chile tuvo que sufrir. Fue un 4-0 en el debut de la selección en competencias internacionales, que se vería marcado por la furia de los dirigentes chilenos contra el jugador charrúa.
“Queremos que se anule el partido, porque Uruguay alineó dos africanos”, dijeron desde la delegación nacional. Se trataba del mismísimo Gradín y del otro bisnieto de esclavos, el defensa Juan Delgado, que tenía un juego fuerte en la retaguardia de la “Celeste”.
Chile insistiría por todos los medios para la anulación de esa vergüenza deportiva, que por tanto alegato se transformaría en vergüenza histórica. Pero, no fue sólo por idiosincrasia propia que se llegaría a un punto tan complejo. Es que en ese entonces, Uruguay ya estaba adelantado en temas internacionales y era la única selección que tenía a afrodescendientes en sus filas.
La organización argentina hizo oídos sordos del alegato. Fueron políticamente correctos y competitivamente incorrectos. Es que Gradín sería el goleador del campeonato y la figura que llevaría a Uruguay a su primera Copa América. El jugador de Peñarol y Olimpia marcó en el triunfo de los charrúas ante Brasil por 2-1 y fue uno de los que tocó la Copa en el empate 0-0 ante los argentinos.
Con el tiempo, el jugador se retiraría del fútbol. Es que un problema con la Federación de su país lo dejó fuera de los Juegos Olímpicos del 24 y al ser llamado el 28, no quiso asistir. ¿Qué hizo? Aprovechando su velocidad y su espíritu deportivo, el puntero se llevó cinco medallas de oro para su país en distintos Panamericanos, donde ganó en los 400 metros planos. ¡Un verdadero crack!
En cuanto a Chile, la selección se fue tan sólo con un punto, tras empatar con Brasil (y ese sí que era el peor Brasil de todos los tiempos, una selección bastante débil. Si ahí no pudimos ganar…) y perder con otra goleada estrepitosa ante Argentina (6-1).
0
0
0
0
0No comments yet